Blogia
El Blog de Sergio del Molino

A DIVULGAR, A DIVULGAR, HASTA ENTERRARLOS EN EL MAR

Leo hoy en El País un texto firmado por José Vidal-Beneyto, sociólogo de formación y viejo profesor en París, pero periodista de profesión. Es decir, que, como periodista, el señor Vidal-Beneyto se gana la vida (como hacemos muchos otros) comunicando de forma asequible, comprensible y eficaz las complejas aristas del mundo cotidiano, valiéndose para ello de una herramienta viejísima: el lenguaje. Pues así empieza Vidal-Beneyto un comentario de opinión titulado "Marzo del 2006 no es Mayo del 68 / 1". Coged aire, que las palabras de menos de cuatro sílabas escasean:

"Las ciencias de la comunicación nos ofrecen un razonable patrimonio de conocimientos de fiabilidad limitada, pero suficientemente contrastados para que su utilización sea imperativa para cuantos tienen que ver con el mundo de los medios. La ignorancia de ese patrimonio y la urgencia propia de la actividad periodística conduce a una lectura con frecuencia falseada de los aconteceres de los que se da noticia. Y así, el tratamiento de la información en base a la categoría psicosocial de la manipulación, tan en uso hace 30 años, ha sido sustituido por el estudio de la producción de la realidad mediática. No se trata pues de estudiar la modificación por parte del poder de las noticias y los comentarios, sino de los mecanismos que utilizan esos poderes para crear y difundir los contenidos que convienen a sus intereses. Lo que se traduce en la producción de una realidad mediática que ocupa el lugar de la realidad acontecida. A lo que hay que agregar la capacidad de condicionamiento analítico que tienen los estereotipos dominantes en cada contexto sociohistórico concreto, a los que no es fácil que puedan sustraerse los informadores."

¿Qué, cómo se os ha quedado el cuerpo? Yo todavía tengo vibrando mi "razonable patrimonio de conocimientos de fiabilidad limitada", que supongo que andará perdido en algunos viejos apuntes que usé para hacer avioncitos de papel en la cafetería donde me dedicaba a desarrollar una "lectura falseada de los aconteceres de los que se da noticia". Eso es periodismo, sí señor: al grano, sintético, exento de jergas pseudocientíficas, con estilo y gancho. Pero, vamos a ver, alma de pollo, ¿cómo pretende enmendar la plana a la profesión echando por tierra en un solo párrafo los principios básicos que la sustentan? Quizá, en una lejana y olvidada juventud, Vidal-Beneyto leyó el Juan de Mairena. Quizá debería ahora revisitarlo para tomar conciencia de los diversos y prolijos procederes que pueden adoptarse al abordar el hecho informativo en sí, especialmente si son hechos consuetudinarios que acontecen en la rúa. O, dicho con lenguaje poético: que vuelva a leer el Juan de Mairena para coscarse de que se pueden chamullar las cosas llanamente sin perder la finura en el decir.

(Todo esto me recuerda tediosas e insufribles horas en las que un periodista frustrado llamaba "masas informativas" a los breves de los periódicos, "unidades audiovisuales contextualizadas" a las piezas de un telediario y "primer nivel de lectura" a los putos titulares de una revista, sin que por ello los breves, las piezas del telediario y los titulares dejaran de ser simples breves, fugaces piezas y malditos titulares. Por cierto, me hubiera gustado ver a muchos de estos eruditos a la violeta redactando "masas informativas" o editando "unidades audiovisuales contextualizadas" a las diez de la noche, con un jefe histérico pidiéndote la página a gritos y después de todo un día trotando por la calle con un cuaderno y una grabadora en la mano. Habría que verles currando, que diría mi querido Michel, a ver cómo se libraban entonces del "condicionamiento analítico que tienen los estereotipos dominantes en cada contexto sociohistórico concreto". Porque yo le puedo decir cómo se libra de ese "condicionamiento" un periodista: entendiendo que cualquier texto que tenga que ser leído varias veces para vislumbrar su significado es impublicable en un periódico.)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Sergio -

Sí, y volvería a hacerlo! ¡El poder de la pedantería es ilimitado!

Rondabandarra -

Has dicho \"revisita-ar\", has dicho \"revisita-ar\"... na na na na na naaa... :P
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sergio del Molino -

O desde gabinetes de prensa y con medidos protocolos, desde luego. Pateándote la calle sólo puedes aspirar a describir la realidad, no a construirla. Abrazos, Antonio.

Antonio Pérez Morte -

Quienes trabajan en \"la construcción de la realidad\" suelen hacerlo con el mando a distancia y desde su despacho: No sudando Y pateándose la calle, con el dossier bajo el brazo...
¿Sí o sí?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres