Blogia
El Blog de Sergio del Molino

ENCUENTROS EN EL FIN DEL MUNDO

ENCUENTROS EN EL FIN DEL MUNDO

Como parte de su absurdo e interminable itinerario, el avión hace escala en Usuahia, la ciudad del fin del mundo, en Tierra de Fuego. Es literalmente así: la población más austral del planeta, en el estrecho de Magallanes. Más al sur, sólo queda la Antártida, y precisamente en su puerto se arman las flotas de expediciones científicas que van al continente helado. Esperamos distraidos, hasta que Cris me dice: "Mira, ese chico se parece a Luis. Y esa chica a Helga... ¡Anda, si son Luis y Helga!". 

¿Qué posibilidades hay de encontrarse con alguien en la última ciudad del planeta, en lo que literalmente es el último confín? ¿Y de que esos "alguien" sean dos compañeros de trabajo (bueno, ella, ex compañera, aunque sigue colaborando con nosotros en el suplemento) en viaje de novios por Argentina? El mundo no es un pañuelo, sino la esquina llena de mocos de un pañuelo. Y nosotros somos los mocos, claro, tropezándonos constantemente entre nosotros. Sé que la imagen es muy burda, pero estoy recién levantado después de que volviéramos a Buenos Aires de madrugada, y arrastro todavía el atontamiento del avión.

Vamos a El Calafate, un enclave en medio de la nada patagónica, muy cerquita de la frontera con Chile y de Punta Arenas, a la entrada del Parque Nacional de los Glaciares, que es nuestro objetivo. En El Calafate no hay mucho que hacer ni que ver. Es un montón de hoteles y restaurantes crecidos a la sombra de la fama del Perito Moreno, la inenarrable masa de hielo de 60 metros de alto y varios kilómetros de largo.

Por supuesto, matamos el tiempo en El Calafate descubriendo las absurdeces del lugar, y acabamos cenando los cuatro en un restaurante (fetén, por cierto) que se vanagloriaba en la carta de haber sido elegido por el rey de España para probar el world famous cordero patagónico. Cenamos junto a unos hambrientos montañeros vascos dispuestos a saquear las existencias del local.

Contaría más cosas, pero ahora no tengo tiempo de más. Sólo quería dejar el testimonio fotográfico de este encuentro en el fin del mundo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Anakrix -

A mí tanta coincidencia empieza a darme miedo!!! je, je

Helga -

TOMA YA! Los círculos se cierran... jajajaja

monicat -

el mundo es un pañuelo, e internet, por extensión, lo mismo. Visitando este blog (entro de forma habitual), me encuentro con mi compi de departamento Helga en una foto!
compi que ya está aquí, en la mesa de enfrente, recien "vuelta" de su viaje Argentina.
:-)

Helga -

Pues ya salimos guapos en la foto, jeje... No te olvides de que todos teníamos la fila 4 del mismo avión!!!! Y en el caso de las chicas, como dijo Cristina, "de Tarazona al fin del mundo"... :-)
Andamos apurando las últimas horas en Buenos Aires, pronto se acaba lo bueno. Y también añadimos El Calafate a la lista de sitios "marcianos" por los que hemos pasado. Un auténtico placer de coincidencia!!! Nos vemos en Zaragoza!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres