Blogia
El Blog de Sergio del Molino

Y OTRO FALSIFICADOR

Un nuevo falsificador para la galería: Thomas Kohnstamm, un redactor de Lonely Planet que ha reconocido que se inventó la guía de Colombia. Bueno, tampoco es tan grave: Gabriel García Márquez lleva 40 años inventándose guías más o menos literarias de Colombia y le han dado un premio Nobel.

Para mí y para todos los viajeros aficionados, esto es un drama. Porque yo siempre viajo con una guía de Lonely Planet en la maleta. Y, como siempre llevamos dos o tres guías más -Cris me llama "el obseso de las guías"-, he podido contrastar y doy fe de que son sustancialmente mejores que el resto. Es lo menos que se podía esperar de una empresa medio hippie, que nació de un viaje de unos amigos desde San Francisco a Melbourne pasando por una Asia casi ignota.

Kohnstamm denuncia precariedad laboral, dice que no pudo escribir la guía de Colombia porque no le dieron suficiente pasta para viajar al país y que pronto sacará un libro donde contará toda la verdad sobre el negro mundo del periodismo de viajes. En Lonely Planet, of course, lo niegan todo de cabo a rabo.

Yo, qué quieren que les diga, tiendo a desconfiar de los que amenazan con tirar de la manta y descubrir pasteles. Pienso, a priori, que sólo tratan de cubrir su culo y echar la mierda en otro patio. No dudo de que exista precariedad laboral. Me puedo creer incluso que le azotaran con látigo y le sodomizaran en la sede de Lonely Planet. Cosas peores hacen las empresas. Pero nada de eso justifica su jeta parda.

Todos los que trabajamos en sectores chungos que están en el punto de mira público sufrimos y sabemos de muchas miasmas (va por ti, Rondabandarra), pero pretender justificar nuestras propias chapuzas basándose en ello es pasarse de la raya. Independientemente de mi situación personal o laboral (que puede ser muy muy muy chunga, hasta extremos de inanición incluso), yo tengo claro que puedo responder de lo que firmo. Y me responsabilizo de sus errores, bajezas y mediocridades. Me puedo ver obligado a hacer muchas cosas que no casan con mi forma de ser, de pensar y de sentir, pero no llevarán mi firma. Yo no publico con mi nombre algo que no considero que sea digno de llevarlo, y perdonadme por hacer esa cosa tan odiosa de ejemplificar con la propia experiencia. Si Kohnstamm ha firmado la guía de Colombia es porque la reconoce como un trabajo suyo del que no cabe avergonzarse.

Cualquiera de mis compañeros de profesión, y yo el primero, podríamos contar historias que harían temblar el misterio y que darían para más de dos libros gordos. Y se venderían bien: el morbo siempre vende, y la deshonra de la virtud, mucho más. No puedo hablar por los demás, pero yo no aireo asuntos como esos, en primer lugar, por una cuestión de elegancia y caballerosidad, y en segundo lugar, porque no quiero escurrir el bulto: si hago algo mal, el responsable soy yo. No importan las condiciones de miseria intelectual, económica y moral en las que trabaje. Ni la falta de medios ni las presiones justifican un fraude ni un trabajo mediocre. Si un manco arruinado, vejado, violado, mal comido y enchironado pudo escribir El Quijote, qué no podrá hacer un subasalariado mileurista, que vive como un majarajá en comparación con Cervantes.

Daría para un debate más largo, pero hoy sólo diré que no me convencen los tipos que amenazan con tirar de la manta para salvar su culo. Eso lo sabemos hacer todos los que conocemos y sufrimos las miserias de la vida profesional. Podrán decir que nos silencian las posibles represalias que podríamos sufrir, y no es una consideración menor, pero por encima de eso están el pundonor y la elegancia. Además, estoy más que cansado de ver a paladines de la verdad contando miserias ajenas mientras omiten las propias, mucho más gordas y vergonzantes. ¿Cuántos de estos tiradores de mantas no buscan simplemente una venganza miserable contra sus presuntos enemigos?

A mí esto me ha dejado jodido, porque soy ateo y sólo tenía fe en dos cosas: en las crónicas de Rosa María Molló desde Nueva York (a tratar en un próximo post) y en las guías de Lonely Planet. ¿Cómo coño voy a viajar tranquilo ahora? Como resulte que Molló graba sus piezas desde Móstoles, ya no me quedarán motivos para vivir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

cerdito -

ti no lleva tilde, falso erudito

Benedicto XVI -

El que evita la tentación evita el pecado. Nosotros hemos publicado varias guías para transitar por este valle de lágrimas, desde la concepción hasta el tránsito a la Casa del Padre (si hubiere lugar). Para sintetizar Nuestras enseñanzas hemos pergeñado diez mandamientos, el primero.... el brikindans!

Anónimo -

Hombre, con todos mis respetos, lo de no apostar contra trileros no sé si es una recomendación o una obviedad. Claro que por un euro, tampoco se puede pedir mucho más.
¿Qué otras recomendaciones daba? ¿No aceptar caramelos de desconocidos?

Chewi -

Lo mejor son las guias de un euro del carrefour. Fue la única que nos advirtió de que no jugaramos dinero contra los trileros de la Alexanderplatz. Y fue un trilero lo primero que vimos nada más salir de la estación, antes que el pirulí. Eso es una guía.

Afrodisio -

¿Ves? "Sergio del Molino" y "coño": dos términos unidos. (Espero que no aparezca por aquí Juan Manuel de Prada reclamando la propiedad intelectual).

Rondabandarra bromista -

Que ya, coño... que era broma.

S. del Molino -

Sí, en mi juventud hice algunas películas de las que no me siento orgulloso. A esas hay que añadir "Star Guarras", "El programa porno de Ana Rosa", "La caperuza de sabores de Caperucita", "Con las manos en la polla", "Con vaginas y a lo loco" y "Mujer soltera coprófaga busca".

S. del Molino -

Claro, ¡pero si esta vez iba con dedicatoria hacia tí y todo!

Afrodisio -

Siguiendo el rastro de las miasmas en los diálogos, y haciendo un sesudo análisis de intertextualidad comparativista, he llegado a la conclusión de que Sergio del Molino, escondido tras varios pseudónimos, es el autor de los diálogos de varias películas que juzga indignas de firmar:

"Hasta que llegó su polla"
"Emputece, que no es poco"
"2001 Odisea del polvazo"
"Agustito en Aragón"
"No Fucking For Old Dicks"

Hay más, pero por ahora me callo. ¡Sergio, confiesa y salvarás tu alma!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres