Blogia
El Blog de Sergio del Molino

EROTISMO OLVIDADO Y SEGUNDÓN

EROTISMO OLVIDADO Y SEGUNDÓN

Cada cual tiene sus mitos, sus filias y sus fobias. Algunas, justificadas. La mayoría, originadas en un azar estúpido e incontrolable. Por eso, frente a los cánones o frente a los grandes mitos creados por el márketing erótico, cada uno tenemos un repertorio personal e intransferible que no tenemos por qué compartir necesariamente con nuestros semejantes. Aprovechando estos tiempos de desinhibición sexual y de comprensión para todas las criaturas de la creación, voy a sacar del armario algunos de mis mitos ocultos. No serán las más guapas ni las que más llaman la atención ni las que más obsesiones despiertan, pero a mí me gustan. Ya confesé hace poco que Connie Selleca ejercía una atracción poderosísima que, según he podido descubrir hablando con una amiga, se debía, a buen seguro, a la forma que llevaba recogido el pelo combinada con sus ojos verdes. Los detalles, a veces, importan mucho. Hoy voy a hablar de la actriz que iluminó mis más tiernas depravaciones: Jenny Agutter.

¿Y quién coño es Jenny Agutter, aparte de la de la foto?, os preguntaréis algunos. Pues una actriz muy famosa en la televisión británica, de escasa proyección fuera de ese medio y de ese país, pero que reunió sobrados méritos para entrar en el top-10 del erotismo cinematográfico por su interpretación de la enfermera Alex Price en Un hombre lobo americano en Londres.

Creo que, desde mi infancia, no han pasado seis meses sin que haya visto esa peli. En algunas épocas, puedo llegar a verla todas las semanas. Me la sé de memoria, claro está. Me anticipo a cada frase y me gusta disfrutarla solo, no tanto porque sea un rito siniestro y pervertido, sino porque nadie me soporta haciendo comentarios al lado si tiene que verla por primera vez. El DVD de esta peli no lo dejo. Os podéis llevar el resto de la colección, pero dejadme Un hombre lobo americano en Londres, por favor.

Aunque el loco John Landis la dirigió en 1981, tenía su guión escrito desde hacía años sin que ninguna productora se aviniese a soltar unos dólares para rodarlo. Cuando se lo rechazaban, según Landis, daban dos clases de argumentos: "Es demasiado divertida para ser una peli de miedo" o "da demasiado miedo para ser una peli de humor". Vamos, que no le vayas a un productor con ambigüedades ni sutilezas: las cosas claras, y el chocolate, espeso. Por tanto, Landis hizo otras películas, ahorró dinerito y lo invirtió en producir el guión que llevaba tanto tiempo dormido. Sólo puedo decir: gracias, John.

El asunto se resume así: dos amigos, estudiantes norteamericanos, están haciendo el típico viaje veraniego y mochilero por Europa. Un camión de ovejas les deja en mitad de los páramos de East Proctor, una ficticia localidad del norte de Inglaterra donde no hay más que lluvia y gente rara. Al anochecer, muertos de hambre, llegan a East Proctor y deciden tomar algo en el pub El Cordero Degollado, donde los aldeanos son muy siniestros y les echan con cajas destempladas y una críptica advertencia: "Beware the moon, guys". Tened cuidado con la luna, muchachos. Por supuesto, fuera, en los páramos, los alegres americanos son atacados por una bestia horrible que mata a Jack (Griffin Dune), aunque su amigo David (David Naughton) sobrevive y es trasladado a un hospital de Londres. ¿Y qué le pasa a quien sobrevive al ataque de un hombre lobo? Venga, esa la sabemos todos. Sólo falta ver cuándo se transforma y a quién mata.

Un hombre lobo... causó sensación por los efectos especiales y por crear una bestia licántropa que, de verdad, da mucho miedo. Sin ordenadores, el equipo de maquillaje se lo curró muchísimo para dar forma a ese bicho asesino, con la dificultad añadida de que John Landis quería que las transformaciones se hicieran con todas las luces encendidas, que no hubiera engañosos claroscuros, que se viera todo. La metamorfosis de David en casa de la enfermera Price es estremecedora.

Pero lo que de verdad me hace estremecer a mí es la enfermera Price, con quien David empieza una complicada y desesperada historia de amor. Alex Price es una chica que vive en el centro de Londres, un poco misteriosa y melancólica, que se encapricha de ese americano perdido y desorientado que asegura ser un hombre lobo y que recibe asquerosas visitas de su amigo muerto Jack. Cuando le dan el alta, le lleva a su apartamento y le dice: "He tenido cuatro amantes en mi vida, tres de ellos en una sola noche". La secuencia que sigue después debería figurar en lo mejorcito del erotismo no pornográfico. Jenny Agutter está espléndida. Si alguna vez me ataca un hombre lobo, que me atienda la enfermera Price, por favor.

Jenny Agutter, hoy, a sus 53 años, parece más una catedrática de historia que tuvo mucho morbo de joven, pero que lo ha perdido sin remedio. Como actriz, se ganó el respeto de la profesión cuando actuó en 1971 junto a Richard Harris en la adaptación televisiva de la novela de Paul Gillico La gansa blanca (The Snow Goose). El público la conoció en 1976 cuando fue Jessica en La fuga de Logan, el papel que más repercusión tuvo de toda su carrera. Pero, aparte de estas y otras populares interpretaciones, Agutter es fundamentalmente una actriz televisiva, muy habitual en las producciones de la BBC. Ha sido Desdémona en varios Otelo y se ha dejado caer por muchos otros clásicos. También se ha colado como estrella invitada en capítulos de series como Se ha escrito un crimen y La zona muerta, pero ninguna de sus apariciones destila el morbo de la enfermera Price moviéndose semidesnuda por su coqueto apartamento londinense. ¡Ay, Alex Price, quién fuera mordido por un licántropo!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

Richard Murillo -

Recuerdo que de niño no me dejaban ver películas de terror, lo cual desencadenó un afición de joven y adulto. Un hombre Lobo Americano en Londres fue una de esas películas rezagadas en la memoria hasta que recientemente vi la película. Inclusive ni recordaba los detalles de Logan´s run. Cuando vi la primera escena de Jenny Agutter una palabra vino a mi mente: "diosa". Ya veo que no estaba sólo. Felicitaciones por su blog está muy interesante!

Jorge Inostroza -

A mi si me parece sumamente sexy, sobre todo en logan´s run, y si creo que pudo ser mejor actriz, lo que pasa es que cuando tienes mas carne te buscan para parrilla.

Max Cherry -

A mi también me parece que era una actriz muy sexy. En "Walkabout" (Nicholas Roeg) una película rodada en Australia, tiene una escena en la que se baña desnuda en un lago...

jon -

a mi me pone loco en "la fuga de logan" con su modelito verde de seda que realza sus formas. Diosssss, que morbo!!!!!

A G -

Totalmnente de acuerdo Desperdicios. Espectacular la escena De Jenny con sus 19 añitos nadando desnuda en la laguna. Qee paisaje impresionante

Desperdicios -

¡Sergio, no te olvides de ella en "Walkabout", de Nicolas Roeg!

Christiano -

A quien no le gustaría ser atendido por una enfermera como esta. Que cuerpo escultural! La recuerdo perfectamente. Otra super mujer que no se puede olvidar es Bo Derek en Tarzán, necesito conseguir esa película ya! Saludos

Fan -

Julie Ege, Luz Marquez

Mapi -

Se aceptan las cervezas como animal de compañía. Ahora sólo falta el cuando, hablamos. Aunque, para mí, York ya no es lo que era...

Sergio del Molino -

No, Antonio, por dios, yo sólo quiero ser azotado por la enfermera Price o, en su defecto, por Connie Selleca.
Mapi: la foto de arriba es de La Fuga de Logan. Se impone verla de nuevo, ya que sólo tienes al fastidioso York en mente (¿se acepta que yo lleve cervezas?).

Antonio Pérez Morte -

Rondabandarra: ¡No azotes a Sergio aunque te lo pida!
¡Deben ser los efectos del ataque del radiador...!
¡Se nos ha vuelto "masoco"!

Mapi -

La fuga de Logan, sí señor. Gran película mítica de mi infancia... Aunque tengo que reconocer que no me acuerdo mucho de ELLA, sólo de Michael York (entonces me molaba, ya ves) y de Peter Ustinov de abuelito... Qué recuerdos!!

jcuartero -

El mayor mito erótico de mi infancia fue la alemana Elke Sommers en el papel de Inge Lisa Andersson en la película The Prize (El Premio-1963)). Elke interpretaba a una joven miembro de la Academia Sueca que concede los premios Nóbel y estaba encargada de atender a Paul Newman que recibía el Premio Nóbel de Litaratura

Rondabandarra -

No se merecen, Anakrix. Todas las canciones incluidas en \"Mermaid Avenue\" I y II tienen el mismo origen. Se acompañó de Wilco para hacer dos \"peacho\" de discos.
Saludos.
P.S.: El poético nombre de Mermaid Avenue es el de la calle donde vivió Woody Guthrie en Coney Island (NY) durante un tiempo.

Anakrix -

Mil gracias, Rondabandarra!! "Ingrid Bergman" es una de mis canciones favoritas de Bragg y no sabía que detrás tenía una historia tan curiosa.

Rondabandarra -

Sacado de: http://www.billybragg.co.uk/biography/index.html

Guthrie’s daughter, Nora, first became aware of Billy Bragg in 1992, when he performed at New York City’s Summerstage birthday celebration for Woody. “Although he had come out of a punk rock background, he could sing along with the country and western singers, the folkies and just about everyone else who appeared in the show,” says Nora Guthrie. “When he accompanied the rappers Disposable Heroes of Hiphoprisy on Vigilante Man, we were blown away. He seemed open to anything and everything. His wry sense of humour, reminiscent of Woody’s, also caught our attention immediately”.

Nora Guthrie decided that Bragg was the perfect candidate to set new music to the unrecorded Woody Guthrie lyrics. There was no record of any music being written, thus Bragg was given the task of ‘reinventing’ original Woody Guthrie songs. The lyrics – about New York City streets, film star idols, drinking, loving, dying and even spaceships - were specifically chosen because they presented a completely different aspect to Woody Guthrie’s public persona. Bragg’s role was to provide the musical platform for a previously ‘unexplored’ Guthrie.

Sergio del Molino -

Pero ¿qué disculpas ni qué leches? Si tienes razón y merezco ser azotado por la enfermera Price por mi falta de rigor. Gracias, rondabandarra.

Rondabandarra -

¿Qué más puedo añadir a lo ya dicho?: http://rondabandarra.blogspot.com/2005/04/arf-arf.html
Una puntualización (y aún a riesgo de parecer pedante, no te lo tomes a mal, por Dios): Billy Bragg no versionea la canción, sino que le pone la música. El pobre Guthrie murió sin dejar la música escrita, aunque seguro que la tenía en la cabeza, de un montón de canciones que no llegó a grabar. Y disculpa de nuevo... :S (Es que Bragg es uno de mis músicos preferidos).

Sergio del Molino -

No está mal. Aunque no comparto lo de Ingrid Bergman. Lo siento, pero esta chica siempre me resultó demasiado ñoña y con un toque pastoril nada erotizante para mí. ¿Sabes que Woody Guthrie le escribió una canción que versionea Billy Bragg? Yo, puestos a hablar de mujeres de apariencia acogedora y bondadosa como la Bergman me quedo con Janet Leight. Un saludo, Cide.

Cide -

mis mitos eróticos:

- Claire Daines. Aunque teñirse de rubio le queda fatal.
- Christina Rosenvinge. ¿Por qué una mujer como ésta está con un tipo como Ray Loriga?

y por supuesto: Ingrid Bergman. Con Pamela blanca paseando por los puestos de telas de Casablanca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres