Blogia
El Blog de Sergio del Molino

EL GABINETE SECRETO (2)

EL GABINETE SECRETO (2)

Puede que me equivoque, porque cito de memoria, y después de un día de trotar por varios pueblos de Aragón no me apetece buscar la cita exacta -tarea pendiente para otro día-, pero creo que Francisco Umbral habla de su pene en algún momento de Mortal y rosa (¿Y cuándo no habla de su pene?, se preguntarán los maliciosos, a lo que me veré obligado a responder que algunas veces también habla de su pelo, de su pluma, de su pecho y de otras muchas cosas que empiezan por "p" y que sólo tienen en común pertenecer a su nunca bien ponderado ego. Mis perdones a los umbralianos). El caso es que -creo, estoy casi seguro- Umbral dice en algún momento que las artes plásticas sólo se han atrevido a representar penes flácidos e inofensivos. El pene erecto es demasiado agresivo, demasiado dominante, demasiado distorsionante para cuadrar en una representación erótica. El pene erecto se asimila -siempre según esta torticera evocación umbraliana- más con un arma que con el placer, es decir, más con Thanatos que con Eros.

Pues bien, resulta que en cuanto se sale de los castos Museos Vaticanos, donde los penes fueron debidamente cincelados o cubiertos con hojas de parra de yeso, las erecciones abundan por doquier, y el Gabinete Secreto de Nápoles está lleno de figurillas, estatuas y relieves con penes gloriosamente henchidos e hinchados. Como muestra, las tres patas que sostienen este brasero que calentaba las ya de por sí calientes noches del lupanar de Pompeya. Su adscripción a Eros y no a Thanatos (aunque bien se puede morir de placer) está fuera de toda duda, pese a Umbral, que espero que no se asuste cual colegiala impúber ante estos inofensivos objetos viciosos.

Continuará...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

creditos -

Umbral y su opinión omnisciente

Frases que, pronunciadas en un programa de Mercedes Milá, añaden luz la personalidad del fallecido Francisco umbral.

"...y por lo tanto yo estoy dispuesto a levantarme y a abandonar la mesa porque yo he venido aquí a hablar de mi libro y no a hablar de lo que opine el personal, que me da lo mismo, porque para eso tengo mi columna y mi opinión diaria."
"Es que pasa el tiempo, se acaba el tiempo, entra la publicidad, entran unos vídeos absurdos que todos hemos visto ya, y no se habla de mi libro. Pues entonces, ¿a qué he venido yo aquí? Yo, cuando voy a una televisión, es que me pagan, porque yo no vengo a las televisiones como un paria, ¿comprendes?, gratuitamente."

Está claro que le importaba un bledo la opinión de los demás, su opinión era la única verdad.


Carlos Menéndez

Sergio del Molino -

Como he estado fuera, no he leído blogs y no tenía ni idea del asunto. Hay gente para todo, desde luego. Lo que me inquieta es la amenaza del \"continuará\". Aquí no, desde luego, le he bloqueado el acceso.

ENRIQUE -

Efectivamente, como dice Antonio Pérez Morte, los blogs culturales y algunos no tanto de la red han visto cómo aparecía esta \"carta cerrada\". El autor parece ser un tal Quico Rivas (http://www.neilsongallery.com/Quico%20Rivas/Quicoprincipal.htm), quien se define como escritor, crítico de arte y pintor dominguero: viendo sus pinturas comprendo por qué odio tanto los domingos...

Antonio Pérez Morte -

Esa carta lleva semanas apareciendo en numerosos blogs de cultura, sin aportar otra cosa que descalificaciones... y sin tener, para nada, en cuenta el tema del texto en cuyos comentarios se inserta.
Me parece lógico que la hayas eliminado...

Sergio del Molino -

Un tal ATrapillo (espero que no seais ninguno de los habituales) ha insertado un comentario que es una carta donde se dedica a insultar a Andrés Trapiello. Como me parece fuera de lugar, de tono y profundamente estúpida, he borrado su aportación al blog, pero no quiero que esto siente un precedente. Me limito a quitar morralla, no a censurar. Quien quiera utilizar los comentarios del blog para insultar a gente, que se busque otro lugar. No me gusta eliminar contenidos: mi espíritu es fecundador, no castrador, así que rogaría al sujeto que defecó por aquí, que no vuelva a dejar sus excrecencias fuera del lugar correspondiente, que es un latazo andar limpiando caca todo el día.

Antonio Pérez Morte -

Como lector \"umbraliano\" también te perdono.
La verdad es que cada vez me cuesta más desligar al personaje Umbral, del extraordinario columnista que es, eso sí: sólo cuando quiere.

Recuerdo un artículo suyo, escrito en los primeros años de democracia, en el que responsabilizaba a Adolfo Suárez de la sequía de aquél año, en un texto tan maravillosamente escrito, que tras su lectura, acababas compartiendo su absurdo contenido.

Abrazos y \"bien-volvido\"
que diría mi chico pequeño!

Sergio del Molino -

Sí, una pena el apoltronamiento de los últimos años de Umbral, coincidente con su entrada en la corte de Pedro Jota. Yo admiro al autor de Mortal y rosa, y no le encuentro ni parecido remoto con ese señor gris que sermonea todos los días en la contra de El Mundo. Interesante dios egipcio ese que preside tu habitación. Espero que su influjo se deje notar en la casa. Salud.

ENRIQUE -

Como \"umbraliano\", acepto el perdón. ;-) Al menos como \"umbraliano\" literario, de antes de que el maestro Paco Umbral pusiera su pluma al servicio de aquél al que -como apunta el autor de este blog- se le derriten las córneas al desnudar el mendizabalesco escote; ya sabéis... Mientras esto escribo, me observa desde lo alto de la estantería (¡qué miedo!) un dios que un amigo me trajo de Egipto, dios de la fertilidad cuyo enorme falo es sostenido con su mano derecha. Amén.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres