Blogia
El Blog de Sergio del Molino

ESTOY COMO UNA CABRA

ESTOY COMO UNA CABRA

Aunque me divierte mucho todo lo sobrenatural, soy morboso hasta el páncreas, crecí con Poe y Lovecraft y podría disertar un buen rato sobre las sutiles diferencias que hay entre un poltergeist y una casa encantada, me tomo todo bastante a cachondeo. Soy materialista sin esperanzas, sólo creo en nuestro ser como carne andante movida por impulsos nerviosos y conexiones neuronales y no concibo otro destino tras la muerte que la putrefacción lenta y pestilente.

Y, sin embargo...

Sin embargo, viví con una bruja. Una bruja que tenía una pobre gata llamada Melania Luna y a la que una vez nos encontramos meditando casi a oscuras sentada en medio de un triángulo de sal en el suelo. Una bruja que tenía varios tarots, incluido uno muy gracioso diseñado por un ruso blanco en el que la carta del diablo era Stalin. Una bruja que, cuando no hacía ni una semana que compartíamos piso y no sabía casi nada de mí salvo mi nombre, me echó las cartas y casi me dejó en el sitio. Ni mi mejor amigo podría calarme tan bien y decirme cosas que sólo yo sabía. Todavía me dan escalofríos cuando lo recuerdo.

Aun así, me río de los tarots y de todas estas mandangas.

Y, sin embargo...

Sin embargo, mi madre tiene por vecina a otra bruja vocacional. Una mujer que tampoco me conoce casi nada, pero que tiene cierta fijación conmigo. Me dice que puedo caminar tranquilo por la vida, porque tengo un espíritu guía tremendamente poderoso. Dice que es un antepasado mío que cuida de todos mis pasos, que siempre está conmigo y que tiene mucha influencia para cambiar el rumbo de las cosas. Cuando lo describe, ese espíritu guía se parece terriblemente a mi abuelo, con quien es cierto que me unía algo muy especial y cuya colección de miles de fotografías guardo en la misma habitación desde la que escribo esto. Y no sé muy bien por qué me he empeñado en ser el guardián de ese legado. Pero esa bruja no sabe nada de mi abuelo ni de la relación que pudiera haber tenido con él. ¿Por qué sabe esos detalles que no sabe nadie? 

Aun así, me río de los espíritus guía y de mi abuelo también (él era muy de reírse de las cosas, y hay quien dice que he heredado su negro sentido del humor, así que no le importaría).

Para mí estas cosas son sólo divertimentos. Ni el suceso más espeluznante me asusta, sólo me divierte, despierta mi morbo. Pero empiezo a creer que hay una conspiración urdida para introducirme en el misticismo new-age. Ahora, Cris ha buscado mi horóscopo chino y, según ella, respondo perfectamente al perfil. Vamos, que mi horóscopo chino me hace un retrato psicológico completo. En el calendario chino, soy Cabra, y esto es lo que dicen de la Cabra:

"Es honrada y sincera, de modales retraídos e incluso tímida. Sus tendencias artísticas, su elegancia y capacidad creativa son los aspectos más positivos. Ser pesimista y el no poder manejar sus emociones, es su parte más negativa. Otro de sus defectos es que siempre se le va la mano en los gastos; es posible que un nativo extremo de este signo dilapide el dinero como si no fuera propio.

La Cabra puede ser comprensiva con los demás, no soporta la disciplina ni las criticas. Es de estados de ánimo cambiantes y para nada objetiva. Su aspecto exterior es tranquilo pero interiormente es muy firme y decidida. Entregada a una discusión seguramente nadie sabrá que le molesta pero sí habrá que soportarle su mala cara, que en la mayoría de los casos le da más resultado que cualquier improperio. El nativo de este signo es generoso, tanto con su tiempo como con su dinero.

Tiene una suerte fantástica, es frecuente que la gente le deje dinero en su testamento y hasta el más pobre de estos nativos podrá heredar algo de valor de sus padres o familiares. La Cabra en realidad, nunca se desprende del cordón umbilical. Jamás se olvida de los cumpleaños ni de ninguna otra ocasión especial. Pobre de quien se olvide de su cumpleaños, será culpable de todas sus desdichas y posiblemente por el resto de su vida. Este nativo es básicamente pesimista y orienta su futuro siempre enfocado hacia lo peor. Claro que él se asegurará de tener cerca a alguien que le levante el ánimo. Los contratiempos le desequilibran de tal manera que es incapaz de superar las adversidades.

A una mujer Cabra le preocupa en exceso su higiene personal, aunque paradójicamente pueda tener la casa hecha un desastre y es frecuente que no sepa ni donde están las cosas. La Cabra es de un gusto impecable en la elección de su ropa y le gustan los accesorios elegantes. Entre los nueve y los noventa años, todas las Cabras son absolutamente románticas y como no les gusta desagradar a los que aman es posible que la Cabra de vueltas tontamente, sin hacer nada, para evitar conflictos y que al final se la critique por no haber tomado una posición definitiva. El trato con ella es muy difícil porque su hipersensibilidad y su tendencia a una excesiva autocompasión, incluso tiene tendencia llorona.

Si siente que sus capacidades son apreciadas, la Cabra se sentirá maravillosamente bien. Siempre está ávida de amor, atención y aprobación... en ese orden. Debería poder ingresar en cualquier área creativa en la que se destacara y contar con la libertad de hacer lo que más le guste. Cuando se trata de estética, no te inquietes, que la Cabra no te defraudará porque tiene un gusto muy selecto y preferencias refinadas. Pero no estará de más volver a advertirte que también tiende a gastar muchísimo y que seguramente no será muy practica. A menos que haya nacido a una hora regida por un signo fuerte tal como el Dragón, la Serpiente o el Tigre, no debe emprender trabajos que exijan demasiada responsabilidad o toma de decisiones.

En general, se puede decir que una Cabra no tendrá que trabajar demasiado para ganarse la vida. Las cosas buenas le llegan naturalmente y eso está bien porque a ella le gustan la comodidad y el lujo. Cualquier cosa fea o inferior le deprime. Es tan sensible a la armonía y a la belleza que sus estados de animo dependen en gran medida de su ambiente. La Cabra funciona mejor en habitaciones luminosas, ventiladas y decoradas con gusto".

Aun así, me río yo del horóscopo chino.

Y, sin embargo...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Laura -

me parece que aunque te divierta lo oculto, solo por aparente divertimento, tenes ganas de creer en éste! A mi me pasa algo parecido, me encantan las peliculas de terror, pero soy un poquitin escéptica, de la palabra de los demas!!Y ni te cuento si viene de gente q puede llegar a tener un poco de poder sobre mi!

saludillos!

LVIN -

dsdsd

Antonio Pérez Morte -

¡Ya te has "tozado" contra un espejo al contemplarte! ¡Si no es así, no estés tan seguro! ¡Abrazos!

anro -

Más que cabra debes ser un cabrito...Mira que no creer en esas pobres brujitas...¡Hombre, tal y como están las cosas, las creencias se desquebrajan un tanto!...Todo pasa y nada queda, pero lo nuestro es marchar.....etc como diría el poeta.
Un abrazote

Diego de Rivas -

Me encanta. Mi impresión: Te acercas más al 'culto' oriental que al nuestro. Vamos, leyendo a la cabra. Oye, ¿cuándo es tu cumpleaños? Jejeje. Ahora, en serio. Aunque creyente, me divierto con estos chinos. Su cultura es atractiva. Te lo dice uno que vivió su epoca universitaria entre varios orientales.

Un abrazo,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres