Blogia
El Blog de Sergio del Molino

¡DALE AIRE (QUIERO DECIR, CARICATURAS), MARIJUANA!

¡DALE AIRE (QUIERO DECIR, CARICATURAS), MARIJUANA!

Tiene razón, y cuando tiene razón, se le da.

Como el asunto de las caricaturas parece no tener fin, quería retomarlo a propósito de las dos publicaciones francesas que han decidido recoger el órdago de la violenta ofensa islámica, Le Canard Enchainé y Henri Hebdo. Pero me he encontrado con un texto de Alejandro Gándara que comenta algunos de los diversos disparates contemporizadores, jardines retóricos y pasteles argumentales que se han podido leer en la prensa estos días. Como el señor Gándara me ha facilitado el trabajo, os remito a su lacónico texto pinchando aquí. Ante sus palabras, y sin ánimo de herir a practicantes, simpatizantes, creyentes, afiliados, contribuyentes o portavoces de profeta alguno, sólo me queda decir: Amén.

Y añado: si los seguidores del Profeta no quieren comer galletitas danesas ni utilizar sus cajas de latón para guardar costuras, como toda madre de bien ha hecho siempre, ellos se lo pierden. Yo me las comeré por ellos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Sergio del Molino -

Ingeniero, no sé con qué no estás de acuerdo ni dónde quieres ir a parar, pero si estás sugiriendo que los medios deben recular ante la primera banda de matones que pretenda imponer sus criterios por la violencia, ¿qué quieres que te diga? Hay un legado maravilloso de las generaciones que nos precedieron, y que a ellas les costó mucho conseguir: la libertad de expresión. Me preocupa muchísimo que por la ofensa subjetiva y violenta de un colectivo -por grande, influyente o potencialmente violento que sea, me da igual- se le vayan a poner unos límites impensables hace nada, pero que muchos políticos e intelectuales plantean abiertamente y sin pudor. Tendremos que decidir qué es más importante para nosotros como sociedades laicas: ¿ofender unos sentimientos subjetivos o mantener una libertad de expresión universal donde los propios musulmanes pueden hacerse oír si así lo desean? Lo primero puede conducir, en un plazo más breve del que pueda suponerse, a que un Consejo de Ulemas supervise, recomiende o asesore (la censura tiene tantas formas de presentarse) a los medios sobre contenidos referentes al Islam. ¿Es esa la sociedad que queremos? Yo, desde luego, no. Que no cuenten conmigo para eso. Y si me amenazan o me agreden, espero que el Estado de Derecho me defienda a mí, y no a quienes, ofendidos, me zurran.

El ingeniero -

No estoy de acuerdo con esto último. Voy a ir a HERALDO le voy a pegar fuego, luego ire a las rotativas, pasando por tu casa y por la embajada que te represente.... Asi seguro que me das la razón, o por lo menos... a que te acojonas???

Sergio del Molino -

Bien, sentaría un precioso precedente. A partir de ahora, quien se sienta ofendido por algo que se publique, que arme bulla y queme embajadas. Me recuerda a Chamberlein en Munich en 1938: "Bueno, respetémoslos, es que los nazis son así".

Anakrix -

Pues claro. Pero es que ya hay una docena de personas que han muerto por este asunto y se está creando una crisis internacional de dimensiones gravísimas. ´¿No merecería la pena dejar de publicar los dibujos para que se les pasara el arrebato?

Sergio del Molino -

"Dale aire, Marijuana". Del rico "background" de dichos populares españoles. Se suele decir a un pesao que está siempre con el mismo tema.
Y sí hay un punto de vista razonable. El único punto de vista razonable: los creyentes de una religión, que no están excluidos del debate público y pueden hacerse oír en él y discrepar como cualquier hijo de vecino, no pueden decir en una democracia laica qué se puede y qué no se puede decir. En eso consiste la democracia, y nosotros, todavía y con muchos peros, vivimos en ella.

Anakrix -

Ahora en serio, que dijo aquel. Yo estoy hecha un lío con este asunto de las caricaturas. A estas alturas de follón, casi me parece mal que los periódicos sigan publicando las viñetas. Es como echar leña al fuego innecesariamente. Pero claro, eso es ir contra la libertad de expresión que, sin ninguna duda, me parece que debe primar por encima de cualquier sensibilidad. Buf, no sé. Creo que el problema es que la reacción violenta es tan desproporcionada y absurda que todo este asunto se ha convertido en un sinsentido imposible de analizar desde un punto de vista razonable

Anakrix -

Completamente de acuerdo con todo, pero explícame una cosa: ¿¿Dale aire, Marijuana??
Mi no entender...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres