Blogia
El Blog de Sergio del Molino

DOS BUENAS NOTICIAS

DOS BUENAS NOTICIAS Termina el año y yo no quepo en mí de gozo, porque esta recta final me ha traído dos noticias cojonudas.

 

La primera es que, por primera vez en mucho tiempo, voy a leer un periódico sin que ningún escritor reinterprete sus personajes, sin que ningún estudioso analice la puntuación, sin que ningún cineasta haga un corto de animación sobre él, sin que ningún químico analice las propiedades del papel de las distintas ediciones, sin que ningún físico hable de batanes y molinos de viento y sin que ningún marinero mercante hable de su oficio en términos hidalguianos y vea gigantes en vez de petroleros en el horizonte. Sí, señoras y señores: ¡SE ACABÓ EL AÑO DEL QUIJOTE! Señores editores, programadores de televisión, presidentes de diputaciones provinciales y filólogos de toda clase: YA ESTÁ BIEN. Se acabó. Punto final. Hablo en nombre de muchos si digo que estamos hartos de la actualidad del Quijote, y hasta de la actualidad misma con sus obispos y sus cosas. Han tenido lo suyo y han ganado un dinerillo con la excusa, ¿no? Pues, venga, hasta dentro de cien años. Que les vaya bien, que menudo añito nos han dado a costa de Cervantes.

 

Y eso que debo entonar un mea culpa, porque yo he sido un sucio colaboracionista del tinglado. Hace ahora un año, abrí la veda entrevistando a Francisco Rico, gran gurú de cervantistas, y tuve que aguantar ser tratado como el necio ignorante juntaletras que soy por su egregia y académica persona. Poco después, edité un impresionante suplemento monográfico de Heraldo de Aragón en el que escribió lo más granado de las letras aragonesas del momento. He aquí mis pecados, pero creo que ya he tenido sobrada penitencia el resto del año.

 

Por suerte, el canal por cable Fox acaba de empezar a emitir los episodios de la cuarta temporada de A dos metros bajo tierra. Qué mejor y sofisticado plato para quitarse el sabor que ha dejado tanta cocina manchega. Todavía estoy a la espera de que se edite en DVD la tercera temporada, que por lo visto está emitiendo TVE sólo para las comunidades con autonómica. Al resto, fútbol que te hinco.

 

A dos metros es una de las cosas más maravillosas que le han podido pasar nunca a la televisión. O al cine. Me da igual, las fronteras de lo audiovisual hace tiempo que se rompieron. Para escépticos enrocados en su Quijote, que viven rodeados de los ponzoñosos prejuicios estéticos de Theodor Adorno (que Félix de Azúa ha sacado a relucir hace poco en un interesantísimo debate), A dos metros es una nueva muestra (la enésima) de que lo sublime puede crecer en cualquier parte. Allan Ball, el creador de la serie, es un narrador maravilloso que ha sabido rodearse de un equipo de guionistas sensibles para hacer crecer a sus personajes, enormes monumentos del lado oscuro de lo cotidiano. Los actores se mueven con una contención genial, y la cámara los sigue con un mimo casi imperceptible. Incluso la fotografía, con esa saturación hacia los blancos y esa paleta de colores fríos que domina cada fotograma, contribuye a la fascinación por el relato. Por no hablar de la cabecera, que te atrapa desde su inquietante arranque.

 

La mejor película de estreno que he visto este año, Flores rotas (donde también trabaja Frances Conroy, la Ruth Fischer de A dos metros) no la supera (y lo siento por mi amadísimo Bill Murray). Creo que, en los últimos años, el talento audiovisual norteamericano se ha desplazado del cine a las series. Siguen haciendo muy buenas pelis, pero las series las bordan.

 

Qué quieren que les diga. Yo sólo espero que el fin del acoso y derribo cervantista tenga como consecuencia una apertura al mundo y que, cuando enchufemos la dos de TVE, en vez de ver fútbol o las diez líneas del Quijote (hasta los molinos estoy ya), de vez en cuando podamos ver a la familia Fischer sin demasiada publicidad y sin excesivo maltrato. No es mucho pedir, ¿verdad? Que el fútbol no lo cortan cuando van a tirar un penalti. Entiendan una cosa, a los fans nada nos gusta más que compartir nuestros fanatismos y transmitirlos a los amigos. Así que, póngannos alguna facilidad. Señores gerifaltes de la industria cultural, ¿no podrían incluirlo en su lista de buenas intenciones del año que viene? Les quedaría muy agradecido.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

ICD -

totalmente de acuerdo con que sfu es de lo mejor que se ha hecho en tv... menos en una cosa, que en fox han emitido la tercera temporada, la cuarta vete a saber cuando la pondrán... y a ver si las editan de una vez en dvd!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres