Blogia
El Blog de Sergio del Molino

LA MUGRE DE LA HISTORIA

LA MUGRE DE LA HISTORIA

Hablando de geografías, colonialismos residuales y tonterías varias, me encontré ayer con la columna tumbada de Maruja Torres en El País (que, en un alarde de genio singular, tituló "Ano-polis": guau, Maruja, qué hallazgo culero). La columna me importó más bien poco, pero, como a Mafalda, me dio por pensar en Israel y Palestina y en otras muchas poblemáticas nacionales.

Creo que muchos nacionalismos de corte clásico generan una paradoja: quieren restituir la historia ignorando la propia historia. Identifican un punto de quiebra -la ocupación de su civilización por parte de otra- y quieren volver a la situación anterior en la que la cultura impuesta no existía. Sin embargo, eliminar esa cultura dominante implica en buena medida falsear y transformar la realidad actual, pues esa cultura -impuesta o no- se ha asimilado y asentado en el lugar. Vamos, que se podrá pensar lo que se quiera de la fundación del Estado de Israel y de su actuación posterior, pero lo cierto es que existe y que ya hay varias generaciones de israelíes nacidas allí, y esa tierra es tan suya como de los palestinos, por lo que la solución debe incluirles: echarles al mar sería tan injusto como los campamentos de refugiados palestinos de ahora.

Acercándonos más a nuestra realidad, podemos lamentar todo lo que queramos la casi desaparición de la lengua aragonesa y la castellanización de Aragón, pero la historia es la que es y hay que vivir con ella. La única estrategia inteligente, incluso desde un punto de vista nacionalista, es concluir que una sociedad es el resultado de su historia, de toda su historia, y que el único futuro que no tiene visos de convertirse en pesadilla es el que se construye teniendo en cuenta ese crisol, asimilando incluso lo que fue impuesto a sangre y fuego, pero que está ahí y no se puede borrar.

Los argentinos, siempre preocupados por estos temas, llevan unos años inmersos en una ebullición cultural tremenda, de la que seguro que se hablará en el futuro como una edad de oro de la creación. El corralito de 2001 ha supuesto un punto de inflexión brutal que les ha obligado a remirarse su obligo porteño. Ahí están escritores como Rodrigo Fresán o Carlos Gamerro, que han despuntado ahora, pero sobre todo está el tango, que ha sido redescubierto por una juventud perdida. Los músicos argentinos más jóvenes e inquietos han buceado en su herencia, la han asimilado sin prejuicios y se han empapado de toda la suciedad de su historia. No se trata del falso mestizaje ni de un criollismo rancio, sino de la búsqueda de lo que uno es como ser social. Han cogido el tango, asumiéndolo como fruto de una historia concreta -no como esencia inmutable de nada- y lo han tomado como base para construir su propia historia. La del presente y la del futuro que quieren.

Eso hace Bajofondo Tangoclub, que acaba de sacar nuevo disco, Mar Dulce: no es una reinvención del tango, sino la música que necesita una generación desquiciada. Quizá este segundo álbum sea mucho más flojo que el primero (lo es: a mí me ha decepcionado un poco), que me impresionó mucho. Les vi en Buenos Aires y me impactaron un montón, pero me impactó mucho más la conexión que tenían con su público. Bajofondo ha tocado algo muy hondo del alma argentina, si es que los pueblos tienen alma, y creo que es porque han sabido asimilar su cultura sin mitos ni utopías, con toda la mugre que trae la historia, que es mucha. Quizá sería una buena forma de empezar a debatir sobre la memoria y de hablar en serio sobre algunas cosas serias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

24 comentarios

Javier López Clemente -

El primer disco de Bajofondo llegó a mi casa como un cañón. Perfecta sincronía entre los ritmos tangueros y las nuevas formas musicales oxigenadas por el ritmo de los bits. En esas combinaciones es fácil fracasar porque la mezcla justa y exacta de los elementos es la clave, conjugar tradición con novedad y, sin lugar a dudas, Bajofondo lo logra en su primer disco, de este segundo hablaremos cuando me lleguen los posibles.

Salu2 Córneos.

S. del Molino -

¿Importado? ¿Como si hubiera pasado por aduana?
Y si no eres de hoy debes de ser un fantasma.

selena -

Oye me sergio ¿que es ser gente de hoy?
Yo hoy me he asomado a la ventana y he visto algo de gente, te refieres a como si vas a comprar el pan y dices,
es de hoy?
Y eso no?
Me lias eres demasiado importado en tu sencillez para mi,
y es que yo no soy de hoy! aghhhh

S. del Molino -

Bajofondo no tiene nada que ver ni con el baile ni con los tópicos tangueros. Es otra cosa completamente distinta, nada que ver con tipos macarras engominados embutidos en un traje a rallas. En serio, escucha el primer disco: es música de hoy para gente de hoy, sin esnobismos ni imposturas.

Javivi -

Chico, y a mí que el tango me aburre soberanamente... Ver bailar es un pestiño, ver un concierto de música tanguera suele ser soporifero, y toda la parafernalia cultural, barriobajera, etc etc etc (y el etc es largo) que ahora lo rodea me parece de un insoportable esnobismo de planta joven del Corte Inglés (me estoy refiriendo, claro está, al tango en Europa). Lo juro: el próximo concierto de tangos al que vaya será el que de Gardel en los infiernos, en su gira de regreso.

S. del Molino -

Yo creo que no es ni codo ni culo, sino lorza de Maradona al salir de desintoxicación.

selena -

total que uno te ha preguntado si la foto que has puesto es codo o culo y no se lo has contestado, pues yo tambien qusiera saberlo aparte que eres un proisraelita enloquecido y lo matizo : enloquecido!!
bueno es cara o codo o culo

malas cartas -

Lo de la asimilación ¿suele implicar la adopción de la cultura dominante por parte de la dominada, y la desaparición de ésta última? Cuando se habla, por ejemplo, de la "asimilación" de los gitanos no se habla de respetar su identidad cómo pueblo dentro de nuestra sociedad, sino que sean cómo los payos, que dejen de ser gitanos.

S. del Molino -

A ver, qué pereza. Creo que decir que la tierra es tan de unos como de otros no implica dar por buena la situación actual ni el injusto sesgo religioso del Estado de Israel (el Estado y la religión deberían ser cosas separadas, ¿no?). Sólo digo que están allí, y que la solución les debe incluir a ellos. Si hablo de solución es que hay un problema o varios, y si hay un problema es que la situación actual debería ser inaceptable, y de hecho lo es.

Por favor, notad que no he añadido absolutamente nada a lo que he dicho en el texto de arriba. Estoy dispuesto a debatir, pero aportando cosas nuevas, no repitiendo constantemente lo mismo con distintas palabras.

malas cartas -

ah bueno, y el matiz para que no haya malinterpretaciones. Yo tampoco te estoy atribuyendo un discurso pro-israelí, estoy de acuerdo contigo en que la tierra es tan de unos cómo de otros, precisamente por eso pienso que el estado de Israel, concebido como un estado judío, hace de esa tierra más de unos que de otros.

malas cartas -

Supongo que yo también sufro de "descodificación aberrante"
pero tampoco entiendo muy bien la línea de argumentación
que sigues, en concreto con esta frase:
"se podrá pensar lo que se quiera de la fundación del Estado de Israel y de su actuación posterior, pero lo cierto es que existe y
que ya hay varias generaciones de israelíes nacidas allí".
Los afrikaans llevan varias generaciones viviendo en el sur de África, sin duda tienen derecho a estar allí,
ya qué son tan africanos como los zulúes o los suazis.
Otra cosa es que eso les dé derecho a crear un estado segregacionista, que limite los derechos de los otros pueblos
qué también tienen derecho a vivir allí (La república de sudáfrica del apartheid, cómo el estado de Israel, también existía) . O sea qué una cosa es el derecho que tenga el pueblo judío para estar allí, que indudablemente
lo tiene y otra cosa es el derecho que tengan para crear un estado judío segregacionista.

hatori hanzo -

Vaya creo que al leer la frase
"esa tierra es tan suya como la de los palestinos", ese artículo
"la" me ha confundido y he entendido lo contrario de lo que queriás expresar.

hatori hanzo -

No te atribuyo un discurso "pro-israelí". La parte con la que no estoy de acuerdo es "esa tierra es tan suya como la de los palestinos".
Esa frase es tuya, sin "decodificarla aberrantemente", y es con la que no estoy de acuerdo.
Separas la tierra de los "israelies" de la de los palestinos, cuando hasta 1949, los palestinos vivian en lo que es el actual estado de Israel. De hecho un 20 % de los israelies son de origen árabe (palestinos), pero aunque esa tierra también es suya viven en un estado que se declara judío, no israelí.
Es decir, que yo no veo que los palestinos, israelies o no, tengan el mismo derecho a su tierra, que los israelíes judíos, más que nada por que buena parte de lo que era su tierra es ahora parte del estado de israel.

S. del Molino -

Como dice Chorche, la matización es importante, pero pasarse la vida matizando y explicando lo que uno escribe es agotador. Si quieres atribuirme un discurso proisraelí que no se deduce de lo que he dicho, estupendo, lee lo que te dé la gana. Hay una cosa que Umberto Eco llamaba "descodificación aberrante". Coloquialmente se llama estar a la que salta o ver cosas donde no las hay.

¿No sabes por qué considero que es tan de unos como de otros? Lo explico en el post.

hatori hanzo -

si esa tierra es, como afirmas, tanto de unos como de otros, Israel
no puede existir como un estado judío para los judíos, sino como un estado para todos los israelíes sean judíos, árabes o drusos.

hatori hanzo -

No se porque dices que es tan de unos como de los otros; cualquier judío o descendiente de judíos
del mundo puede adquirir la nacionalidad israelí por el hecho de ser judío (ley de retorno), no existe el mismo derecho para los no judíos. Es más, si yo me convirtiera al judaismo tendría derecho a la nacionalidad israelí, un arabe palestino exiliado en 1948 no tendría el mismo derecho.
Ahora mismo una persona no-judía pero nieta de judíos tiene derecho a estar allí, si es nieto o hijo de no-judíos que hubiesen vivido en palestina antes de crearse el estado de Israel no, si la persona no es judía pero sus padres o abuelos lo eran tiene derecho a estar allí, si es judío converso no.
PD- Israel se declara estado judío, pese a que un 25 % de su población no lo es (árabes en su mayor parte de religión cristiana o musulmana)y son israelíes (también se quedaron allí). Tendrán los mismos derechos y llevarán varias generaciones allí, como dices tú, pero viven en un estado judío, no en un estado israelí.

Motos -

Lo de la foto... ¿es culo o codo?

Chorche -

Por eso, por eso...la matización es importante ;)

S. del Molino -

No, Ana, no está colgado. La relación de Heraldo con internet no es muy buena y sólo ha salido en papel. Pero en los próximos días lo colgaré en este blog.

Ana M. -

qué bien, sergio, no sabía que tuvieras blog, hasta aquí me ha traído San Google buscando el reportaje de los 22. en la edición digital del heraldo no está colgado, ¿verdad?

¡un saludo!

anro -

Sergio, un toque de sombrero por todo lo que dices y por el comentario posterior.

S. del Molino -

Por dios, a lo mejor me he explicado muy mal. Claro que hay nacionalistas inteligentes, y claro que no le voy a poner ni un pero a quien quiera hablar en la lengua que le plazca, sea la suya materna o no. Y faltaría más, que los hablantes de aragonés y de catalán no sólo se sientan libres para hablar y escribir en sus lenguas, sino que la administración aragonesa las haga visibles. Faltaría más. Per diverses circunstàncies, el català també és la meva llengua. Aixó no té res a veure amb la política.
Ni con la marcha de los tiempos. Lo mío iba por otro sitio: que hay que jugar con lo que se tiene, con todos los elementos, y saber utilizarlos como plataforma para intentar (con)vivir mejor entre nosotros. Por eso, yo creo que sólo un nacionalista muy involucionista y cerril puede proponer a estas alturas, por ejemplo, borrar la herencia castellana de Cataluña, cuando, después de tantos siglos, se ha integrado perfectamente en su cultura. Habrá que jugar con ella también, incluso desde un punto de vista nacionalista.

Chorche -

respecto al tema aragonés...Yo siempre he pensado que no tiene nada que ver la lengua con la política. No es mi caso, desde luego, pero conozco y es normal que hablen aragonés gentes no nacionalistas. Hay que ser conscientes de la realidad, sin duda, pero de alguna manera habrá que proteger los derechos de los hablantes, no?. También podemos exterminarlos a sangre y fuego. A esos, y a los que hablan catalán en Aragón. Por lo demás...nihil novum sub sole. Incluso hay nacionalistas inteligentes, fíjate tú, aunque sean todos los intelectuales españoles esos que van a los toros, porque "es lo nuestro". :P

Cide -

Fantástico artículo. Gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres