Blogia
El Blog de Sergio del Molino

MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN

MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN

Madrid, domingo por la tarde. No hay mejor sitio donde meterse que uno de esos cines en versión original que tanto echo de menos en Zaragoza. En los Golem, antiguos Alphaville -donde he gastado muchas de las horas que se suponía que debía haber pasado en un aula-, ponen Más extraño que la ficción. Entramos con cierta displicencia dictada por varias razones: a) El prota es Will Ferrell, insoportable histrión surgido de la factoría televisiva neoyorquina de Saturday Night Live. b) El título anuncia metadiscursos resobados y pretenciosos con resonancias unamunianas y nivolescas. c) El guionista, nuevo en el puesto, ha sido alabado por el papanatismo gafapástico y bufandista. d) ¿He dicho ya que el prota es Will Ferrell?

A su favor tenía otras cosas: a) Emma Thompson y Dustin Hoffman. b) Su director, Marc Foster, ha firmado Monster's Ball y Descubriendo Nunca Jamás. c) Las alternativas, en esa hora sesteante y atontada, eran la María Antonieta de Coppola Jr. y una iraní tópica y simplona que seguro que se va a llevar todos los premios europeos que le dé la gana. Así que nos arriesgamos, con ciertos prejuicios, pero con algunos motivos de esperanza.

Menos mal que nuestros prejuicios demostraron ser sólo eso, prejuicios, porque la peli está muy, pero que muy bien. Las pretensiones semiotizantes y metadiscursivas quedan elegantemente diluidas en una sucesión de gags muy buenos, narrados con un ritmo impecable que provoca alguna que otra carcajada. El asunto es tan simple como esto: Harold Crick es un inspector de Hacienda que no sabe que su aburrida y rutinaria vida va a dar un giro inesperado que le conducirá, probablemente, a la muerte. Nosotros sí lo sabemos porque lo narra Kay Eiffel, una desquiciada novelista británica con bloqueo creativo que está escribiendo un libro que tiene como protagonista a Harold Crick, que ella cree que es una invención suya, aunque resulta que es real. A partir de ahí, la madeja se lía provocando una serie de enredos muy divertidos en los que intenta poner orden el personaje de Dustin Hoffman, un profesor de teoría de la literatura que trata de averiguar en qué tipo de obra (tragedia, drama, comedia...) está metido Crick para descubrir cómo sacarle del entuerto.

En mi modestísima opinión, éste es el tipo de peli que podrían haber hecho los nouvellistas vagueros y los neovanguardistas de esa Edad Media llamada años 60-70 si su dotación genética hubiera incorporado unos pocos gramos de sentido del humor. Más extraño que la ficción cuenta una historia cómica y tierna, que se desborda un poquito por el lado cursi, pero no por el intelectual, con golpes muy buenos y un sentido del ritmo extraordinario. Las reflexiones sobre el Autor, el Narrador, el Lector y los Significantes-Significados quedan para los semiólogos. Los demás, gozamos con una buena historia muy bien contada. No será la película del año, pero es una muy buena pieza. Chapeau.

Ah, ¿he dicho que Will Ferrell está contenido y correcto en su papel, sin hacer el payaso? No sé cómo se le habrá quedado la próstata después de aguantarse durante todo el rodaje.

Foto: Will Ferrell.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

El Fary -

Gracias, prima, pero dentro de la humildad tampoco quiero hacer alardes de culto porque no es mi estilo. Ya sabes, más vale ser que parecer.

Anakrix -

Pero prima!!! qué ilusión verte por aquí! Je, je... y ya enseguida vas a dejar de ser la del pueblo, no? te vienes ya a la capital o no?

La prima del pueblo -

Joer, pero que cultos sois...

manuel -

gracias por la recomendación. hasta ahora todo lo que has comentado de cine ha coincidido con mi gusto, y esta peli no pensaba verla. veremos.

El Fary -

Pues hombre, me alegro de que se acuerde de mí ese público al que tanto quiero y tanto debo.

A mí me cae muy bien el Will este, yo lo tengo comparado con Santiago Segura, y de hecho esta peli por lo que cuentas se parece mucho a esa que se titulaba "El cobrador del gas sólo llama una vez ", de mi gran amiga Diana de Pietri, que me gustó cantidad, en la que Santiago también hace de personaje raro y se convierte en mujer, una gorda que no veas, irreconocible, pero el drama es similar.

Si puedo y no estoy de turné, iré a ver la peli, pero traducía, que yo de inglés poco, ol mai lobin y poco más.

Un abrazo, majo, y a ver si te afeitas.

S. del Molino -

Valencia, Zaragoza... Joder, esto parece la mili que nunca hice. Un poco de originalidad para los nicks, por favor. Por cierto, ¿dónde está el Fary? ¿Qué opina el Fary de Will Ferrell?

zaragoza -

Estoy de acuerdo con valencia hay que tener las puertas abiertas a segundas oportunidades.

Uno que tal -

Como Sergio, que a veces también escribe sorprendentemente bien.

Anakrix -

Ah, y yo tampoco soportaba a Will Farrell. Me parecía un mal actor con cara de tonto y ninguna gracia. Pero chico, aquí está sorprendentemente bien.

Anakrix -

Nada que ver, Rondabandarra, en serio. Las Melindas son un pestiño, pero la peli de la que habla Sergio es divertidda y. sobre todo, muy muy ingeniosa. Yo salí del cine encantada, cargadita de 'buen rollo' y dispuesta a recomendársela a todo el mundo. Es una apuesta segura. Si la ves, te engancha

valencia -

Rondabarra nunca cierres la puerta a una segunda oportunidad

Rondabandarra reticente -

Muy bueno, pero no cuela. No voy a ir a ver una peli de ese payaso.
(Ya lo hice con Melinda y Melina y aún me escuece el escroto)
:P
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres