Blogia
El Blog de Sergio del Molino

QUIERO SER UN SOPRANO

QUIERO SER UN SOPRANO

Soy el último de la fila, muy lejos de descubrir nada a nadie, pero encantado de haberlo descubierto. Los Soprano, ese monumento televisivo, por fin se incorpora al repertorio de mis querencias y ha entrado por la aurícula más grande de mi corazón. Mr. Toni Soprano y su familia me han conquistado. Ahora que la Sexta va a emitir la serie desde el principio, no me voy a sentir solo en mis afinidades. En España, Toni Soprano ha estado demasiado tiempo siendo disfrutado en exclusiva por los abonados a Canal Plus. Ya era hora de que se democratizase el asunto. Yo me he adelantado a la Sexta y, en una de esas compras compulsivas en las que las tarjetas se echan a temblar, me la he agenciado en DVD y nos estamos pegando unos maratones fenomenales de la familia Soprano en versión original. Aún es pronto, pero creo que ya forma parte de mi santísima trinidad televisiva: Doctor en Alaska, A dos metros bajo tierra y Los Soprano (¿Es casualidad que dos de las tres hayan sido creadas por la misma persona, el señor David Chase?) ¿Por qué demonios no he descubierto antes a la Mafia, si sabía que me iba a encantar y no hacían más que recomendármela? Qué sé yo. La pereza tiene tantos misterios... Pero ahora sólo deseo hacer méritos para que Toni me dé un puesto en la organización. Hago de todo: cobro comisiones de casinos, me deshago de testigos molestos, soborno a polis corruptos, rompo los pulgares de los camellos que te sisan... Lo que quieras, Toni. Soy tu hombre.

Desde el comienzo, desde los mismos créditos, el universo gansteril de David Chase te atrapa. La canción que sirve de sintonía (Woke Up This Morning, de los británicos Alabama 3) huele a humo de club, a verso de Leonard Cohen, a chica triste y despiadada, a alcohol y ropa tirada por el suelo del dormitorio. En fin, a todas esas cosas que han macerado en la cultura popular americana desde Scarface hasta El honor de los Prizzi y que ya forman parte de nuestro mundo casi tanto como la paella o las migas de pastor.

Todo el mundo lo sabe, aunque nadie lo dice en voz alta. Así es la Mafia, la implicitud como forma de vida. Toni Soprano (interpretado sublimemente por James Gandolfini, que ahora va a hacer de Ernest Hemingway en una peli) es el verdadero Capo de Nueva Jersey. El cargo, nominalmente, lo ocupa su tío Jun, pero quien tiene el respeto y la confianza de la organización es Toni. El personaje es un individuo complejo: cínico, eficaz, inteligente, despiadado, elegante a su manera, pero también sentimental, un padrazo amantísimo y un hijo traumatizado por una madre tiránica. Conclusión: necesita la ayuda psicológica de la doctora Melfi (Lorraine Bracco, curiosa e interesante actriz, ex modelo de Gautier que rechazó posar desnuda para Salvador Dalí, pese a la insistencia del catalán). En cada capítulo, el género negro-gansteril despliega todos sus tópicos al servicio de la inteligencia, el humor y una cierta mirada a la condición humana de la actualidad. Porque la Mafia de los Soprano ya no es lo que era. "Antes el juramento significaba algo, ahora todos confiesan tras seis meses en el trullo. Hoy día, nadie sabe afrontar una experiencia carcelaria", se queja amargamente Toni, que ve caer las viejas lealtades, los viejos modos, derribados por jóvenes impetuosos que parecen lumpenproletarios oportunistas más que disciplinados miembros de la Familia.

La Familia, con mayúscula, no confundir con la familia con minúscula. Es decir, la que convive con Toni Soprano: Carmela (Edie Falco), su italianísima esposa; Meadow (Jamie-Lynn DiScala), su locuaz, despampanante, inteligente y desinhibida hija, y Anthony Jr. (Robert Iler), su inadaptado y acomplejado hijo adolescente. Viven a caballo entre el viejo mundo de la organización y las exigencias de la sociedad moderna. Orgullosos a su modo de la herencia familiar, motor y lastre al tiempo de sus vidas. Todos se hacen querer. Yo quisiera pasar una noche conversando y bebiendo vino rosso con Carmela; me iría una semana entera de juerga con Meadow, y me encerraría una tarde a jugar a la Play Station con Anthony Jr. Ya lo hago, en cierto modo, cuando sigo la serie.

Unos guiones sublimes, unos diálogos brillantes, unos actores sensacionales, que no temen sobrepasarse un pelo cuando la acción exige explotar los lugares comunes de la Mafia italiana, y una realización impecable. Todo está nivelado en Los Soprano. Nivelado por arriba. Qué buenos son todos. Cómo nos hacen disfrutar. Es cine con mayúsculas, del bueno-bueno de verdad.

Y el mejor de todos está en la sombra, en un despacho de Nueva York: el gran David Chase. ¿Qué quién es David Chase? El mago que hizo posible en los 90 esa otra maravilla llamada Doctor en Alaska, el genio impregnado de perversa cinefilia que sabe transmitir a todos la inmensa pasión que siente por el séptimo arte con Los Soprano. El mismo humor, la misma mirada distante y tierna a la vez que vemos en Doctor en Alaska está detrás de Los Soprano. Se nota que ambas series han salido de la misma horma.

Pero Doctor en Alaska podemos dejarla para otro día, que tiene mucha tela que cortar, y he de dosificar mis obsesiones.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

canibal71 -

Quien pone la musica a los creditos finales de capitulo 14 de la temporada 6? por favor, estoy obsesionado

iris -

Doctor en Alaska es la mejor serie de la historia, ahora la estan dando por la TV8 (en Catalunya) y la estoy volviendo a ver.. y eso q la tengo toda en el pc, ohh es q esta gente de Cicely me atrapa, Chris por la mañana, Shelly, Holly.. ya tengo ganas de ver Los Soprano a ver si me engancha.
Besos!

jf -

no vi la serie y me muero por verla, pero me resulta imposible encontrarla para bajarmela. quiero tener las 6 temporadas, para estar todo el dia viendola. si saben como inmensamente agradecido

bobjop -

hola, nano.
yo también descubrí tarde esta serie. pero joder si valió la pena! es deslumbrante, no tiene desperdicio (ya le eché el ojo al Gandolfini hace tiempo cuando era secundario de carácter. menudo crack).
y te doy toda la razón en lo de la santísima trinidad. la verdad, hay pocas series tan valientes y originales...
saludos cinéfilos,

Sergio del Molino -

joder, qué selecto el antispam!
Dependerá de en cuantas zanjas de obra se hayan caído los perros...

Antonio Pérez Morte -

Esto se complica, el antispam me acaba de preguntar: ¿Cuántas patas tienen los perros de Madrid?

Anakrix -

A mí el antispam me ha preguntado antes cuál es la capital de España... a ver si esto va a ser una campaña antinacionalista...

Antonio Pérez Morte -

¡Yo conocí a un perro con dos patas y dos ruedas! No es broma...

Era algo terrible: Casi como The Mexican. ¡Tenemos que poner el anti-spam en el televisor!

Sergio del Molino -

jajajajaja
No controlo la pregunta anti-spam, pero me alegra saber que los web-jefes se preocupan por que no entre basurilla en este humilde blog.
The Mexican es horrible, pero Gandolfini es grande.
No he llegado a ver ese capítulo de los Simpson porque tengo un grave problema con las últimas temporadas de mi querida familia de Springfield que contaré en el blog, a ver si no soy el unico que percibe inquietantes cosas en ellas.

rondabandarra -

La pregunta de la protección anti-spam debería ser más concreta... ¿y si el perro es cojo, qué? :P

rondabndarra -

El sábado ví al amigo Gandolfini haciendo de gangster mariquita en \"The mexican\". Por favor, ¡qué bodrio de peli! Y ya que estamos con los Simpson, la recreación de los créditos de los Sopranos que hacen en un capítulo es genial. Dibujos animados parodiando títulos de crédito de series de actores reales, anuncios con actores reales recreando títulos de crédito de series de dibujos animados...¡ays, sacadme de aquí!

Sergio del Molino -

Doctor en Alaska es maravillosa. Yo también le quito el polvo de vez en cuando a Cicely.

Antonio Pérez Morte -

No tenía ni idea de lo que me estaba perdiendo, pero voy a sacar la antena ya...

Todavía desempolvo, de vez en cuando, en noches de tedio televisivo, mis viejas cintas de VHS para disfrutar de esa maravillosa serie que es \"Doctor en Alaska\".

Mi última \"compra compulsiva\" fue \"Retorno a Brideshead\".

Anakrix -

Yo también me apunto a la Familia. Lo malo es que, si eres chica, la opciones son muy limitadas. No nos dejan llevar pistola ni romperle los dedos a nadie, y lo de ser una amantísima esposa y madre italiana o la amiguita del capo me parece de lo más aburrido... Así que me conformaré con ser una bruja manipuladora y manejar los hilos en la sombra haciendo que mis parientes varones hagan lo que yo quiera sin ni siquiera enterarse... ¿Alguien quiere una copita de Chianti?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres