Blogia
El Blog de Sergio del Molino

PASTORAL, DE ÁNGEL GRACIA

PASTORAL, DE ÁNGEL GRACIA

"Escribir sobre mi familia es escribirme a mí mismo una larga carta que me cuenta o me explica de dónde vengo, quiénes me hicieron posible, una carta que voy leyendo mientras escribo". Y escribiéndose a sí mismo, como él dice en este pasaje del libro, Ángel Gracia nos ha escrito a los demás una preciosa novela de iniciación. Preciosa, no preciosista, como algún prejuicioso puede pensar si conoce los antecedentes poéticos del autor. "Pastoral" está hecha de una prosa tan austera y comedida como los paisajes en los que transcurre. A veces, son los poetas, que conocen el poder estético de la palabra mejor que nadie, quienes dan una lección de sencillez y contención a los escritores obsesionados por "escribir bonito".

"Pastoral" (Premio de Narrativa de la Universidad de Zaragoza 2006, editada ahora por Prames) es la primera incursión del poeta zaragozano Ángel Gracia (1970) en la prosa, después de publicar cuatro poemarios en los que los vientos y las ruinas de la estepa aragonesa están tan presentes como en este libro.

Esta vez, en las poco más de cien páginas que componen "Pastoral", su narrador, un yo autobiográfico -con los límites y licencias que sólo los íntimos del autor descubrirán- se sumerge en el paisaje de sus antepasados, pastores de las tierras de Cariñena, tratando de asimilar su legado y toda su vida anterior, e intentando aplazar al mismo tiempo la inevitable toma de decisión sobre el rumbo que va a seguir su vida cuando el paréntesis del verano se cierre.

El protagonista acaba de terminar sus estudios universitarios en Jena (Alemania), donde ha disfrutado de una beca Erasmus y se ha dejado fascinar por el espíritu del poeta Hölderlin, cuya locura y soledad generan una fuerte corriente de empatía en el narrador. Al regresar a Zaragoza, se encuentra con que su abuelo acaba de fallecer. Así, lejos de la acogedora tutela de la universidad y roto el eslabón que le encadenaba con más fuerza a su infancia y a sus raíces, el protagonista se encuentra -quizá por primera vez en su vida- solo.

Por eso, y siguiendo las enseñanzas confucionistas que ha aprendido en Alemania, decide recorrer en bicicleta Longares, Muel, Cariñena y el resto de pueblos en los que reposa la memoria de su familia. Sin concesiones a una nostalgia ñoña que podría brotar como la mala hierba en los sembrados, Gracia se asoma a los abismos del yo mostrando sólo el borde, dejando que el lector se impregne por todo lo que no se dice, y complete un relato que rara vez pasa del nivel descriptivo y que apenas sí se permite alguna que otra disertación ensayística. Los huevos con chorizo que sirven unas rusas en un bar, la broma socarrona de un ciclista en una cafetería de Muel, la mirada de una prima soltera en una vieja casona de pueblo o la comilona pantagruélica que celebra el protagonista con su mejor amigo en un mesón son destellos que indican al lector dónde debe buscar el filón.

En ese sentido, la brevedad es una baza técnica imbatible que sitúa el libro en una zona híbrida. "Pastoral" puede ser una novela corta lo mismo que un cuento largo, pero no creo que acotar el género influya en la lectura, que transcurre ante los ojos placentera y, a ratos, reveladora, como un aforismo de Confucio.

**Reseña publicada en el suplemento Artes y Letras de Heraldo de Aragón. Ángel Gracia, además de escribir, lleva la programación del Fórum de la Fnac de Zaragoza, y desde su cargo cometió el error de proponerme un par de veces presentar unos libros. Obviamente, los actos constituyeron un fracaso de público que podría haberse calificado de bochornoso si servidor supiera lo que es la vergüenza. Así que -muy sabiamente, visto lo visto- Ángel siempre opta por presentadores con más gancho.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

34 comentarios

maria marteles aznar -

Hola!! estoy haciendo 1º de filología inglesa en la Universidad de Zaragoza y estoy haciendo un estudio sobre la novela Pastoral de Angel Gracia. Tengo que exponer un tema de la novela desde un punto de vista literario, y había pensado como posible el espacio en la vida del protagonista o también la muerte de un ser querido como detonante de la madurez. ¿podrías sugerirme como enfocarlos o incluso otro tema q sería interesante tratar?
gracias

Javier Encabo -

Tienes razón Sergio. Cuando hablabas de Biel como cacique no lo hacías con intención de insultarle sino de describirle. Pero lo que me gusta es que lo hagas sin esconderte.

S. del Molino -

yo no insulto ni a Biel ni a nadie, Javier. Expreso mi opinión sobre su figura y lo que representa.
Sólo comento la lamentable situación de clientelismo y chanchulleos atávicos que permiten que Aragón esté gobernado desde hace 30 años por una fuerza sin respaldo de votos -especialmente en Zaragoza, donde ya se ha visto el arraigo que tiene: cosa normal, dado que es un partido que desprecia a la capital- y que, en circunstancias democráticas saneadas, sería absolutamente marginal. ¿Veis como también sé hablar de política?

Javier Encabo -

Cuando yo empleo "cultura aragonesa" es sólo una manera de referirme a las cosas de aquí, sin más pretensiones. Lo de Sergio me parece muy valiente y honesto: insulta a Biel a cara descubierta. Y oye Javivi, una curiosidad, ¿tú no serás Mainer o un primo de Mainer no? (es broma eh, no te soliviantes)

Javivi -

¿¡Que!? A B...B...Biiiiel no lo toques. Peores caciques y peores capos tenemos en esta Comunidad. Otrosí: como decía el maestro J.J. Carreras, ¿eso de "cultura aragonesa" no es un poco oxímoron? ¿Es el también maestro Mainer un representante de la cultura aragonesa, o de la cultura sin más, sin adjetivos? Su libro con Juliá, ¿es mitad aragonés y mitad gallego? Lo digo porque ha salido su nombre, y a él sí, le tengo una enorme envidia y una tremenda admiración. Las merece.

S. del Molino -

Lo siento, ese señor me pone enfermo. Odio -por ponerme fino- el caciquismo que permite que una fuerza sin base social y con cuatro votos mal contados gobierne todos los resortes fundamentales de la Comunidad.

Enrique -

Hombre, Sergio, ya que lo citas, a mí no me importaría hablar un poquito del inefable José Ángel Biel...

Javier Encabo -

Javivi, aun a riesgo de que los machaques: te recomiendo La llave maestra de Sánchez Vidal y Tramas, libros, nombres, de Mainer. Y recuerda que lo de Andalán lo nombraste tú. Y ya te dije que no tenía ni idea de eso. También me he dado cuenta de que aquí os conocéis todos pero no mucho ni bien. Y la peste a envidia es más o menos la misma que en todos los sitios. Y gracias por lo de Rosendo. Yo sí que acepto las buenas recomendaciones de desconocidos.

S. del Molino -

Sí, hombre, para que paséis de Rosendo y os pongáis a discutir sobre Biel o sobre la Dolores de Calatayud.

Javivi -

Bueno. En un año en Zaragoza ya sabes de S. Vidal, de Mainer, de Andalán (habrás ido a alguna hemeroteca, supongo)... ¿y no te has dado cuenta que aquí nos conocemos todos? Otra cosa: no acepto chucherías, ni consejos, de desconocidos: guárdatelos. Así como tus apreciaciones "éticas". Vale.
Sergio: ¿por qué no le dedicas otro post a Rosendo, que acaba de sacar disco, y habrá de nuevo unanimidad? Aunque siempre habrá alguno que en su comentario saque a relucir su admiración por Bisbal...

S. del Molino -

Bueno, lo peor, relativamente. Yo es lo único que he sacado en claro de esta discusión tan tonta. ¡Imagínate si encima hay sexo de por medio!
Y Javier, por favor, no te sientas cohibido para comentar aquí lo que te plazca, hombre. Muchas gracias por leerme (se me suben los colores, oig).

Enrique -

Lo peor de todo esto es que al final no han entrado las ex-novias y las fans de Luis Alegre a hacer comentarios... Por lo menos, todavía...

Javier Encabo -

Sergio, te leo con mucho gusto en el Heraldo y desde que me enteré de que tenías un blog entro en él a menudo. Me gustan tus puntos de vista y estaba seguro de que me iban a interesar tus cosas . Así ha sido. Aquí tú aconsejabas el libro de Ángel Gracia y yo respondía con un descubrimiento mío, por si a alguien le servía de algo igual que lo de Ángel Gracia me servía a mí. Esto es lo bueno de los foros, es como si estuviéramos en una tertulia de amigos que cambian impresiones sobre los más diversos temas. Tú recomiendas algo y yo lo recojo y te recomiendo otra cosa. Tampoco es tan raro. Ha sido la primera vez que me ha dado por entrar en tu foro aunque no sé si me voy a atrever a hacerlo otra vez. Pero te seguiré leyendo con mucha atención.

Otro Sergio -

Venga, vamos a hablar de Ángel. Lamentablemente no pude asistir a la presentación pero estoy seguro de que no defraudará y estará a la altura de su calidad humana. Cuento los días que restan para que la Feria del Libro se inaugure y hacerle pasar un mal rato pidiéndole la firma, jeje...
¡Brindemos por Ángel!
Besos a todos!
sergio Navarro.

S. del Molino -

En lo que a mí respecta, en lo del peligro de los blogs, y aunque siempre me he reservado el derecho de moderar los comentarios, he decidido que, salvo que los comentaristas insten a invadir Polonia y a poner en marcha la "solución final", no voy a meter mano en ellos, aunque recuerdo que el post de arriba hablaba del libro de Ángel Gracia (que sólo parece preocuparme a mí) y que esta polémica sobre Luis Alegre se me escapa por completo. En lo que a mí respecta, no es un tema de este blog.
Y sí, los blogs tienen mucho peligro. Yo ya no puedo acercarme a un bar donde pongan Mago de Oz sin ser linchado... La alternativa sería moderar o cerrar los comentarios, pero ya he dicho que sólo unas circuntancias muy extremas me obligarían a hacer eso. Aunque no lo parezca la mayoría de las veces, somos adultos y racionales, ¿no?

Javier Encabo -

En mi primer comentario dije que llevaba un año viviendo en Zaragoza, que me interesaba la cultura aragonesa y que, de entre todo lo que había conocido, lo que más me había llamado la atención era el trabajo de Luis Alegre. (Te podría nombrar a muchas más gente que me gusta: José Carlos Mainer o Agustín Sánchez Vidal, por ejemplo). Y entonces, para eso, utilicé algunos elogios (no todos los que indicas, por cierto) para demostrar mi entusiasmo. Nada más que eso. Tú podías haber dicho que Luis Alegre te provocaba sarpullidos y yo me hubiera limitado a no compartir tu criterio o a discutirte. Pero lo que hiciste fue asegurar que yo era alguien de su entorno o incluso él mismo. Y es entonces cuando la cosa me parece chunga y me siento agredido. Y claro que yo me escondo de la misma manera que tú. Pero creo que existe una diferencia "ética" bastante grande entre utilizar el anonimato para elogiar que usarlo para insultar. En cuanto a lo de su programa de la tele, no veo muchos por ahí que me entretengan tanto, ni siquiera en las teles nacionales y no entiendo muy bien qué quieres decir con lo del compadreo y el amiguismo. También me doy cuenta de que, pese a que no le soportas, sigues con bastante atención la carrera de Alegre. Yo no tenía ni idea de lo de Andalán ni de lo de Maribel Verdú. Cualquiera diría que eres un fan. Y, si me aceptas el consejo, tomátelo todo con un poco más de humor y menos mala hostia.

Javivi -

Tocayo, vale. Si crees que he difamado o he echado mierda (sobre tí? vamos...), de acuerdo. Es tu opinión. Te vuelvo a decir que yo no saqué a colación al tipo, fuiste tú con tus halagos (asombro... descubrimiento... formidable...maravilloso... sobresaliente... insólito... gran altura... buen amante...lo único negativo que dijiste fue que el tipo "sería el rey", algo que para un republicano es más bien un demérito). Muchos detestamos el compadreo y el amiguismo en la tele pública, y a mí sus crónicas me dan sarpullido ya desde Andalán. Qué le vamos a hacer! Tú tienes el mismo derecho al halago (sin venir a cuento) como yo a que no me guste. Punto. El medio donde se haga (el blog, en este caso) es lo de menos, pues yo estaré "escondido" para criticar, pero también tú lo estás para alabar. Creo que la vara de medir debe ser la misma para todos, sea cual sea su opinión.

Javier Encabo -

Javivi, si tú crees que El apartamento es la peor película de Wilder entonces me creo que te caiga mal Luis Alegre. Me parece muy coherente. En cuanto a lo de lameculos, no sé, pero creo que lo que pasa es que Alegre tiene muchos amigos a los que, en las entrevistas, les trata como eso, como amigos, algo que le permite sacar de ellos lo que de otra manera sería imposible. De todos modos, Sergio, qué peligro tienen los blogs. Javivi ha echado mierda sobre Luis Alegre y sobre mí mismo. Una cosa es que Alegre haya escogido someterse a la exposición pública y otra es que alguien, escondido en un blog, le difame así, por la cara.Chungo.

Javivi -

Eso. Es que, chico, no soporto a los lameculos, sobre todo si tienen programa en la tele pública (me gusta eso de ponerme demagogo y decir que "la pago con mis impuestos"...). A ver si me leo el libro sobre la (peor) peli de Wilder pues!
Abrazos a tutti quanti.
Cómo eres, Penélope...Ja-Ja-Ja

Fan de Luis Alegre -

maRICON DEJA YA ALUIS ALEGRE DE UNA PUTA VEZ HIJO PUTA METETE TODO POR LA PUTA BOCA . ARRIVA LUIS;CABRONESSSSSS

PD: Margarett vete a la MIERDA

S. del Molino -

Javier, por dios, piropea a quien te dé la gana.

Lo único que no tolero en este blog es que se insulte y amenace (como ha pasado con otros personajes), pero la opinión que cada cual tiene sobre los que, por su trabajo, han escogido someterse a la exposición pública es libre. Cuando uno tiene un trabajo que presenta al público, siempre se encontrará con admiradores y con detractores. Yo no voy a entrar al trapo ni del favor ni del contra, pero tampoco voy a cortarle las alas ni a los críticos ni a los admiradores. El comentario que hice sobre las novias sólo pretendía ser simpático.

Por norma de mínima cortesía, si sigues este blog, habrás podido comprobar que apenas hablo de la vida cultural aragonesa, salvo en términos genéricos o esporádicamente, mencionando a algún amiguete. No es desapego ni desinterés hacia la cultura local. Simplemente, hay otras bitácoras que la tratan muy bien, y yo no me siento cómodo hablando de algo de lo que soy juez y parte al tiempo. Mi opinión no aportaría nada, y ya publico bastante en el diario donde echo las tardes (siempre periodísticamente, sin tono predicante).

Pero, por favor, vosotros no os cortéis y expresad vuestras opiniones con la más absoluta libertad. Eso sí, procurad no morderos ni tiraros del pelo, que somos gente dialogante y civilizada.

francisco alegre -

..y olé, francisco alegre y olá.
...al menos yo tengo un pasodoble.
(cielos! las minúsculas me han delatado!!)

Javier Encabo -

Me aburre muchísimo pelear en este plan así que paso. Pero te digo algo Sergio. Me lo voy a pensar la próxima vez que me entren ganas de piropear a alguien porque veo que es la manera más fácil de que se metan con él.Y te haré caso Javivi. Me pillaré ese libro. Y si me aceptas otro consejo, te sugiero el libro de Luis Alegre sobre "El apartamento", la película de Billy Wilder. Y no te enfurruñes, hombre, que la vida es muy corta y muy jodida como para andar por ahí dándole hostias a la gente.

S. del Molino Barman -

Ey, a pelear, os vais a la fucking street. No me rompais la vajilla.

Javivi -

Gracias. No tienes ni idea de cómo voy yo por la vida. Pero puestos a dar consejos, yo también tengo uno: intenta leerte el libro de Alegre sobre Maribel Verdú y luego me dices lo buen escritor que es, y lo humilde, y lo poco que se lo cree.

Javier Encabo -

Sergio, sí, la verdad es que "en provincias" uno se lo puede pasar muy bien pero también parece que aquí el elogio y la admiración se pone bajo sospecha más que en otros sitios. Javivi, te juro que no conozco a Luis Alegre más que por su trabajo. Te juro que me divierte y te juro que si es verdad lo de las amantes ya me empieza a caer un poco peor. De todos modos, yo te recomendaría que no fueras así por la vida porque igual te la acabas amargando.

ENRIQUE -

Querido Javivi, no pretendo entablar guerra alguna en torno a Luis Alegre. Ciertamente, no estaba entre mis planes del día. Dije lo de "envidioso" con un pretendido sentido del humor, que quizás las ondas blogueras -o, más probablemente, yo mismo- no supieron expresar. Lo único que puedo decirte es que yo no soy Luis Alegre, ni tengo el gusto de conocerlo personalmente. No me importaría, sin embargo, dado que me parece un tío simpático. Cosa que a ti, desde luego, no. Un abrazo. Oye, ¿y si Luisico te llevara a su... reservado?

Javivi -

Para nada. Me dan exactamente igual las exnovias de nadie, y el personaje ese del que habláis me aburre soberanamente. Sólo he dicho que o uno de los dos, o los dos comentarios, son o del susodicho o de algún amigo suyo. Canta a kilómetros (asombro... descubrimiento... formidable...maravilloso... sobresaliente... insólito... gran altura... buen amante...). Sobre todo, por cómo se saca a colación: sin que tenga nada que ver. Puzza (apesta). ¿Demasiado tiempo de vida de este blog sin que apareciese el tal Alegre, tal vez?

ENRIQUE -

¡Qué envidioso!

Javivi -

Creo que en el mundo internetero se llama "troll" a quien escribe de sí mismo con identidades falsas, no?
Che puzza...

ENRIQUE -

Efectivamente, estoy de acuerdo. Pero, por lo visto, algo tiene Luis Alegre que no tenemos ni tú ni yo... No quiero pensar que puede ser. He vivido la situación un par de veces en el blog de Antón Castro: cada vez que se trae a Luis Alegre a colación, corren ríos de tinta bloguera derramados por amores pasados y candidatas de futuro. Ve preparando el cedazo censor!

S. del Molino -

No, por Dios! Como esto se llene de ex novias de Luis Alegre, modero los comentarios, porque las únicas ex novias que permito por aquí son las mías, y deberían escribir para ponerme a parir, no para decir lo guay que era (no hay nada más extraño que una ex diciendo que eres la hostia. Los ex novios han de despreciarse como es de ley, si no, seguirían siendo novios, digo yo).

Por cierto, Javier, bienvenido a Zaragoza. Ya verás que en "provincias" ("en autonomías" no suena igual de carpetovetónico) también se lo puede pasar uno muy bien.

ENRIQUE -

Sí, y para colmo ahora empezarán a entrar ex-novias suyas diciendo lo buen amante que es y tías que querrían ser sus novias y ex-novias diciendo lo que les pone. Ya verás. Al tiempo... Bienvenido a Zaragoza.

Javier Encabo -

Soy madrileño. Llevo un año viviendo en Zaragoza y me interesa mucho el mundo de la cultura. Leo los blogs de la gente de aquí y el tuyo es uno de los que más me gustan. Me fío de tu criterio y eso va a hacer que me compre Pastoral. De todos modos, te cuento mi mayor asombro, mi mayor descubrimiento desde que estoy en Zaragoza: Luis Alegre. Tiene un formidable programa en Aragón Televisión, escribe de maravilla, es un tertuliano de radio sobresaliente y ha codirigido con David Trueba una de las cosas más insólitas que he visto en mucho tiempo, "La silla de Fernando". Él mismo es un personaje de gran altura. Si este hombre viviera y trabajara en Madrid sería el rey.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres