Blogia
El Blog de Sergio del Molino

PÉREZ-REVERTE DESCUBRE EL HEAVY METAL

De vuelta en el lado de acá, con el coxis todavía dolorido por el maltrato al viajero gentileza de Iberia (más de 12 horas de retraso a la salida de Buenos Aires: casi lloro de la emoción cuando embarcamos), intento acostumbrarme al frío y preparo mi mente para los días familiares que vienen. Puesta al día y reincorporación a la rutina. Repaso papeles de estos días pasados, buscando inspiración en la actualidad desactualizada para llenar los próximos suplementos, y me doy de bruces con el artículo del XL Semanal que Pérez-Reverte usa como escupidera.

Un par de páginas antes, en la sección de cartas de esa misma revista, una profesora de literatura escribe una encendida y furoruterina proclama a favor del papá de Alatriste. Dice que le lee los artículos a sus alumnos y que éstos se sorprenden al escuchar semejante lenguaje en su boca, tan cuidada y casta de su natural. Sí que debe de resultar curioso escuchar a una comedida y apocada maestra declamar emocionada frases como "este puto país de maricones" y otros estilizados hallazgos perezrevertianos. De verdad: ¿la Ley Orgánica de Educación no prevé que puedan retirar de la docencia a quienes torturan a sus alumnos de esa forma?

El caso es que nuestro caballero español ha descubierto el heavy metal, y como cree que sus prejuicios de camionero putero son compartidos por la hispanidad entera, nos hace partícipes de su hallazgo para que nosotros, oh, pobres y afeminados alfeñiques, podamos solazarnos también con su viril desparrame. Ojo a esta profunda reflexión trufada de sugerencias: "De toda la vida me cayeron mejor esos cenutrios largando escupitajos sobre todo cristo que los triunfitos relamidos, clónicos y saltarines, tan rubios, morenos, rizados y relucientes ellos, tan chochidesnatadas ellas, con sus megapijerías, sus exclusivas de tomate y papel cuché, y toda esa chorrez envasada en plástico y al vacío. Al menos, concluí siempre, los metaleros tienen rabia y tienen huevos, y aunque a veces tengan la pinza suelta y hecha un carajal, éste suele ser de cosas, ideas, fe o cólera que les dan la brasa y los remueven, y no de cuántas plazas será el garaje de la casa que comprarán en Miami cuando triunfen y puedan decir vacuas gilipolleces en la tele como Ricky, como Paulina, como Enrique". Sí, señor: dónde estén unas buenas hostias que se quiten los soufflés.

Es normal que a Pérez-Reverte le guste el heavy, pero no porque la expresión "cenutrios largando escupitajos sobre todo cristo" describa bastante bien su labor seudoperiodística semanal, sino porque los músicos metaleros y él se mueven en planos discursivos parecidos y utilizan las mismas estrategias. Sin generalizar, of course, que en todo hay excepciones. Lo sé bien, porque me he quedado afónico más de una vez berreando canciones de Obús con algún amigo a las cuatro de la mañana, para desgracia de los vecinos de las calles por las que zigzagueábamos.

Cosas en común entre la literatura (¿literatura?) de Pérez-Reverte y el heavy más heavy:

-Las dos intentan apabullar a su público con una falsa apariencia de complejidad llena de referencias cruzadas seudocultas que sólo están ahí para esconder una estructura ramplona, vacua y carente de imaginación. Vamos, como los rebozados de los bares de tapas y las pretenciosas salsas de los malos restaurantes, que están ahí para disimular la dudosa calidad y frescura de las viandas.

-Las dos se muestran aparentemente agresivas y transgresoras, cuando en realidad remiten a estereotipos muy manidos para el consumo rápido y la fácil asimilación de un público conservador y acomodaticio.

-Las dos se mueven en registros muy codificados e inamovibles, en fórmulas cerradas que no admiten grandes variaciones y son altamente previsibles y repetitivas. Es más: su público suele premiar la reiteración (que interpreta como fidelidad a un ideario o a unas raíces) y penaliza la innovación y la búsqueda creativas. Por eso, cuando un músico heavy se atreve a salirse de la vía y poner a prueba sus dotes compositivas y sus inquietudes musicales, inmediatamente es linchado por la muchachada, que le destierra y le acusa de traidor. Los lectores de Pérez-Reverte también esperan lo mismo de él. Si don Arturo les fuera con un libro parecido a los de Georges Perec -suponiendo que el señor de Alfaguara se lo pasase-, les saldría humo por las orejas y se sentirían burlados (o porculizados, por decirlo con palabras de nuestro académico de la lengua).

-Las dos exhiben un resentimiento patológico: sus autores tienden a sentirse incomprendidos, outsiders orgullosos de serlo, cuando en realidad son más convencionales y clásicos que un oficinista alopécico.

-Por último: los dos presumen de cojones y fiereza, y resulta que son más cursis que un repollo con lazo. Ellos interpretan esa cursílería como un hondo sentimiento propio de una sensibilidad creativa y creadora, pero los demás no acertamos a ver más que merengue pasteloso e indigesto.

Dicho todo lo cual, he de decir que todavía guardo con cariño mis discos de Iron Maiden y de Barón Rojo -y que me refocilo con ellos alguna tarde de domingo-, pero me deshice hace tiempo de los libracos de Pérez-Reverte. Frente a las campañas de promoción de la lectura del Gobierno soy de los que piensan que es más sano no leer nada que leer ciertas cosas. Pero allá cada cual.

Mi rollo es el rock.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

Marcos Astorgano -

Si, tiene usted razón, para que escuchar música con letra cuando podemos dejar que nos machaquen la cabeza con un martillo pilón o con radio fórmula cuyo único mensaje es compra mas si no eres feliz.

Vaya!, con la iglesia hemos topado. -

¿Cuánto tiempo hace que no sigues la música que acusas de falta de innovación?. Te equivocas (creo yo) al decir que la gente que escucha este tipo de música penaliza a los grupos que se salen de lo que hacían... lo que no perdonan es que utilicen el nombre del grupo que les ha hecho más o menos grandes para vender un producto diametralmente diferente a lo que hacían (caso polémico y más claro el de Metallica). Te recomiendo que veas si es que te apetece salir de tu error un reportaje en inglés: Metal - A Headbanger's Journey, ahí podrás contemplar que el "heavy metal" (etiqueta) es bastante más cosas que Obus y Iron Maiden.
Yo escucho e intento escuchar de todo sin tratar de meterme con lo que escuchan los demás, pero decir "lo mio es el rock" eso si que es auténtico campeón...

idiotas made in spain -

Lo que eres es un soplapollas perroflauta que va de cool con un blog absurdo y que para mas inri se hace a si mismo un retrato versión Los simpson. Puto gilipollas.
El típico tópico del idiota modernillo. Imbéciles que solo ven cine en v.o.s y si por costumbre acuden a salas acostumbran a dejar claro que ellos van a preestrenos.
El clásico creyente victima de esas dictaduras encubiertas en esas fulanas llamadas “pluri y multiculturales”... ¿y vosotros criticáis a reverte imbéciles?, ¿criticáis a un tío que ha estado 21 años en conflictos bélicos, mordiendo el polvo con otros compañeros de profesión y viendo en tres dimensiones los colmillos del dolor humano?...¿criticáis a un tío que en directo puso a parir a un parlamentario europeo cuando este decía que en los Valcanes no pasaba nada?...¿vosotros? mediocres snobs, niñatos de papa, borregos acomodados, ratas que apartan la mirada cuando a un tipo cualquiera lo apalean en el metro…
Putas del Mp3.
Seguro que eres de esos gilipollas que viajan por el mundo para decir que estuvieron allí, que se les llena la boca de esperma pedante al pronunciar "Loandon" o "Niu York"...no soys mas que un perfecto reclamo para ensalzar un máxima que reza:
La libertad de expresión debería ser un privilegio y no un derecho constitucional...a cascarla muy señores míos idiotizados.
Me encanta la ultima frase: lo mío es el rock…
de puta pena vamos…

cabreado -

Argentino tenías que ser...

Chewi -

Jujuju yo solo diré que yo también me refocilo.
¡Viva OT!

S. del Molino Alatriste -

Futurible: ¿sabes lo que pasa? Que al Reverte me lo encuentro al principio de la revista, y el ánimo me viene justito para leer su página. Cuando la acabo, me siento tan irritado que no tengo ganas de seguir con Prada y con Herrera, así que hojeo las afotos y tiro de la cadena. Por eso nunca hablo de ellos, pero como parece que gusta que dé "palos", puedo decir dos generalidades:

Prada me parece un cursi insoportable. Al menos, en el único libro suyo que he sido capaz de leerme: "Coños". Su faceta de ultracatólico y obeso resentido me la trae bastante al fresco.

Herrera me recuerda al dictador Primo de Rivera (Miguel, no José Antonio) en su faceta de señorito andaluz fumapuros y rey de los saraos. Al igual que me pasa con Prada, su obra y su presencia me es indiferente. En cambio, con Reverte es que no puedo: tiene el mérito de conseguir tocarme los atributos ibéricos con sus andares justicieros y chuloputescos. Es que no puedo con los matones de bar que van perdonando vidas por ahí.

El futurible ingeniero -

Si, la verdad que lo tienes cruzado al afamado académico. Yo lo que no entiendo es que has metido varios palos a este y al joven-viejo del Prada no le metes algún baile. Al Reverte aun lo leo, con el prada no puedo, y no te digo nada de carlos herrera.

aU -

¡Redondo! parece que el atraso de iberia te ha sentado bien y todo. Lo has clavao y me he desternillao :-)

Sergio -

Una de las pelis del tal vez sobrevalorado Trueba se titula "Bienvenido a casa". A pesar de Iberia tenemos ganas de seguir leyéndote en Heraldo!
Un abrazo.
Sergio.

OYE TU CABRON -

QUÉ TIENES CONTRA LOS OFICINISTAS ALOPÉCICOS QUE PONEMOS DE FONDO MAGO DE ÖZ PARA LEER LAS NOVELAS DE REVERTE?

Severiano -

Hace años, cuando sólo había dos canales de televisión, los sábados por la tarde solían poner películas del oeste, que venían muy bien para echar la siesta porque siempre podías seguirlas sin necesidad de estar despierto del todo: el vaquero rudo pero sincero, el amigo taimado que resultaba ser un traidor, la chica que esperaba desde siempre al héroe para caer en sus brazos, el héroe poniendo cara de tal mientras se miraba la fea herida de flecha y decía "es sólo un rasguño", el sargento gordinflón y risueño que moría al final de la película por una flecha india, el malo al que se le notaba la maldad porque era feo y antipático, el simpático corneta del regimiento... y cómo no, la genial carga del 7º de Caballería que llegaba galopando al final del todo, precedida por triunfales trompetas, para salvar a los buenos...

Os acabo de contar el argumento y los principales personajes de las novelas del capitán Alatriste. Más o menos como Marcial Lafuente Estefanía, pero poniendo de vez en cuando "con dos cojones" y "muy por lo menudo".

Enrique -

¡Chapeau! Creo recordar que ya habías hablado aquí de Pérez-Reverte hace tiempo en parecidos términos. Estoy muy de acuerdo contigo. Yo, sin embargo, soy más generoso con él que tú y estoy de acuerdo con él en dos cosas, dos paridas que ha escrito alguna vez en sus artículos, pero reconozco que con eso comulgo: 1) De él es la teoría de que el "hijo de puta" nace, pero el "hijoputa" se hace y 2) Odio, como él, las corbatas con colorines estridentes y que sean muy gordas (vamos, las que están muy de moda ahora). En eso yo también soy un camionero putero. ¡Viva España, coño!

Anakrix -

Sergi, no tuviste bastante con lo de Mago de Oz? Ahora quieres provocar a la vez a toda la panda heavy y a los fans de Reverte! Lo de "MARGARET VETE A LA MIERDA" no va ser nada comparado con lo que se avecina. ¡Suerte, chaval!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres