Blogia
El Blog de Sergio del Molino

SIN POLITIQUEOS, POR FAVOR

SIN POLITIQUEOS, POR FAVOR

Acaba de reeditarse lujosamente en Francia una joya comiquera que pronto va a cumplir 30 añitos: Ici Même, con guión de Jean-Claude Forest y dibujo del grandioso Jacques Tardi. Dos gigantes del tebeo europeo. En España, creo que Ici Même no se publicó hasta 2005 (en Norma Editorial), y no sé si hay prevista reedición alguna. Yo acabo de leerlo y me he encontrado con una de las más delirantes y desbocadas historias puestas en viñetas.

Arthur Même, con bombín y levita, vive en el País Cerrado, una olvidada comarca del centro de Francia junto a un lago. Tan olvidada, que, de hecho, es un Estado soberano del que se despreocuparon los revolucionarios de 1789. Arthur Même es el heredero del conde que fundó aquellas tierras, pero las maniobras familiares le han desposeido de sus propiedades y, por una absurda filigrana, él sólo es propietario de los muros. Por tanto, él decide quién pasa por ellos. Él abre y cierra las verjas a voluntad, y exige un pago por derecho de paso. A cambio, vive encima de las tapias, tramando con varios abogados un pleito con el que recuperará sus derechos sobre el País Cerrado.

Arthur no conoce nada del mundo exterior. Ni le importa. Sólo le preocupa recuperar las posesiones de su familia y no caer al suelo, donde sus enemigos han soltado perros dispuestos a despedazarle. En torno a él se agolpa una variopinta fauna personajil, absurda, delirante, caótica. Locos atrapados en el País Cerrado que no saben o no quieren salir de él. Pero son sobre todo dos personajes, Julie y el tendero, quienes entablan algo parecido a una amistad o un amor con Même. Ellos no le juzgan, ni se ríen, ni le llaman "portero". Con ellos se abre el abismo de la narración. La distancia que Même pone con el mundo y cómo estos dos personajes la sortean hasta tocarle el alma habla de lo que hablan las buenas historias: de la condición humana.

A Jean-Claude Forest (puntal del cómic erótico, autor de Barbarella) le horrorizaba que Ici Même se leyera como una sátira política de tintes ácratas sobre la propiedad privada. Aquello no era propaganda ni ideología metida con calzador: era una fantasía compleja y redonda que llevaba rumiando y trabajando mucho tiempo y, como dicen en Amanece, que no es poco: "No sería la primera obra que se jode porque la leen mal". Sus temores estaban más que fundados si se tiene en cuenta que el cómic empezó a publicarse en 1978 (en la revista À Suivre), coincidiendo con la eclosión punk, y los dos autores tenían sobrados antecedentes izquierdistas. Su temor era tan intenso que, cuando lo recopilaron en un único volumen, hizo algo que, a mi juicio, nunca debe hacer un autor: un prólogo donde explica al lector cómo no debe leerse su obra. Al menos, tuvo la elegancia de no decir cómo sí debía leerse. Es inevitable que un creador que se ha esforzado durante años por expresar algo quiera que ese algo llegue nítido y sin ruidos. Para eso están -o deberían estar- las entrevistas y las presentaciones. Pero es repelente darle al lector una guía de lectura.

Quizá Forest quería evitar lo que le pasó a Eugenio Sué en el siglo XIX, que escribió un folletín conservador titulado Los misterios de París que, contra todo pronóstico, encendió los ánimos revolucionarios de las masas. Umberto Eco lo cita como ejemplo clásico de "descodificación aberrante". Esto es, vulgarmente: "No tas enterau, que dice justo lo contrario de lo que tú piensas que dice, membrillo". Algo parecido, a otra escala, le ha pasado a cierta progresía hispana con algunas novelas de Cela, en especial con La familia de Pascual Duarte. Pero es un riesgo que hay que asumir. Uno escribe, dibuja, rueda, ladra o compone. Luego, si puede, lo lanza al aire. Y los demás entienden lo que sus ojos, oídos, traumas de infancia y fantasías eróticas le dejan entender. O lo contrario. Tampoco hay por qué dar las cosas subrayadas y con letreros. Además, creo que a Forest no le sirvió de nada su advertencia. La lectura satírica es una de las muchas posibles que tiene Ici Même, y eso significa que es una obra imponente. Sólo los grandes relatos admiten varias interpretaciones, que rebosan las intenciones de enunciado del autor.

En cualquier caso, Forest puede estar tranquilo: si Ici Même puede leerse a gusto casi 30 años después, es porque no es una simple sátira. La sátira, salvo excepciones, envejece muy rápido y muy mal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

S. del Molino -

Anro: Disfrútalos. Y lo de Cortázar me extraña muchísimo. ¡Si ahora vuelve a estar de moda!
Juan: No sé si lo hablé de este tema hace poco contigo en las jornadas de cómic o con Álvaro Ortiz tomando un apresurado café un día que hizo escala desde Barcelona, pero me parece impresionante hacer tiras cómicas en prensa económica. Los tipos que hacen chistes sobre el IPC y el precio del crudo son dignos de mi admiración. Dicho lo cual, mis obligaciones laborales me impedirán asistir al evento, como a todas las cosas majas que se programan en mi ciudad, y que sólo veo cuando voy a cubrirlas (y así no se disfrutan).

juanroyo -

Hola, os cuento que el día 30 de marzo, viernes, con motivo de la celebración del patrón de la Facultad de Económicas, San Vicente Ferrer, se celebrará en el Salón de Actos a las 12:00 la mesa redonda "El humor gráfico en la prensa económica" que contará con la presencia de Ismael Rumbeu (Empresa Exterior), Rafa Sañudo (La Gaceta de los Negocios), Elisabeth Nogales (El Economista), Gustavo Higuero (Heraldo de Aragón) y Juan Royo (Universidad de Zaragoza) como moderador.

Teneis más info y dibujos en:
http://juanroyo.blogspot.com/2007/03/mesa-redonda-el-humor-grfico-en-la.html

anro -

¡¡¡hey qué potra!!!, mi buen amigo y dueño de la única tienda de cómics de Las Palmas(MOEBIUS) me tenía reservado la semana pasada un paquete con los siguientes títulos: "Ici Meme", "Por qué he matado a Pierre" de Alfred &Oliver Ka, y los ocho tomos de "El árbol que da sombra" de Osamu Tezuca...¿Por donde empiezo?....A propósito tuve ganas de pegar fuego al Corte Inglés porque en toda la sección de libros no había ni un solo ejemplar de Cortazar¡¡¡¡ He tenido que pedirlos por interner a la Casa del Libro de Madrid
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres