Blogia
El Blog de Sergio del Molino

DEBERES DE LITERATURA

DEBERES DE LITERATURA

Por sugerencia de su mayor y mejor aprovechado discípulo en España, he descubierto a Georges Perec, cuyos libros he leído en estos dos últimos meses. En especial éste, Je me souviens (Me acuerdo).

Perec (1936-1982) se adscribe generalmente al nouveau roman, aunque esta etiqueta -como todas las etiquetas- no dice nada ni de él ni de su obra. La corriente llamada literatura potencial sí que se ajusta más a lo que él pretendía, si es que sus pretensiones se pueden sistematizar. La literatura potencial, como su nombre indica, no ofrece textos narrativamente cerrados y completos, sino en potencia: esboza unas guías y boceta unos cuantos pilares para que sea el lector el que complete el asunto. Como un juego, como un pasatiempo, los lectores van incorporándose ellos mismos al discurso hasta llegar a una especie de comunión laica con la humanidad, con esa sensación de que lo que separa a unas personas de otras no es más que un puñado de detalles fugaces y estúpidos.

Je me souviens es un ejercicio literario demoledor por su simplicidad, aunque es un plagio admitido del libro I remember, del pintor estadounidense Joe Brainard. La obra la componen 480 frases que empiezan con "Je me souviens..." que evocan un recuerdo personal de Perec comprendido entre los años 1946 y 1961. Ninguna frase tiene más de diez líneas y ningún recuerdo se justifica ni se aclara su significado. Algunos ejemplos (traducidos torpemente por mí):

"Me acuerdo de que, a mediados de los cincuenta, lo chic consistió, durante algún tiempo, en llevar, en vez de corbatas, lazos de una finura a veces extrema".

"Me acuerdo de que Citroën utilizó la Torre Eiffel para una gigantesca publicidad luminosa".

"Me acuerdo de la ambición de tener un día las 57 variaciones Heinz".

"Me acuerdo de que uno de los tres cerditos se llamana Naf-Naf, pero, ¿y los otros?".

"Me acuerdo de que Los Noctámbulos y El barrio latino, en la calle Champoillon, eran dos teatros".

El efecto del conjunto es brutal, epifánico. Para mí, es como una veta de la que se pueden sacar toneladas de oro literario si se tira de ella. De hecho, un ejercicio que voy a practicar a partir de ahora es hacer mis propios "je me souviens" y guardarlos como una reserva en época de sequía, como germen de futuras historias o detonador explosivo de las que estoy escribiendo. Empezaré ahora mismo, y os invito a hacer lo propio. Recordad las normas: una sola frase, un solo recuerdo por frase y no hay que explicarlo ni adornarlo:

Me acuerdo de que el Lagarto Juancho corría sin mover las manos.

Me acuerdo de las porras de Atilano, que eran más pequeñas que las de otros bares.

Me acuerdo de que Brian May tiene el pelo rizado.

Me acuerdo de los helados Camy.

Me acuerdo de Tete Cohete y de Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y de La familia Trapisonda, una gente que es la monda, aunque este último no es de Ibáñez.

Me acuerdo de que en casa se compraba Diario 16.

Me acuerdo de que no entendía las letras de Radio Futura, y de que sigo sin entenderlas.

Me acuerdo de que las fallas se queman con una traca.

Me acuerdo de que en catalán-valenciano, buzón se dice "bústia", y guisantes, "pessols", aunque todo el mundo diga "busó" y "guisants", y es de mal tono corregirles.

Me acuerdo de que el prota de Al final de la escalera era compositor.

Me acuerdo de que me corregían cuando preguntaba si alguna vez iríamos a Europa, porque ya estábamos en Europa, pero yo no me lo creía.

Me acuerdo de que Miguel Ríos nació en Granada.

Me acuerdo de que, a veces, me bajaba en el metro de Sol, me compraba un gofre con chocolate y, hasta que no me lo terminaba, no cogía otro metro.

Me acuerdo de que me preocupaba engordar.

Me acuerdo de un bar punki que se llamaba Juanita Banana, por delante de cuya puerta a los niños nos daba miedo pasar y donde se escuchaba a un grupo llamado La Polla Records.

Me acuerdo de que Michi Panero solía sentarse a beber cerveza en una terraza de la plaza de Santa Ana.

Me acuerdo de El jovencito Frankenstein.

Me acuerdo de que las camas de El Escorial son muy pequeñas.

 

And so on...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Brian Edward Hyde -

Me acuerdo de la catedral de Granada por dentro
Me acuerdo del sabor a aceite cuando tocaba la trompeta
Me acuerdo de cuando quería ser pintor
Me acuerdo del periódico en la playa con sus suplementos

Interesante, pero ¿da para todo un libro? :0

un desmemoriado -

Me acuerdo de cuando no me acuerdo de nada. O, tal vez, ni tan siquiera de eso...

una de Madrid -

me acuerdo de los chicles Bazoka.
Me acuerdo de los bocadillos de entresijos.
Me acuerdo del olor del pan recien hecho que venia de la tahona de al lado de casa.
Me acuerdo de la casa de Miguel de Ara.
Me acuerdo de un policia municipal.
Me acuerdo de un apartamento en la calle Academia de Madrid.

El Fary -

Me acuerdo de Jonás, que cumplió veinte años en el año 2000.

Me acuerdo de unas bragas sucias.

Me acuerdo de una niña preciosa en el Rastro que no sabía regatear pero lo intentaba.

Me acuerdo de Ava Gardner.

Me acuerdo de las manos grandes de mi padre.

Me acuerdo de un toro enamorado de la luna.

Me acuerdo de una cabina de teléfonos.

jcuartero -

me acuerdo que la mejor manera de disfrutar de "je me souviens" en una cassette que me compré hace años, en la que un actor francés (Sami Frei) monologaba el texto de Perec subido en una bicicleta estática. Me acuerdo que solía quedarme dormido escuchándola

manuel -

me acuerdo de que la familia trapisonda no era una gente, sino un grupito (disculpas por la corrección)
-me acuerdo de que el fary me pidió que usara las máyúsculas
-me acuerdo de que no me gustan las frases que empiezan por "me acuerdo" porque me suenan a preparación para chapa isnufrible acerca de la intimidad de mi interlocutor que, generalmente, no tiene nada que ver conmigo y termina por dejarme igual.
Buenos días.

rotulator -

me acuerdo de la impresión de ver cabezudos con látigo

me acuerdo de llorar cuando vendieron el dos caballos

me acuerdo de los bocadillos de tortilla de patata con mayonesa en el bar amazonas

Anakrix -

Me acuerdo de los cucuruchos de limón de la señora de la Cacales.
Me acuerdo de que engañaba a mi hermana para irme al colegio sin que ella se enfadara.
Me acuerdo del papel pintado del pasillo.
Me acuerdo de los ojos verdes de Sandokan en la tele en blanco y negro.
Me acuerdo del bacalau espirithual de una taberna de Evora.
Me acuerdo del miedo que me dan los petardos y los fuegos artificiales.
Me acuerdo de cómo se escondía el sol detrás de una roca al anochecer en una playa de Huelva.
Me acuerdo de la melena de la abuela Carmen, que siempre llevaba recogida en un moño.
Me acuerdo del sabor de los Palotes de fresa y de los chupa-chups de kojak.
Me acuerdo de lo pequeña que era Paula cuando nació.


Mapis -

Me alegro de que admires a uno de mis escritores favoritos. Si no lo has leído ya, te recomiendo "La vida. Instrucciones de uso". Perfecto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres