Blogia
El Blog de Sergio del Molino

CHICAS DURAS

CHICAS DURAS

Publicado hoy en el suplemento Muévete de Heraldo de Aragón.

 

Hace treinta años hubieran sido simples grupies repartidas en desordenados camerinos. Pero los tiempos han cambiado y ya no se resignan a ser consortes de oficio de las bandas que admiran. Ahora quieren tocar como ellos, vestir como ellos y explotar los mismos tópicos que ellos. A los grandes grupos de rock les ha salido un ‘yang’ femenino que despega desde la escena underground y prepara el salto al terreno comercial. Son las “all-female tribute bands” (bandas de homenaje femeninas).  

 

AC/DShe, Lez Zeppelin, Ramonas, Mistress of Reality o The Iron Maidens juegan con la estética y la música de los grupos a los que admiran, imitándolos en el escenario y utilizándolos como excusa para establecer ambiguos juegos y sutiles alusiones sobre su sexualidad. La más evidente está en Lez Zeppelin, ya que “lez”, en inglés, es el apócope de “lesbian” (lesbiana). Pero no van más allá de esas insinuaciones y se niegan a dar explicaciones sobre su orientación sexual. Quien quiera entender, que entienda, parecen decir. O no.

 

El fenómeno de las “all-female tribute bands” nació hace menos de un lustro en los clubes rockeros de Los Ángeles y, poco a poco, ha ido extendiéndose por el mundo anglosajón hasta llegar a Londres. Allí, en los garitos de Camden Town, nacieron las Ramonas, uno de los más peculiares ejemplos de esta tendencia. Su líder, Clare Ramona, había teloneado alguna vez a Marky Ramone con su grupo Antiproduct, y de esos encuentros surgió la idea de darle un toque femenino al repertorio de los Ramones.

 

Las Ramonas se componen de 16 rockeras profesionales, cada una de ellas con su banda. El grupo de homenaje es su “segunda vida”, su divertimento. Las 16 músicas se reparten en cuatro formaciones distintas. Uniformadas con las camisetas, los vaqueros, las chupas, las gafas de sol y las zapatillas de deporte, es difícil diferenciar a unas de otras.

 

Con una trayectoria más sólida y una formación más estable, las neoyorquinas Lez Zeppelin se aprovechan de la androginia estética que caracterizaba a la banda masculina original para desarrollar un mundo de ambigüedades y de pastiches seudotrascendentales de la “new age”. Cada una de sus componentes se hace llamar “reina” y, según las instrucciones que dan en su página web, cualquiera de ellas puede ser invocada si se quema una barrita de incienso en una noche estrellada y se recita un verso de una canción de Led Zeppelin. Cada “reina” tiene un verso propio que la invoca.

 

Más apegadas a la suciedad del rock están las también estadounidenses AC/DShe, cuyo éxito les va a llevar de gira esta primavera por algunas ciudades británicas, belgas y holandesas, lo que indica que las cosas les van muy bien a las admiradoras de los rockeros australianos. Nacidas en una selecta escuela secundaria para señoritas de San Francisco, las chicas malas de la clase no podían imaginar que su afición por tocar clásicos de AC/DC y vestirse como los australianos iba a convertirse en su medio de vida. Han logrado llamar la atención de los originales, que están encantados con sus imitadoras.

 

Aunque menos conocidas que las tres anteriores, Mistress of Reality explotan su lado más provocativo: amplios escotes, tacones altos, maquillaje y vestidos negros... Todo un look siniestro al servicio de sus ídolos: Black Sabbath. Las componentes de este cuarteto de Los Ángeles han adoptado como nombres artísticos los equivalentes de Black Sabbath. Así, la cantante es Izzy Osbourne.

 

También desde California, y conocidas en los mejores tugurios de Nevada, Utah y Texas, The Iron Maidens llegan a incluir una versión femenina de Eddie, la mascota del grupo heavy británico, que aparece en mitad de los conciertos, al igual que ocurre con la banda original.

 

Y la lista sigue aumentando. La marea femenina está subiendo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

jh -

es malisimo i las chicas son orribles DIOS no se como se animan a dar la cara

Chelita -

¡Hola Sergio cariño! Ya sabes que, aunque de forma irregular y a pesar de que escriba poco, procuro siempre estar al día de lo que publicas en tu blog.

Me he divertido mucho con este post de tías rockeras. Lo de las “all female tribute bands” es uno de ls fenómenos más divertidos y refrescantes que puedan verse últimamente en el, por desgracia, cada vez más olvidado mundo del rock. Superando mi arraigada misoginia, descubro con satisfacción que aún quedan tías jóvenes por ahí que no se limitan a ver Mujeres desesperadas; capaces de amar el rock, a una banda y todo lo que ello conlleva hasta las últimas consecuencias con respeto pero también con mucho humor e ingenio (¡las adaptaciones de los nombres de las bandas son geniales!). Por cierto, creo que hay también por ahí una banda tributo de Kiss (si hay hasta ataúd Kiss ¿cómo no va a tener female tribute band?) que se llaman Kissex.
Esto de las bandas tributo da para mucho. Los Kiss (otra vez) tienen hasta una banda de tributo compuesta por enanos (como lo oyes) que se hacen llamr Mini-Kiss y cuentan con la bendición de Simmons, Stanley and Co. (nunca mejor dicho).
Hará mes y medio fui a la Sala Arena (ahora se llama Sala Heineken) a ver a la mejor banda de tributo a Led Zeppelin, los Letz Zep. ¡Divertisímos! Los tíos no sólo se habían currao las pintas, sino que además eran músicos muy competentes que no se limitaban sin más a interpretar los clásicos de los Zeppelin, sino que además se permitían darles un toque personal que en modo alguno pervertía las canciones. Bueno, que si alguna vez tienes oportunidad te los recomiendo. Yo bailé, canté y me desgañité. ¡Dios mío, que forma de perder la compostura! Je, je
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres