Blogia
El Blog de Sergio del Molino

DELEGADO ZERO

DELEGADO ZERO

"El Sub ya no vive", gritaba un señor con bigote y sombrerón en el Zócalo de San Cristóbal de las Casas, capital histórica de Chiapas, este verano. "Marcos, marcos", decían las indiecitas que nos vendían llaveros con un muñeco enmascarado con subfusil en ristre. Compramos un montón y los regalamos al volver a España. "El Sub ya no vive", volvía a gritar el señor, que parecía escapado de una ranchera.

Cuánta razón tenía. El Subcomandante Marcos ahora es el Delegado Zero (¿es esto una salida del armario, compañeros zapatistas?). Y, emulando al mayor ídolo de masas de América Latina (que no es Chayanne, ni Ricky Martin, ni Juanes, ni ningún mueve-tu-sintura-muévela-muévela), ya saben, el argentino-cubano que sale en los pins y en los pósters, se pira en moto a recorrer México haciendo el mismo recorrido que hice este verano: de Chiapas a Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Aunque yo lo hice en un Chevrolet con aire acondicionado y escuchando música. El delegado de la revista Zero, con menos recursos que un decadente europeo como yo, lo hace montado en una moto. Y yo sólo puedo pensar en sus maltrechas nalgas, porque las carreteras mexicanas -bien lo recordó mi amigo Santi, impenitente motero, durante todo el viaje- no están pensadas para la moto. Cada cien metros, un tope te frena la marcha, cuando no es un bache del tamaño de la provincia de Pontevedra o un camión-cisterna de líquido inflamable de frente por tu mismo carril a 140 por hora. Pobre Delegado de la revista Zero. Espero que la sede central de Madrid le pague buenas dietas.

Bueno, pues ahí van los zapatistas de nuevo. Cuando estuvimos en Chiapas sólo les vimos en forma de merchandising, porque las comunidades indígenas estaban cerradas por alerta roja. Veamos qué pasa ahora, pero no creo que las performances del muy culto Marcos puedan revitalizar un movimiento estancado que hace tiempo que no ilusiona a nadie en el continente de las venas abiertas. En cualquier caso, ¡ánimo, Delegado Zero, que se te va a poner el culo como una piedra!

Foto: Uno de los simpáticos "marquitos-llavero" que vendían las indiecitas por diez pesos en San Cristóbal de las Casas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

MAYUSTA -

Bravo Sergio. Empiezass fuerte y es una gozada leer este blog. Un abrazo muy grande y una coplica de ánimo, ligera, para no cansar. Nos iremos viendo...

Un "empentocico" a Sergio
pa'que siga con el blog,
que lo hace como hace todo:
con cabeza y corazón...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres