Blogia
El Blog de Sergio del Molino

TOMELLOSO 1 - SGAE O

TOMELLOSO 1 - SGAE O

A veces, la Justicia es justa. A veces, alguien con la energía y el tesón que nos faltan a la mayoría logra poner las cosas en su sitio. Aunque sólo sea por un momento y en un ámbito tan pequeñito que sólo puede interpretarse en clave de supervivencia de la dignidad humana.

¿Cómo llamaríais a una organización que fiscaliza a pequeños comerciantes, que mantiene una estrecha connivencia con el poder y que exige a esos comerciantes pagos regulares si no quieren enfrentarse a las consecuencias? Si habéis visto El Padrino, está claro el nombre que tiene eso. Pero aquí, en España, la organización que hace esas cosas no sólo es legal, sino que sus extorsiones al ciudadano (llamadas "canon" y no sé cuántas cosas más) son alentadas y jaleadas desde el Ministerio de Cultura. Pues bien, según cuenta El País, esta organización no siempre se sale con la suya. De vez en cuando, como en las historias de la Mafia, un comerciante se niega a bajar la cerviz y consigue que el capo recule. El dueño de un bar de Tomelloso, Ricardo Alameda, acaba de ganarle un juicio a la todopoderosa SGAE. El juez dice que Ricardo no tiene por qué pagarle un duro a la SGAE y que dejen ya de tocarle las narices. El argumento de Ricardo y del juez es contundente: los discos que pincha Ricardo en su bar son de artistas extranjeros y de circulación minoritaria cuyos derechos de autor no están gestionados por la SGAE. Por tanto, los 120 euros mensuales que la SGAE le reclamaba no iban a ir al bolsillo de esos músicos. ¡Bravo, Ricardo! Espero que otros sigan su ejemplo y le den un corte de mangas al cobrador del frac de turno que la organización les envíe.

Por supuesto, la organización dirigida por el "Don" Teddy Bautista ha dicho que las cosas no van a quedar ahí, y va a presentar un recurso. En él argumentan, textualmente: "Si existe un aparato reproductor de música o televisión en el establecimiento y se prueba que se utiliza estando abierto al público éste, se devengan derechos de autor". Y añaden: "El repertorio de obras gestionadas por la SGAE es irrelevante" (!). Según esta peculiar jurisprudencia, si la posesión del aparato implica pagar derechos de autor, el hecho de que yo compre unos cuchillos debería implicar que pasara unos años en la cárcel preventivamente, porque, aunque yo diga que los quiero para cocinar, siempre me puede dar por usarlos para cargarme al vecino, y ante eso, más vale prevenir y pagar mi deuda penitenciaria por adelantado.

Espero que en 2008 cambie el Ministerio de Cultura y el Gobierno se replantee esta enfermiza relación que tiene con la SGAE, porque algunos ciudadanos estamos francamente hartos de su prepotencia y chulería.

PS: Ahora, también espero pacientemente recibir la carta-tipo de sus servicios jurídicos con la que amedrentan a casi todos los blogueros que osan meterse con ellos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

Brian Edward Hyde -

Tema peliagudo, eh? Veamos, tengo amigos escritores, por ejemplo; también me puedo poner en el pellejo de algún cantante. No obstante, odio que tíos tan forrados como Bustamante, La Oreja de..., Bisbal etc (Ramoncín es caso aparte) me pongan caritas tristes, porque probablemente ellos son los que menos notan el efecto de la piratería. Luego están los pequeños grupos y cantantes, cuyo público sí que compra los discos. Yo escucho muchísima música que me sería imposible comprar; si algo me gusta, lo compro y lo leo, joer, que tampoco está tan mal de precio, pero hay que hacer una selección. Pero claro, si empiezan a incluirnos el dichoso canon según la presunción de culpabilidad... pues me toca más los huevos y me dan más ganas de copiar. Nada, que me alegro por ese comerciante. Espero que sea el primer paso de la mafia de la SGAE

JM -

Estoy con vosotros: yo tampoco compro discos, me descargo la música de internet. Yo lo hago porque soy bastante rata ¿y vosotros?

Pero eso de no reconocer los derechos de los autores me parece una pasada.

Puede que sea cierto que gracias a la SGAE hay gente que tiene un sueldo decente, que no vive en la indigencia, como ocurría antes, pero eso a mí me da igual si me ahorro 10 euros al año. ¿He dicho ya que soy un poco rata? ¿vosotros también?

manuel -

lo mejor que se puede hacer con esos tipejos es ignorarlos. no comprar música, sino descargarla (comprarla directamente a las discográficas, p.ej) no comprar cd´s en tiendas, sino a través de internet (que es mucho más barato y cómodo) y cortarles el grifo al máximo. los autores serán quienes pongan a la sgae en su sitio. no nos hacen falta y a los autores tampoco.

Anakrix -

Deberíamos querellarnos todos. ¿Por qué tengo que pagar a la SGAE por comprar un CD para grabar las fotos de mis últimas vacaciones o uninforme de mi empresa? Esta organización se pasa por el forro de la chaqueta la presunción de inocencia y nos trata a todos como presuntos culpables. Ya es hora de que la Justica empiece a pararle los pies, porque lo suyo es de vergüenza...

Severiano -

No es el único caso. El pasado mes de abril un Jazz-Bar salmantino, el Birdland, ganó un pleito a la SGAE, y por tanto no pagar el canon, porque el bar consiguió demostrar que toda la música que ponen está bajada de la red, de sitios con licencia libre. De hecho, el juez reconoce que el Birdland carece de aparatos musicales convencionales, sólo tiene un ordenador.

Más info aquí: http://derecho-internet.org/node/406
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres