Blogia
El Blog de Sergio del Molino

INCOHERENCIAS SUBVENCIONADAS

INCOHERENCIAS SUBVENCIONADAS

Hay algo que no termino de entender en la carta abierta de María Giménez a la ministra de Cultura. Por un lado, dice que la "limosna" de 30.000 euros que ha recibido del Estado es tan pacata que le va a obligar a cerrar su compañía de ballet clásico. Por otro lado, define su empresa como "una realidad que llena teatros y recibe calurosas críticas y felicitaciones". Me lo expliquen: puedo entender la necesidad de una magna subvención si -como les sucede a tantos y tantos grupos musicales, teatrales y de danza de este país- su público se reduce a sus papás, sus primos hermanos y la taquillera que se lima las uñas mientras bosteza. Pero, si, según propia confesión, Giménez "llena teatros", ¿para qué diantres quiere una subvención? ¿Es que el público no paga la entrada? A lo mejor, lo que necesita son guardias jurados que obliguen a los espectadores a pasar por taquilla antes del espectáculo. Hay mucho colón suelto y mucho periodista con acreditación que se apunta a un bombardeo.

En fin, pero en asuntos culturales hay que andarse con ojo, porque sucede algo parecido a lo de los israelíes con el antisemitismo: en cuanto alzas una palabra en contra del clientelismo y de la simonía dominantes, se te echan encima, tachándote de cerdo analfabeto que quiere que la cultura se pudra. No, señores, no quiero eso, ni mucho menos. Ni siquiera deseo la desaparición del ballet de María Giménez, aunque yo no vaya a verlo. Lo único que pido -como contribuyente- es un poquito de coherencia. Acusar al ministerio de "boicot" por no conceder la subvención solicitada me parece, por lo menos, excesivo y un punto paranoide -amén de insultante para todos aquellos que ni siquiera huelen el dinero público-. Pero qué sé yo. Aquí debajo tenéis la carta completa que ha enviado a la prensa la bailarina, para que juzguéis vosotros mismos. Mientras la leeis, voy a redactar una indignada misiva a Carmen Calvo para decirle que su subvención por el blog no me da ni para pipas. De hecho, no me da ni para un vaso de agua, y yo me desgasto mucho los dedos tecleando. A ver si me financian un dedal o algo, que para labor cultural, la mía y la de mis colegas. Ah, y si María Giménez no quiere los 30.000 euros porque le saben a poco, que me los dé a mí, que con esa pasta le pongo yo unos remates dorados a esta página, contrato a un negro que me escriba y me financio un crucero para recabar anécdotas que den contenidos nuevos al blog. Fíjese usted por cuántos conceptos puede darme subvenciones: creación de puestos de trabajo, embellecimiento de internet y difusión de los placeres del mundo entre el vulgo hispano. Traiga para acá esos eurazos, que yo pondré el arte, señora ministra.

Yo, como directora del Ballet Clásico ARTE 369, me siento en la obligación y con el derecho de comunicar públicamente a los medios, que, tras el boicot que el Ministerio de Cultura continúa ejerciéndome, el Ballet Clásico -única compañía de este género en España- tendrá que desaparecer.

La Sra. Carmen Calvo ha otorgado al Ballet ARTE 369 una subvención con la misma cuantía -o más bien limosna- que el año pasado, es decir 30.000 euros, cantidad que se gasta en 6 meses tan sólo pagando la Seguridad Social de su compañía.

La Sra. Calvo se debe sentir con el derecho de privar al gran público español de una parte del ARTE, así como no valorar, ni apoyar la iniciativa única en España de alguien que ha hipotecado todos sus bienes y ha entregado con gran generosidad toda su dedicación y experiencia para crear, de la nada y sin ayuda, lo que en un principio fue un proyecto y hoy una realidad que llena teatros y recibe calurosas críticas y felicitaciones.

Los intereses que mueven a este Ministerio no son sólo para despreciar sino para destruir lo que con tanto esfuerzo y sacrificio he logrado crear con mi equipo; y eso es algo que, aunque oculto, sigue siendo una aberración hacia la Cultura.

He enviado telegramas a la Presidencia del Gobierno y a la ministra de Cultura suplicándoles una ayuda o, al menos, una entrevista. Al parecer el Arte no les interesa, o, al menos, el Ballet Clásico. La Sra. Calvo está demasiado ocupada como para entrevistarse o enviar una carta a la persona que ha conseguido crear y demostrar lo que su Ministerio considera un costoso imposible sin interés para nadie.

Foto: María Giménez

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

S. del Molino -

Ah, no, yo sin las ingles depiladas no voy a ningún sitio. Vamos, que tengo pagado un viaje a Londres dentro de unas semanas (lo cual es cierto, y me tiene preocupado el asunto de la nueva seguridad aérea) y no sé qué hacer si no me dejan llevarme mi crema depilatoria... Tendré que seducir al policía en el control de seguridad para que haga la vista gorda, como hacen las chicas malas de Broadway.

Otro que tal baila -

Mejor aún: que la pieza la baile el mismo Sergio, con tutú y las ingles sin depilar. Y sin aferitarse, claro.

La ejecución la pueden grabar los Giraos con su habitual sutileza.

Antonio Pérez Morte -

¡Escríbele una carta en condiciones a la moza, Sergio! ¡Y que ella te grabe alguna pieza para que los que visitamos el blog, podamos deleitarnos un poco más! ¡Hay que volver al trueque!
(Te cambio la idea por una respuesta)

S. del Molino -

Sí, hombre, con 30.000 euros a ver si te crees que la pobre puede contratar a muchos periodistas. Entre la seguridad social y los tutús, aquello es un agujero negro...

Anakrix -

Ah, y hay otro detallito que no estamos mencionando... ¡¡¡cómo puede escribir tan mal esta mujer!! Ya sé que lo suyo es bailar, ¿pero no tiene una jefa de prensa que sepa redactar una carta en condiciones?

S. del Molino -

jajajaja.
No, hombre. La cuestión es que pague el Estado.

Cide -

oye Sergio, ¿es esto una indirecta para que los habituales de este blog paguemos por entrar?
Yo te puedo invitar a una caña algún día que te vea por ahí, o la próxima vez que engañe a Antón Castro para que deje sus quehaceres y se eche un café conmigo, pero pedirme más es abusar, que soy un pobre remero en una factoría de poco más o menos.

calle del expolio -

Carta tumbativa

El futurible ingeniero girao -

Puestos a revindicar... yo (LOS GIRAOS) sólo necesito, un programa semanal en prime-time en una cadena de ámbito nacional con presupuesto holgado, buen maquillaje y atrezzo... La ministra de cultura no fomenta que la juventud se divierta sin drogas... Al menos que nos subvencione estas últimas... Como diría Abe Simpsons "me da igual lo que sea pero !dame, dame, dame!

Javivi -

Ah! Alguien tiene el teléfono de la ministra? Voy a mandarle un SMS para que me pague los tatuajes que me hago, que son artísticos de la hostia.

Javivi -

Todo esto solamente ratifica lo dicho por Ángel Acebes: que estamos ante el gobierno más radical de la historia democrática española. Hasta el Frente Popular habría subvencionado con más dinero a la pobre bailarina. No me extraña, cuando se gastan todos los dineros en sacar muertos de acá y acullá para que nos podamos tirar los huesos a la cabeza, y en subvencionar la fragmentación y balcanización de España. Dí que sí, monina: que el Ministerio te cubra todos los gastos, para que lo demás sean sólo beneficios.

Anakrix -

Pues yo hago unas croquetas que mi novio dice que son una obra de arte. Vamos, que el Ministerio ya podía financiarme los tetrabriks de leche y los paquetes de harina de aquí en adelante. Por mucho menos de 30.000 euros difundo una cultura gastronómica que no veas...
En fin, que la chiquita esta es una grandísima bailarina, pero tiene un morro tremendo0. Como si la única obligación del Estado fuese financiar a su compañía. A ver, guapa, que el pastel es pequeño, y sois muchos a repartir.

S. del Molino -

Una de las historietas de Maki Navaja que dibujó y escribió el genio Ivá trataba de eso: Maki y el Popeye deciden atracar la taquilla del Liceo de Barcelona la noche de un estreno tremebundo. Compran dos entradas por dos mil pesetas (o así), se sientan y, cuando empieza la función, se levantan y apuntan al taquillero con una pistola. El taquillero sólo les da 2.000 pesetas. "¿Y el resto?" "¿Qué resto? -responde el taquillero-. Si aquí los únicos que han pagado son ustedes, que entre críticos, políticos e invitados, nadie pasa por taquilla".
Y aunque es cierto que todo el mundo piensa que los periodistas vamos invitados a todas partes, servidor suele pagar su entrada, salvo cuando voy a trabajar, claro. Me han incluido muy pocas veces en listas de invitados, y a la vergüenza que suelo pasar (y la pesadez de aguantar a tu anfitrión, que te invita por el interés, claro está) se añade el hecho de que siempre, siempre, siempre escriben mal tu nombre, con lo cual, encima, tienes que aguantar las suspicacias de un gorila que cree que quieres colarte. En fin, qué sufrida es la vida del subvencionado-invitado...

Manuel -

Un par de veces he tenido la suerte de que me dejasen hacer fotos en el Teatro Principal de Zaragoza.Me quede alucinado cuando buscaban mi pase entre unos cuarenta o cincuenta sobres con invitaciones. Luego pude ver que el teatro no estaba ni mucho menos lleno, esto me llevo a pensar que las compañias viven de las subvenciones,muchos entran por la cara y realmente pagan cuatro la entrada.

Severiano Delgado -

Estoy completamente de acuerdo con María Giménez. El ministerio de Cultura se dedica a boicotear el ARTE. Yo, de hecho, tengo empezadas tres novelas que han gustado mucho a mi señora, pero no las puedo terminar porque la ministra no me ha dado de subvención ¡ni un euro! así que tengo que continuar currando y no tengo tiempo para terminar tres magnas obras que van a revolucionar la literatura contemporánea. Las he hecho yo, de la nada y sin ayuda, pero nadie contesta los telegramas que he mandado a la ministra, a la presidencia del gobierno, a su majestad la reina y al presidente de Planeta (la editorial, no el mundo). ¡Es una aberración hacia la cultura y el arte! Como sigan así, criticaré a Zapatero al recoger el Nobel.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres