Blogia
El Blog de Sergio del Molino

TANGOS, TIGRES Y SELVAS

TANGOS, TIGRES Y SELVAS

Veo (re-veo) El último tango en París. Mientras la veo, pienso dos cosas. a) ¿Cómo es posible que con unos pocos fragmentos leídos por encima de Marx y de Freud un grupito de cineastas secuestrase intelectualmente a toda una generación? y b), mucho más importante: ¿se sentía amenazado el ombligo de Maria Schneider por el avance imparable de su Amazonia púbica? Qué bajos más tupidos, vive Dios. Para los que hemos crecido bajo el halo de Corporación Dermoestética, la pelambrera venusiana de Schneider (20 añitos, frente a los casi 50 de Brando) es de lo más escandalosa. La secuencia de la mantequilla es repostería para niños al lado de esa pesadilla de rasuradores.

Hipnotizado por tales visiones, me ha entrado curiosidad por saber qué fue de esta buena mujer, y resulta que no ha sido muy afortunada. En 1977 iba a trabajar en Ese oscuro objeto de deseo, de Buñuel, pero el de Calanda la despidió a los pocos días de empezar el rodaje y la sustituyó por Ángela Molina. Dudo que un aragonés recio reblase ante el pubis de la Schneider. En peores bosques habría lidiado don Luis, así que las razones del despido serían otras. Con Bertolucci tampoco le fueron bien las cosas. Le ha llamado "gangster" y "enemigo", y la chica debe de tenerle una inquina considerable. Así, despedida por unos y ninguneada por otros, se le fue pasando el arroz en producciones de tercera. Menos mal que la tele acudió en su rescate. En ella, y en el cine italiano, ha encontrado el medio para ganarse las lentejas todos estos años. Pero para la historia ha quedado como la chica a la que Marlon Brando embadurnó el culo de mantequilla. Una mantequilla barata, por cierto. No se ve la marca, pero se aprecia que no es Président, la más cremosa.

Entre sus apariciones televisivas se cuentan algunos episodios de Navarro (pronúnciese "navagó"), una serie que causaba furor en la Francia de los años 80 y 90 y que tiene el honor de ser la única producción europea de género policial que compitió sin rubor con sus primas yanquis. Creo que se sigue emitiendo. El comisario Navagó -cínico, agabardinado cual gamba, inteligente, moderadamente violento- es Roger Hanin, una institución audiovisual en Francia. De joven formó parte del plantel de muchas producciones de la Nouvelle Vague, incluyendo Al final de la escapada, y eso da caché. Pero luego, quizá por razones distintas a las de Maria Schneider, se desvió a producciones menores, también llamadas en la Europa de la época "coproducciones". De entre todas, destaca su interpretación de El Tigre (o Le Tigre), personaje protagonista de dos pelis de Claude Chabrol: El Tigre ama la carne fresca y El Tigre se perfuma con dinamita (sí, sí, como lo leen; eran tiempos más desinhibidos para los tituladores de películas). En las dos, El Tigre, ese agente secreto y especial, desbarata sin miramientos las perversas pretensiones de unos malos muy malotes. Como Navagó, Hanin bajó el pistón y cambió la geopolítica por el lumpen parisino. Todos lo agradecimos.

Y así, sin sentido ni teleología alguna, queridos amigos, hemos divagado desde las profundidades sofocantes del coño de Maria Schneider hasta el comisario Navagó, pasando por Buñuel y dejando caer algo de materialismo dialéctico y psicoanálisis. ¿Verdad que se pasa bien el rato sin hablar de nada en particular? Tened cuidado, pues El Tigre vigila escondido en el frondoso pubis de alguna actriz frustrada.

Foto: ¿hace falta decirlo? El último tango en París, furros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

delgado el bueno -

Estreno de la pelicula Gal, de Miguel Courtois y Melchor Miralles......

S. del Molino -

Rondabandarra: Brando era un sátiro y Bertolucci un pusilánime. Pobre Maria Schneider. Aunque insisto en que lo mínimo hubiera sido comprar una mantequilla de calidad.
Anakrix: efectivamente, como tantas y tantas cosas mitificadas, la peli resulta un soberano coñazo en muchos momentos. No sé si somos espectadores más inteligentes, pero creo que una característica del cinéfilo actual es que no soporta (soportamos) que nos subrayen lo obvio. Interpretadlo como queráis.
Samuel: Severiano te ha contestado ya. Sólo puedo decir que se ve más grande con Mozilla que con Explorer, pero puedes ajustar el cuerpo de letra en la opción "ver" de la barra de arriba.

Severiano Delgado -

Eso del tamaño de la letra es difícil de ajustar. Depende tanto de la configuración del servidor como de la del usuario. O sea, yo veo perfectamente lo escrito por Sergio en blogia.com Pero hay otros sitios que los veo diferentes según los visite con Explorer o con Mozilla. De modo que, Samuel,a lo mejor puedes mejorar la lectura de este sitio haciendo algunos ajustes a la configuracón predeterminada de tu navegador.

Samuel -

Te rogaria Sergio un favor, o bien letra en negrita o un pelin mas grande...como comprenderas leemos bastante por Internet y cuando me da la impresion de ver letra pequeña lo comento...no se trata de dejarnos los ojos y que facilite la lectura..Gracias !

Anakrix -

Yo tengo un trauma con esta peli, y no es por la mantequilla. Es que la ví por primera vez hace relativamente poco y me decepcionó. Creo que tenía demasiadas expectativas y daba por hecho que me iba a impresionar mucho y me iba a parecer muy revolucionaria y rompedora... y no. Eso debía pasar en los 70, cuando la estrenaron, pero a estas alturas, ni escandaliza ni nada. En fin, que la he visto con 30 años de retraso y con tantas ganas acumuladas que era imposible que me emocionase. Y ya me fastidia, ya...

Rondabandarra Bertolucci -

Yo ví un reportaje sobre el rodaje de la película y la amiga María llevaba un rebote de aquí te espero. Al parecer, lo del bujero de atrás y la mantequilla fue idea de Brando, y se rodó sin previo aviso, con lo que la cara de sorpresa y humillación de la moza eran muy muy reales.

Mis reflexiones al respecto:
http://rondabandarra.blogspot.com/2005/09/lo-que-cambian-los-tiempos-oyes.html
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres