Blogia
El Blog de Sergio del Molino

TÓPICOS DE VERANO (7): EL VERANEANTE

TÓPICOS DE VERANO (7): EL VERANEANTE

*** Éste es el último tópico de los publicados en Heraldo, y el último dibujo de Álvaro Ortiz (para la serie, claro). Hoy me ha llegado una invitación para la exposición "Nonsense", con dibujos de Álvaro, que el viernes 15 de septiembre se inaugura en el Centro de Historia de Zaragoza, en un nuevo espacio llamado "Tránsitos", dedicado al arte urbano y joven. Álvaro Ortiz es autor del cómic Julia y el verano muerto y fue seleccionado por el Instituto Cervantes para la muestra "El cómic en la democracia española", que se ha expuesto en Bruselas, Nueva York y Sao Paulo. Además, ha tenido la gentileza de ilustrar estos humildísimos tópicos veraniegos. Espero que sea el comienzo de una larga colaboración entre nosotros. Suerte en la exposición, Álvaro, seguro que es todo un éxito.

Ah, esto sí que es vida -dice el veraneante apenas ha aparcado el Audi en el centro de la plaza, se ha desabrochado los dos botones superiores de la camisa y se ha instalado en la terraza del bar del pueblo con una jarrita de cerveza helada y un plato de cacahuetes sin pelar-. Yo no sé de qué os quejáis, si vivís como queréis. Sin estrés, sin prisas, sin atascos... Yo, si no tuviera un trabajo y una familia que alimentar, me venía a vivir aquí.

-Sí, seguro, por eso te fuiste con lo puesto hace treinta años -responde algún rencoroso agazapado entre los matorrales.

Los veraneantes son esos hijos pródigos que una vez al año se empeñan en convencer a los habitantes del pueblo de que viven en el paraíso. Pero claro, ellos no saben lo mucho que hay que bregar con la Diputación para que asfalten la plaza o para que reparen las porterías del campo de fútbol; ni se han quedado una semana aislados por la nieve tirando de latas de conserva; ni tienen que hacer malabares para encontrar un sitio con cobertura de teléfono móvil; ni tienen que buscarse la vida para llevar a sus hijos a una escuela situada a 30 kilómetros y tampoco tienen que darle golpes al televisor para poder ver la autonómica. No, los veraneantes sólo se preocupan de que la cerveza esté fría y de que los cacahuetes no tengan mucha sal.

Los veraneantes llevan siempre tres maletas: una con la ropa, otra con lirismos y evocaciones pastoriles ante amaneceres y puestas de sol, y una última con reproches y consejos sobre la ineptitud local y la forma en que desperdician sus vastas posibilidades de desarrollo económico.

El veraneante emplea estas armas con profusión, pero con tiento, pues sabe que los locales, en momentos críticos, pueden lanzar una contraofensiva letal: la del pilón. Para evitarla, el veraneante utiliza una estrategia guerrillera, con pequeñas incursiones punzantes seguidas de rápidos repliegues. Por ejemplo:

Incursión: "En el pueblo de al lado, donde son bastante más despabilados que vosotros, están construyendo un "spa" de turismo rural. Vosotros podriais arreglar la casa del Remigio y montar un hotelito, pero no sé si la gente de aquí sabría sacar adelante una cosa así, que requiere imaginación y esfuerzo...".

Repliegue: "Claro que, ¿para qué queréis meteros en un berenjenal tan grande? Con lo bien que os va a vosotros con el melocotón, no merece la pena que llenéis el pueblo de turistas que lo rompen todo y abarrotan las calles de coches. Además (y aquí viene la última ráfaga antes de desaparecer en el monte), eso del turismo es para pueblos bonitos que tienen algún encanto que vender".

La cortesía y la hospitalidad aragonesas obligan a no responder a esas provocaciones. "En este pueblo no se negocia ni con terroristas ni con veraneantes", es la máxima. A lo sumo, merecen una sonrisa de condescendencia acompañada por un: "Ay, ababol, ¿y tú qué sabrás?". Los locales saben manejar la tensión dialéctica y, cuando es necesario, la diluyen en vinos de garnachas potentes de la tierra, servidos en jarros helados y que tiñen la dentadura y la lengua de violeta oscuro. Con eso y con un banquete con productos del lugar, hasta las guerras más ásperas encuentran armisticio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres