Blogia
El Blog de Sergio del Molino

ESCÁNDALO

ESCÁNDALO

Le di un par de golpes a la televisión y miré el calendario. Sí, no hay duda, estamos en 2007 y la tele se ve en color. Entonces, ¿por qué el gesto y el comentario del locutor me suenan a carcunda revenida? Él, que acaba de dar sin cantearse media docena de noticias sobre multimillonarios que persiguen balones en los estadios y se comportan como los niñatos consentidos, ignorantes y soberbios que son, resulta que ahora se escandaliza severamente ante un músico que ha roto un par de guitarras en un escenario. "Un espectáculo denigrante", comenta muy serio el predicador, el mismo que un minuto antes le reía las gracias al futbolista que ha apartado de un manotazo a un chavalín que le pedía un simple autógrafo.

El buen hombre puede entender a los deportistas, pero lo de ese "drogadizo" se le escapa. ¿Y quién puede escandalizarle tanto a estas alturas de la película, cuando ya todos estamos inmunizados de espanto? Pues Charly García, el gran tótem del rock argentino, una leyenda latina. Un tipo que, él solito, ha escrito un capítulo importantísimo de la cultura popular de habla hispana, algo que no puede poner en su currículum ninguno de los otros personajes que han aparecido en ese mismo informativo. Sin embargo, para el presentador en cuestión, sólo es un vándalo, un gamberro, un pintamonas.

A Charly le gusta dar la nota y seguir la máxima valleinclanesca: "Que hablen de uno, aunque sea bien". Las imágenes muestran un reciente concierto en Buenos Aires donde la emprende a golpes con todo lo que encuentra, pero a nadie le escandalizan ya sus excesos de "rock star" (el más sonado, cuando saltó de un quinto piso a la piscina de un hotel), que forman parte del folclore bonaerense.

Supongo que si Charly se ha enterado del sofoco que llevaba encima el severo locutor español -y es probable, pues no le faltan amigos en España para que se lo cuenten-, se habrá sonreído satisfecho.

A mí, que queréis que os diga, me causa ternura comprobar que, en la era descreída del marketing y de las tendencias encorsetadas y previsibles, una estrella del rock todavía pueda lograr que un señor con corbata se acabe llevando las manos a la cabeza.

*** Esta columna fue publicada el viernes en el suplemento MVT, de Heraldo. Desde ahora, un servidor se alternará con Pablo Ferrer -una semana cada uno- en la columna de opinión del suplemento de ocio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

S. del Molino -

Ex home partner: está grabado en vídeo el salto mortal. Creo que se puede ver en Youtube. El tío sale hablando luego algo atontado, pero vivo.
Manuel: Por supuesto, puro marketing, pero no encorsetado desde fuera, sino creado dadaísticamente por él mismo. Y se dice el pecado, pero no el pecador.
Cide: Lo de Charly García excede lo de niño caprichoso. Él ha dicho varias veces que ser estrella del rock es una profesión que implica hacer estas cosas, que ya no escandalizan a nadie, claro. Por eso, a mi lo que me chocó no fue el arrebato furioso de Charly, sino la reacción desfasada y fuera de lugar del presentador.

Cide -

Llevas razón, pero desde que la MTV (aquí los Cuarenta criminales) institucionalizó la rebeldía estas cosas parecen más de niños caprichosos que se pueden permitir el lujo de romper una guitarra y comprarse otra nueva. Claro está que esa no es la razón de Charly.
Larga vida a Charly García. "Tú también tienes tu vicio".

manuel -

de acuerdo con el ex-compañero de piso, solo cabe añadir un "larga vida al barón".
y,sergio, dices que: "en la era descreída del marketing y de las tendencias encorsetadas y previsibles, una estrella del rock..."
una estrella del rock ha hecho precisamente eso: romper un par de guitarras en una actuación, o sea, marketing.
cierto, a estas alturas da algo de ternura que alguien se escandalice porque otro alguien repita un standard del márquetin del rock, en lugar de sonreir con cinismo y comentar que nada cambia, todo permanece.
cierto: la tele en blanco y negro. para los dos.
a propósito, ¿quien era el presentador?

Ex-compañero de piso. -

Eso te pasa por menospreciar el poder de una corbata y lo graciosos que son los futbolistas. Y también no haberse enterado nunca de la existencia de Hendrix, Towsend...Janis, Lennon, Allman, Hendrix, Bolan, Bonham, Brian y Moon.

Por otro lado, tirarse del 5º piso a una piscina y no quedarte Mar adentro, es físicamente imposible.

Aunque pudiera ser que el hotel tuviese una piscina para competiciones de saltos con una profundidad de 10m.

Pero no...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres