Blogia
El Blog de Sergio del Molino

PELOTAZOS

PELOTAZOS

Veinte años atrás, lo de Ferran Adrià hubiera sido calificado de "pelotazo". En el cine, un Fernando Esteso con una pinche de generoso escote y corta faldita interpretaría al cocinero, al que un rayouvado Arturo Fernández diría en un club de señoritas barcelonés: "Lo que yo te diga, Ferrandito: un bombazo. Esto del aire de pitiminí es un bombazo. Tú déjamelo a mí, Ferrandito, que le vendo la idea a los alemanes y nos retiramos en Benidorm a todo trapo. Esto se va a vender mejor que las empanadillas de la Toñi. Lo que yo te diga, Ferrandito, lo que yo te diga".

Afortunadamente, vivimos tiempos posmodernos y las poderosas inversiones en marketing evitan el ridículo, pero no camuflan el pelotazo. El artista culinario empezó sacando una millonada al aliarse con la cadena NH e instalar en cada hotel de la marca un restaurante de su cadena Fast Good, un McDonald's para sibaritas. Ahora, el mediático sifonero (como llaman algunos cocineros más apegados al clasicismo a sus colegas vanguardistas y hacedores de aires y espumas) ha trincado también en Iberia. En la carta de los vuelos nacionales y europeos, la compañía incluye un sandwich firmado por Adrià a 8 eurazos la unidad (creo). La creación (en la foto) va envuelta en un pan malteado y, como chicha, lleva queso brie, lomo asado, espinacas, rúcula y un aliño de mostaza a la antigua, cebolla caramelizada y semillas de girasol. Que me perdone el chef, pero en un radio de 500 metros alrededor de mi casa hay al menos tres garitos donde elaboran bocatas de gourmet bastante más ambiciosos y complejos que estos. Claro que ninguno de los sufridos curritos de estos locales que frecuento puede pillar cacho en Iberia ni en NH. A lo más que aspiran es a ganar el certamen de tapas del barrio, siempre muy reñido. Adrià, cría fama y échate a dormir.

Seremos más modernos y más sofisticados. Ahora vemos Gran Hermano en vez de Los Bingueros, pero la esencia sigue siendo la misma: para triunfar en los business de este país, hay que tener la personalidad de los personajes de Arturo Fernández. Una buena capacidad aduladora, saber a quién hay que dar palmaditas en la chepa y, en el momento oportuno, ¡zas!, ponerle en las narices el contrato y cederle la pluma estilográfica del abuelo para que lo firme. Después, te inventas un sandwichito sobre la marcha, y a dejar que el contable te haga las transferencias a Andorra, que si no, estos cabrones del fisco se lo llevan crudo. Si es que el que no se hace rico es porque no quiere...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Camila Monterroso -

No se quien eres en el mundo gastronomico, pero se nota que estas muyyyyyy amargado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres