Blogia
El Blog de Sergio del Molino

CANÍBALES DE BARATILLO

CANÍBALES DE BARATILLO

Pagaría una cantidad razonable de dinero por ver la cara del vigilante del cementerio de Peralada (Girona) que esta mañana descubrió una olla, unas pastillas de Avecrem (que ya es tener mal gusto) y un ataúd fuera de su tumba y ¡vacío! "Aquí han fumao, digo... se han hecho un caldo!", diría el sorprendido currante rascándose la cabeza. Lo que hay que ver. Uno cree saberlo todo sobre aberraciones humanas y aparecen de repente unos destemplados con ganas de tomar un caldico antes de meterse en la cama para mitigar la borrachera. A lo mejor el cementerio les pillaba de camino y dijeron: "¡Por huesos va a ser! Si aquí les sobran y no hacen nada con ellos". Pues venga, Manolo, saca las pastillas de Avecrem esas que siempre llevas en el bolsillo (¿de dónde sacas si no las pastillitas a las tantas de la mañana, si en Peralada no tendrán Seven Eleven?) y vamos a improvisar una nutritiva sopa con el cadáver de tu Mari Trini, porque tú te morías por sus huesitos cuando vivía.

Lo que más me descoloca son las dichosas pastillas. Vaya caníbales más descafeinados tienen en Peralada. En este mundo de damiselas remilgadas, ya ni los antropófagos son lo que eran. Como rito iniciático, es bastante cutre, la verdad. No tiene el encanto de una sociedad secreta como dios manda, con sus cirios, sus túnicas y sus cuchillos ceremoniales. No me mola su secta. Yo, si no hay un buen templo, un sacrificio en condiciones y un sumo sacerdote con voz seductora, no me veo. Paso de su caldo. Y encima, sin fideos ni un puñadito de sémola... Buaj. Además, que ya empieza a ser tiempo de gazpacho con su chorrito de carísimo aceite de oliva virgen y sus tropezoncitos finamente cortados (no es ceremonial, pero compré el otro día un cuchillo cebollero con el que me he convertido en el rey del mambo de las hortalizas frescas y no descarto fundar una secta de calabacines y cebolletas. De hecho, ni siquiera descarto convertir a ese maravilloso cuchillo, del que me he enamorado, en mi cónyuge legal).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Chelita -

Lo de las pastillas de Avecrem es de juzgado de guardia. ¡Vaya cutrada!

Sergio del Molino -

Pos sí, pos sí. Son a las sectas lo que el queso de Burgos a los quesos de verdad.

Cide -

desde luego es cierto, si se trata de una secta, vaya mierda de secta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres