Blogia
El Blog de Sergio del Molino

EGOCÉNTRICA ABLACIÓN (UN CUENTO DE FIN DE AÑO)

EGOCÉNTRICA ABLACIÓN (UN CUENTO DE FIN DE AÑO) Llegó a la habitación con los zapatos en la mano y dos carreras en la media. Tila, Tila, bonita, ¿has echado de menos a mami? El palmo de perra revoloteó ladrando, enroscándose entre sus pies descalzos. Shhh, shhh, deja que mami encienda el incienso, Tila. No seas plasta, cariño.

 

Afuera, con lejanía de sordina, los coches y las luces tristes de la periferia. Siempre tristes en noviembre. Camiones fugaces y lámparas suaves sobre la moqueta. Asepsia que el desorden no intimida. Ni las bragas sucias ni las sábanas deshechas rompen la indiferencia de la habitación. Ni Tila oliendo el sostén tirado. Ni su olor. Saca el móvil del bolso y recuerda, como si le fuese la vida en el descuido, una llamada pendiente. ¿Georgina? Sí, vuelvo el domingo a Madrid. De madrugada. Salimos para allá en cuanto echemos el telón. Escucha una cosa... ¿Y no podrías ir aunque sólo sea para hacer la cama? Ay, hija, es que se meó la perra y yo no supe limpiarlo. Le eché lavanda para disimular el olor y creo lo empeoré todo. ¿No podrías pasarte a limpiarlo, Georgina? Sólo necesito eso, ya comeré cualquier cosa el lunes, no te preocupes por nada más, cariño.

 

Ay, Tila, déjalo ya, que mami se va a dar un baño. ¿Cómo se buscan los teléfonos en este cacharro? ¿Luis? Hola, cariño, ¿me vas a sacar de paseo esta noche? He tenido un día horrible. La putita de tu amiga no ha hecho más que preguntarme sobre mi padre. Que si ha influido en mí, que si pesa mucho su herencia, que si él me enseñó el oficio. ¡Qué pesadez! Ha sido un horror de programa, Luisito, un horror. Me fatigan mucho estas entrevistas, de verdad. ¿Les pedirás la grabación? El iluminador tenía cara de lelo, seguro que me ha sacado alguna sombra. Bueno, mi amor, ahora me voy a dar un baño, ¿me recoges en una hora y me llevas a cenar? Pero líbrate del horrible señor del teatro. Solos tú y yo. Como antes, ¿de acuerdo? Reserva una mesa en un sitio bonito y tranquilo donde nos den dos buenas botellas de Blanc Pescador. ¡No me digas eso, el vino blanco no es vulgar! Te voy a tener que enseñar dos o tres cositas yo a ti. Bien, está bien. Muac, eres un cielo. Hasta ahora.

 

El vestido negro cayó como pellejo, plegándose sordo en la moqueta como atrezzo de lujo entre los tangas y las medias. Mientras la bañera se llenaba de agua y vapor, se cepilló el pelo lentamente. Tila, sal de aquí, cariño. Ve a jugar con tu galletita, haz el favor.

 

Caliente hasta casi bullir, el vaho empaña el espejo y hace gotear los azulejos. Transpira y el sudor acumulado desde la tarde le sube hasta la nariz. Aspira una profunda bocanada de sí misma y mete un pie en la bañera. Está muy caliente, pero le faltan unos grados para estar a su gusto. Vuelve a abrir el grifo, que forma una bruma de vapor en torno, se recoge el pelo en un moño alto y se sumerge entera. Uuuuuffffff. Mierda, se había olvidado de poner música y de encender otra varilla de incienso. La puta de la tele le había sacado de quicio y no estaba en lo que se celebraba. Uy, tendría que llenar el plato de Tila también, que con esta racha... Lástima por la música y el incienso. Con esa comezón no se iba a relajar del todo y acabaría pagándola con el pobre Luis. Cogió la esponja y se frotó de arriba abajo. Levantó la pierna derecha y se contempló el coño. No le gustaba cuando crecía otra vez el pelo. Pensó en la depilación láser, pero la compañía no terminaba de despegar y tenía que ahorrar dinero. Nada de gastos de diva. ¿A quién se le ocurre meterse en esos berenjenales empresariales? A veces, el ego es algo tan fastidioso… Pero no lo hacía sólo por egolatría, que también. Empezaba a tener una edad (sí, sí, una edad, había que joderse) y esa panda de desgraciados directoruchos cada vez llamaba menos. No les gustaban las arruguitas que se le habían formado debajo de las tetas. Pues eran encantadoras, y lo iba a demostrar.

 

Pero lo que de verdad le preocupaba en ese momento era su coño. A contrapelo, se notaba áspero; pero a favor, apenas era una leve pelusilla. Cosquilleante y tierna. ¿Era esto tener una edad? Ja, ya quisieran muchas zorritas, dijo en voz alta mientras subía la intensidad de las caricias sobre el monte de Venus. Sí, ya quisieran. ¿Se creen que… mmm… se creen que por hacer el imbécil en una serie de niñatos me van a hacer sombra? No me he pasado yo media vida en Nueva York para esto. No sé para que… mmm… no sé… mmmm… país de mierda…. desagradecidos, paniaguados, mentecatos…. Ya era el talón de la mano el que se apoyaba sobre una de las faldas del diminuto monte de Venus, mientras el corazón y el índice escarbaban con ferocidad creciente los humedales del desahogo. El clítoris, despertado de su feliz duermevela, recibía los mayores embates, y parecía crecerse con la refriega, sin doblegarse medio milímetro pese a la rabia de los dedos. Mmmmm… cabrones, mediocres, chupatintaaaaaas ah… desagradecidos, viejos verdessssss… plutócratas, soplaguiiiiiiindas, lameculos, mingafloooooooojaaaaaaaassssssss, ministrillos, falsos, aduladooores, coooomadrejmmmmas, listilllllll, aaaa, os vais aaaaa enterrrrrr o, o, o, noooootienennnnnnnnideeeeaaaaaaaaaaa, a, a, a, aaa, aaaaaaaa, critiquillos-chulos-cerdos-recogemigas-fasciiiiiiistas-comaaaadres-de-diseeeeeño, tomad-cabrones-¿queréismásfuerte-hijosdeputaaaaaaaaaaaaaaaaaa? Ahhh, todooooooo, todooooooooo, todoooooooooooooooooo, TODOOOOOOO AHHHHHHH ¡¡¡¡¡¡MIERDA!!!!!

 

 

-Llegas tarde, querida. Un poco más y me bebo yo solo esa bazofia de Blanc Pescador. ¿Te pasa algo? ¿Por qué andas así?

 

-Nada, Luisito, que me he quedado dormida, no te preocupes. Mmm, tengo hambre, ¿qué hacen bueno aquí?

 

-¡Natalia, dios mío, qué horror! Si eso es tu menstruación, háztelo mirar ahora mismo –gritó Luis levantándose y señalando el charco de sangre que se estaba formando bajo la silla de la actriz.

 

-¿Eso? –dijo encendiendo un cigarrillo-. Eso sólo es una penitencia por mis pecadillos. Creo que voy a pedir una ensalada y lubina, ¿y tú?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres