Blogia
El Blog de Sergio del Molino

COSAS DEL LADO DE ALLÁ

COSAS DEL LADO DE ALLÁ

El cineasta y escritor argentino Eduardo Montes Bradley, cuya no-biografía de Julio Cortázar fue reseñada en este blog hace unos meses, ha dejado un agradable mensaje en este rinconcito cibernético:

"Estimado don Sergio. Además de tener usted buen gusto literario y de posar con gorrito en alguna playa deslumbrante, cuenta con un sitio divertidísimo. Y desde ya, muchas gracias por los elogios a “Cortázar sin barba” el cual pasó desapercibido para mis compatriotas argentinos. ¿Conoce usted el anagrama de Argentino, verdad? En fin, no le dieron ni cinco de pelota por estos pagos aunque sí fue muy grata la repercusión de los lectores y la crítica en general cuando su reedición en Debate. Aprovecho para saludarlo y buena suerte con Rayuela".

Con lo de Rayuela se refiere al temor que manifestaba en ese post a releer un libro que cambió mi forma de ver, entender y vivir el mundo. El temor de la decepción: a nadie le gusta tropezarse con amantes idealizadas que, al cabo de los años resultan ser aburridas e insípidas señoras sin sombra de lo que nos fascinó de ellas. Lo del buen gusto literario es relativo y muy discutido por muchos, y llamar "posar" a lo que hago cuando me planto delante de una cámara es un desdoro para la profesión de modelo, pero se agradece la nota amable, especialmente porque cuando algún aludido escribe, suele ser para repartir tirones de orejas.

Me extraña que Cortázar sin barba no haya recibido "ni cinco de pelota" por aquellos platenses pagos, pero ya he respondido en correo privado a Montes Bradley con el insoportable topicazo de "nadie es profeta en su tierra". Yo creía que los planteamientos de Montes Bradley, alejados del común de los hagiógrafos, darían para alguna respuesta furibunda en forma de desabrido artículo en La Nación, iniciando una de esas trifulcas literarias a las que soy tan aficionado. Esperaba que Kirchner le acusara de alta traición o que le tildaran de quintacolumnista vargasllosiano. Pero le han hecho el mayor desprecio: no hacer aprecio. Pues ellos se lo pierden, porque Cortázar sin barba era estimulante, moscacojonero y, además, tenía el aliciente de estar escrito sin aval académico, sin curso de postgrado ni beca Rotschild ni cátedra de cronopiología. Es un ensayo escrito desde la pasión lectora y el ingenio, y quizá eso no termine de gustar a los serios guardianes de los estudios universitarios. Además, cuestionar mitos y alentar debates sobre ellos no es rentable para quienes construyen su carrera y su reputación sobre sus cimientos. Y sospecho que en Argentina hay mucho paniaguado cortazariano.

En fin, Eduardo, mejor suerte con otros proyectos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

David Gálvez -

¿Escribí "m'as"? ¿Dejé que se publicara "vortual"? ¿Pero, qué caño me está pasndo que he perdiido mi natural eleganxia taquigráffica así como mi ojo de ágila detector de errataz?

David Gálvez -

¿Qué tal, Sergio?

No tengo mucho que añadir a lo dicho por Eduardo. Escribo sólo para dejar constancia ante notario de que Eduardo, por mucho que sea un cineasta archiconocido que enciende habanos con billetes de 50 dólares, es muy sensible a CUALQUIER comentario que circule por el ciberespacio en relación a CUALQUIERA de sus obras. De ahí que me mandara hace unos días el recorte de tu reseña. Ah, yo soy uno de los que formó parte del proyecto "Cortázar sin barba" como agente en la niebla. Sin m'as, Sergio, gracias por tomarte la "molestia" de estampar tus comentarios en el aire vortual. Aprovecho para mandarle un apretón de oso Grizzly al autor de "CSB". ¡Se le saluda desde el Pirineo, che!

Eduardo Montes-Bradley -

Mi muy estimado,

Debo confesar que quedé cavilando después de su reflexión acerca de “Cortázar sin barba” y su repercusión en la selva sudamericana. Vos-dixit-es: “Yo creía que los planteamientos de Montes Bradley, alejados del común de los hagiógrafos, darían para alguna respuesta furibunda en forma de desabrido artículo en La Nación, iniciando una de esas trifulcas literarias a las que soy tan aficionado. Esperaba que Kirchner le acusara de alta traición o que le tildaran de quintacolumnista vargasllosiano. “

En eso de que me acusaran de traición andaba yo cuando se me ocurrió hacer un largometraje sobre el tema de las papeleras uruguayas y los enfrentamientos ocasionados pore se motivo. El filme estará listo para su estreno en menos de seis semanas. Adjunto le remito un link que le permitirá asomarse al tema en un trailer especialmente confeccionado para tenerlo al tanto de mis más recientes butades. El link en cuestión es: http://video.google.com/videoplay?docid=8079588314624816407

Cha-Cha-Cha o Muerte!
Eduardo Montes-Bradley
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres