Blogia
El Blog de Sergio del Molino

FILOSOFÍA EN TELEMADRID

FILOSOFÍA EN TELEMADRID

Si eras de los que pensabas que Telemadrid no iba a poder sobreponerse a la marcha de Sánchez Dragó y de su gato, sal de tu error ya, oh, progre incrédulo. Ahora, Esperanza Aguirre apunta mucho más alto. Ya no se conforma con escritores con alma de show-man friki mamporrero. La gran Esperanza, despechada porque en su partido no le hacen caso, se ha calzado unas sandalias, se ha puesto una túnica y ha marchado a pie hasta el monte Olimpo para invocar al más grande de todos los sabios. Y el más grande le ha concedido su deseo. Hoy, El País publica este titular: Platón asume funciones directivas en Telemadrid. Por fin el filósofo podrá aplicar las ideas de La República al ámbito del management. 

Lo curioso es que tamaña noticia, la resurrección de un filósofo griego y su fichaje como directivo de una cadena autonómica, no haya tenido más resonancia en los medios. Será culpa de la LOGSE. Quizá los periodistas no sepan quién fue Platón (¿digo fue? Es, en presente, pues ahí le tenemos, cobrando dietas y pluses de los presupuestos de la Comunidad de Madrid).

No importa. Lo que de verdad urge saber es cuál será el equipo de trabajo del nuevo directivo. Yo en su lugar apostaría por dejar los programas de divulgación científica en manos de Pitágoras, y los late night, en las de Nietzsche, con superhombres bailando en bolas y el Risitas haciendo de Zaratustra. Los informativos, para Descartes, que es un tío pulcro que dirá las cosas claras, y las retransmisiones deportivas, para Karl Marx, que sabrá interpretar el sentido de la confrontación dialéctica entre los contrarios. A Aristóteles le nombraría director de proyectos en potencia, por aquello de que sabe muy bien la diferencia entre la potencia y el acto. Los espacios del corazón, para Sócrates, que siempre le gustaba andar cotilleando con sus alumnos y tenía la misma malicia y gustos eróticos que Jorque Javier Vázquez.

El mundo espera ansioso. ¿Podrán los filósofos muertos recuperar la televisión de sus miasmas? Es una dura prueba la que debe afrontar Platón, y su predecesor intelectual, Sánchez Dragó, ha dejado el listón muy alto. Démosle un margen de confianza a Platón. Hasta las próximas calendas, por ejemplo. O hasta que Pericles convoque de nuevo a los ciudadanos en el Ágora.

Así que, mientras los sabios restauran la dignidad catódica de Telemadrid, yo voy a apagar el móvil y a disfrutar en DVD de una maravilla maravillosa que ha salido hoy a la venta y que me acabo de comprar: El gran golpe de Bender, el primero de los cuatro largometrajes con los que Matt Groening y el matemático de Harvard David X. Cohen han devuelto a la vida uno de los mayores monumentos de la historia de la televisión: Futurama. Estoy nervioso como un niño con zapatos nuevos. Digo, como un niño con un DVD de Futurama nuevo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Javivi -

"Se te llena la boca"... "abertura vocal"... Del Molino, ahora que tienes la barba vaginizada ten mucho cuidado con lo que te entra en la boca, anda, por dios. Que hay mucho despistado por el mundo.

Rondabandarra pegajoso -

Pues sí, es plástica; suena hasta pegajosa, a magma. ¿No te chorrean los dedos en las teclas al escribirla?

S. del Molino -

Cagahilos: ¿Pero en serio Marx era comunista?
Rondabandarra: fíjate que he pensado lo mismo mientras la escribía. He caído en la de veces que la uso. Pero es que es plástica, se te llena la boca con esas dos emes y esa abertura vocal. Te puedes recrear en ella.

Anselmo Cagahilos -

je crois, perdon

Anselmo Cagahilos -

Hola. Me parece un detalle muy bueno eso de dejarle a Marx los deportes. Nunca hay que dejar algo importante en manos de los comunistas, que ya han demostrado bastante a lo largo de la historia (la Revolución Rusa, aquí en el 37 y sucesivos, o en la transición...).
Por otro lado, si fuera espectador de Telemadrid me conformaría con que dejaran trabajar a sus currantes en paz, sin presiones de ningún tipo (o tipa, mejor dicho) en lugar de poner a Platón o a Pluto a presentar un informativo.
Bienvenu otre fois (je croi c´est bien écrit, non?) et salut.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres