Blogia
El Blog de Sergio del Molino

ROAD MOVIE

ROAD MOVIE

Dentro de pocas horas, me montaré en un coche sin aire acondicionado para cruzar en él la tórrida península, haciendo escala en Es-una-mierda-este-Madrid y en la perlita extremeña de Cáceres. Una road movie de andar por casa que espero que tenga final feliz. Sí, señores: tras meses de intensa purga del pecado original, me dispongo a disfrutar de mis impías e inmerecidas vacaciones.

No conduzco, pero pertenezco al escasamente reconocido gremio de los copilotos. ¿Qué hubiera hecho Carlos Sainz si Luis Moya no le hubiera chupado la ídem mientras conducía? ¿Hubiera destacado en algo? Está claro que no. ¿Qué hubiera sido de Laurel sin Hardy, de Filemón sin Mortadelo, de Roberto Alcázar sin Pedrín, de Estíbaliz sin mi tocayo o de Hansel sin Graetel? El asiento del copiloto se inventó por algo. Y sí, tenemos nuestros vicios, como todos los gremios: nos dormimos, leemos los mapas al revés, ponemos la música que nos sale de la Luis Moya, indicamos las salidas de las autopistas cuando ya han pasado y escogemos los peores tugurios para parar a tomar un café. Pero la historia no tendría gracia sin nosotros. ¡Copilotos del mundo, uníos!

Debido a este curro de verano, que me va a llevar por varios y hermosos rincones de España y Portugal, el buen rollo que nos traemos en este rinconcito de internet se verá interrumpido. No digo que se corte del todo, pero las actualizaciones, de aquí al 7 de agosto, van a ser esporádicas. Pero no os preocupéis, que Javier Marías sigue escribiendo todas las semanas y los de Operación Triunfo ya han empezado a hacer bolos veraniegos, así que no os va a faltar diversión de la buena.

Hasta la próxima crónica de mis andanzas, y espero que sea dentro de poquito. ¡Mil besos en la nuca a todos!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Cide -

tengo coche, pero odio conducir. Siempre encuentro una excusa para que el que conduzca sea otro. No sé qué le ven a eso de estar pendiente de unas rayas y unos locos que conducen como si tuvieran que demostrar algo. En fin, en mi caso, el hecho de que mi coche tampoco tiene aire acondicionado suele jugar a mi favor a la hora de ir de copiloto. Ahora mismo vengo de Barcelona ejerciendo de copiloto ¿Qué habría hecho mi amigo sin un copiloto que le pasara la botella de agua, le atendiera el teléfono o le cambiara el cedé a tiempo? ¿Por qué los conductores tienen como patrón a San Cristobal y en cambio los copilotos no tenemos a quien encomendarnos?

En fin, Bon Voyage

La conductora -

Gracias, mañamari. LLevaré los kilómetros con alegría. Muchas gracias y a la vuelta contamos

Chewica -

Te vamos a echar de menos. Pasadlo muy bien. Y ánimos a la conductora.

Javivi -

Arrivederci!!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres