Blogia
El Blog de Sergio del Molino

OUTSIDERS

OUTSIDERS

La Sexta ha emitido un Robin Hood de la BBC que, por lo visto, causa furor en el Reino Unido, pero que aquí ha pasado sin pena ni gloria. Lo han visto cuatro gatos mal contados. Como era de esperar, ya han salido los paladines de turno lamentando simultáneamente todas estas cosas contradictorias:

a) Que en España seamos tan catetos al no apreciar tan sublime producto de la BBC.
b) Que, por otro lado, el sublime producto de la BBC -una reinvención del mito de Robin Hood- era demasiado localista, imposible de cuajar en una sensibilidad no inglesa (vaya por dios, qué pena que nuestras toscas pieles endurecidas por el ibérico sol no nos permitan disfrutar de las deliciosas ironías de una civilización que aprecia el té).
c) Que -y aquí la cosa se pone patriótica subida-, qué cojones, que no necesitamos Robin Hoods de pacotilla. Como si la historia y el leyendario español no estuvieran saturados ya de bandidos, guerrilleros, espadachines y caudillos. Lo que pasa -y aquí seguro que Pérez Reverte daría un puñetazo en la mesa y haría tintinear sus espuelas- es que somos unos acomplejados, unas nenazas hipotensas indignas de recibir la viril inyección de gallardía ibérica que el cuerpo nos pide. ¿Para cuándo una serie sobre el Cid? ¿Para cuándo un Curro Jiménez revisited? ¡Que chispeen los facones en la serranía de Ronda! ¿Qué pasa con nuestros héroes, por qué no los sacamos del armario?

¿Cómo pueden hacerse esas preguntas sin ruborizarse? En fin, si no son capaces de responder a algo tan sencillo lo haré yo: en España nadie airea al Cid, a Curro Jiménez y a Agustina de Aragón (mezclando verdad y ficción a lo loco) como los ingleses airean a su legendario Robin Hood, básicamente, porque en Inglaterra nadie ha forzado a beber a un torturado aceite de ricino en nombre de Robin Hood.

No me hagan mucho caso, pero igual tiene algo que ver: no estamos hablando de mitología inocente, sino de un imaginario emponzoñado por un fascismo sanguinario. No hay detergente capaz de limpiar las manchas de sangre que lleva y presentarlo inmaculado de la noche a la mañana. Escuchen Adivina, adivinanza, del decadente Sabina, y aspiren los aromas que desprenden la fermentación de esos tópicos.

Y sí, los bandidos del siglo XIX, convenientemente idealizados por los románticos europeos, podrían cubrir ese hueco del leyendario popular. Y, de hecho, en buena medida, lo cubren, aunque su historia no se haya fijado en una literatura ni en un cine verdaderamente populares. Aquí, cuando un autor quiere sacar de paseo los tópicos del imaginario patrio tira por el lado de Don Juan, de la Celestina, de los Quijotes y Sanchos y de los perros del hortelano. Lo demás, mejor no meneallo.

En los años 80 hubo cierta fascinación por los hampones, por los Perros callejeros : Makinavaja , el Chino de Barcelona, Bajarse al moro , Macarra de ceñido pantalón... Eran los nuevos outsiders, esas figuras marginales que fascinan por su libertad. Eran la reinvención de los outsiders del western, que nunca han muerto del todo y que, según creo que escribió Borges, conforman la mitología del siglo XX. Pero los destellos de libertad de esos personajes funcionan siempre que no se les saque de su marginalidad: cuando un régimen totalitario los hace suyos y se los obliga a tragar a los escolares no como representación del triunfo del individuo frente a la norma establecida, sino como encarnación de valores mostrencos, pierden toda su validez. Por eso el Dioni, con su furgón y sus chatis de Ipanema, va a ganar siempre a cualquier bandido matafranceses.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Marian de Locksley -

vamos a ver, me estáis tocando la fibra sensible con tanto patriotismo ni gilipolleces. vamos a ponernos ya serios. por qué demonios tenéis que meteros con el trabajo y la ilusión de los demás?? es una serie como otra cualquiera y es lógico que haya gente que le guste y otra a la que no, pero lo que no podéis hacer es menospreciar el trabajo de los demás, y mucho menos la cultura y tradiciones de los demás, como es el caso que estoy viendo. porque he de recordar, que como bien decís vosotros que somos ibéricos, provenimos de allí?? y no me digáis que no, porque España es uno de los países que por más culturas ha tenido instauradas y deberíais dar gracias por ello. porque somos como somos, aunque digáis lo contrario y os creáis superiores, gracias a ellos. no me vengáis con Curro Jiménez porque como él ha habido muchos, y Robin Hood es anterior a él, y seguramente hay otros muchos bandidos incluso más famosos anteriores a éste ( no me vale el Cid, es bastante posterior, comprobadlo) pero no por ello se los menosprecia. que no os gusta, mirad para otro lado como hace todo el mundo y ya está, pero no insultéis...
porque a los que sí nos gusta, nos podemos sentir un poco ofendidos, y si no recapacitad lo que dice el post. practicamente nos tida de estúpidos a los que la vemos.

perdonadme si hablo en plural, pero hablo en general, pero quiero que conste que al que realmente critico es al creador del post y a todos los que piensan como él.
muchas gracias.
Marian de Locksley

Diego de Rivas -

Me conformaría con un remake, estilo urbano, de Curro Jiménez.

Áquel sí que molaba, con la musiquita esa y el Algarrobo. Me encantaba. Era la Andalucía afrancesada, cuándo Agustina - la nuestra - nos defendía. Por cierto, un antepasado mío es un héroe de los Sitios. ¡Qué recuerdos! los que leo en los escritos, claro.

Un abrazo,

Lamia -

En un día en el que hemos conocido el premio de Javier Bardem, vamos a reinvidicar el chulo macarra de Jamón, jamón.

Soraya -

Te comprendo perfectamente Sergio, lo mismo pasó cuando expulsaron a Piero de Gran Hermano, aquí nadie se immuta x nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres