Blogia
El Blog de Sergio del Molino

DOS DE MAYO DE GARRAFÓN

DOS DE MAYO DE GARRAFÓN

Vergüenza ajena. Intensa, de dejar de mirar la pantalla. Ese es el sentimiento que provoca 2 de mayo. La libertad de una nación, la serie dramática con la que Telemadrid celebra a su manera el bicentenariazo, y que Aragón Televisión, en un inexplicable acto de mal gusto, emite también los domingos.

Para la creciente audiencia latinoamericana y neptuniana de este blog aclararé que Telemadrid era hasta hace unos años, como su nombre indica, la televisión pública de la Comunidad Autónoma de Madrid. Ahora es un refugio de pseudoperiodistas y calientasillas vociferantes de extrema derecha con vocación agit-prop, pero sin llegar a ser agit-prop, porque para eso necesitas una audiencia a la que agitar y dar propaganda, y Telemadrid perdió a su audiencia hace mucho. Y es desde esa nueva categoría de instrumento del poder ultra para dar un sueldo a sus estómagos agradecidos y corifeos varios desde la que hay que entender la ridícula y vergonzante serie 2 de mayo. La libertad de una nación.

Receta: contrátese a una productora cualquiera; ponga a una reata de becarios analfabetos funcionales y lectores de Pérez Reverte a escribir unos guiones castizos, con mucha "señá", "doña Cata" y "nos han jeringao"; recorra los asilos de la beneficencia y las pensiones más pulgosas de la calle Atocha, saque de esos cuchitriles a un puñado de viejas momias más o menos populares que quieran asegurar unos euros de pensión en sus años de vejez y haga con ellos un casting de actores -coja, por ejemplo, a la neurótica pintora de Verano azul (María Garralón), al Romerales de Farmacia de Guardia (Cesáreo Estébanez), a la hija tontita de Rocío Durcal (Carmen Morales), al abogado gay de Aquí no hay quien viva (Nando González) y al que se desdoblaba en Amanece que no es poco (Miguel Rellán)-; vístales con lo que sobró de la última verbena de San Isidro (no hace falta lavar las prendas, que los lamparones de vinazo dan más realismo), y por último, métales en los decorados de la función escolar del instituto de Alpedrete. Añada luz plana y unos tipos vestidos de soldaditos de plomo que se pasean como temibles oficiales napoleónicos que dicen ser asaltados por "bandolegos" (en francés de Chamberí) y tendrá usted su propia superproducción de Telemadrid. El coste de todo, catering de actores incluido (se conformarán con un castizo bocata boquerones y medio cartón de Don Simón rosado), no debería superar los 30 euros por capítulo. Eso sí, no se olvide de insertar una voz en off que ponga en contexto la historia y hable del heroico levantamiento español contra el francés, y bájese de Internet unos acordes así como históricos, como de tachán-tachán bélico. Así alcanzará al tiempo sus objetivos pedagógicos e ideológicos.

Quién nos iba a decir que la tele patria iba a hacer buena a Curro Jiménez. Qué digo buena, ¡excelsa! Comparada con el intragable bodrio de Telemadrid, las frases de Algarrobo son cumbres shakespearianas, cimas del ingenio humano. Ya quisiera el aborto de Telemadrid secundado por la autonómica aragonesa tener las cabalgadas contra el poniente de Curro Jiménez. Ya quisiera tener sus atardeceres de Ronda y su aire polvoriento de western crepuscular. Hasta los sobreactuadísimos e insoporteibols Estudio 1 le dan mil vueltas a 2 de mayo. La libertad de una nación (sí, otro día hablamos de Estudio 1, por si acaso usted es de los que piensa que esos pasotes histriónicos y planos le hicieron algún bien a la tele o al teatro).

Yo soy de los que creen que siempre hay un fondo, y que cuando se toca sólo se puede remontar por la pura inercia del agua. Pero esta serie me hace recapacitar: puede que haya pozos sin fondo. Porque, ¿dónde está el fondo de Telemadrid? Lo quisimos ver en Curri Valenzuela, y entonces vino Ernesto Sáenz de Buruaga. Lo quisimos ver en Sánchez Dragó y entonces vino el filofascista de Hermann Tertsch. Lo quisimos ver en las series de Toni Cantó en la Forta y entonces llegó 2 de mayo. La libertad de una nación. ¿Qué será lo próximo? Yo apuesto por un remake de Raza con María Garralón y Sánchez Dragó en su debut actoral. O por una serie de homilías de Rouco Varela en prime time.

Les pego un trocito de la sinopsis que se lee en la web del ente madrileño:

La historia de "DOS DE MAYO, LA LIBERTAD DE UNA NACIÓN" arranca con el entierro de la joven modistilla Manuela Malasaña en Mayo de 1808. Allí, en torno a la tumba de los héroes del levantamiento contra los franceses, se reúnen las modistillas del taller donde trabajaba la joven, comandadas por la rebelde y contestataria Pepita García, una de las heroínas de la serie. Allí comienza a forjarse el espíritu de rebelión y resistencia que acompañará a nuestros protagonistas cuando en diciembre de ese mismo año, la ciudad de Madrid se rinda y se convierta en una ciudad tomada. En ella nuestros protagonistas van a tener que luchar día a día por sobrevivir con escasez, de alimentos, frío y la opresión que ejerce sobre ellos la presencia constante en sus calles del enemigo invasor. El espíritu de los españoles, y en este caso concreto, de los madrileños no decaerá. Pasarán un invierno de un frío insoportable, pasarán la escasez de la falta de provisiones, vivirán la visita del Emperador Napoleón Bonaparte con su correspondiente toque de queda, la primera navidad en guerra, etc…

No añaden que todo se presenta con un brutal realismo en un plató muy parecido al del viejo Barrio Sésamo. De hecho, si el actor que lo interpretaba no hubiera muerto hace poco, parecería que Chema iba a salir de su panadería a hacerle unos requiebros a María Garralón, que sigue haciendo el mismo papel de señora mayor con graves desequilibrios emocionales que pinta acuarelas espantosas, aunque aquí, en lugar de pintar, cose ropas espantosas. No quiero aguarles la sorpresa, pero me han dicho que Espinete hace de Napoleón, y a Don Pimpón le ofrecieron el papel de Goya, pero estaba en juicios porque unos padres le habían denunciado por llevar a sus hijos al bosque y juguetear entre los árboles y, al final, el rol de Don Francisco se lo llevó la viuda de Paco Rabal, que es lo más cercano a Rabal que encontraron.

Pues eso, que da gusto ver que nuestros impuestos están en buenas manos.

Foto: y por si fuera poco, por el mismo precio te meten en el reparto a Andoni Ferreño como acaudalado noble. ¿Cómo pueden perderse esta serie? Yo espero con ansia los extras de los DVD, con el cameo nunca emitido de Bigote Arroced como Carlos IV. En la imagen, Ferreño se muestra en su característico y demandado registro "estreñido con patillas".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

jota -

Estoy de acuerdo con lo que dices pero revisa tue errores, te quitan algo de razón y rigurosidad

Rondabandarra pobretón -

Yo la verdad es que no tengo Telemadrid ni ganas de tenerlo, pero por ampliar el catálogo de futuribles programas en parrilla, ¿qué tal una mezcla de los "A fondo" de TVE y "Epílogo" de Canal + con un aire de "Cuarto Milenio" de Cuatro? Ya veo ahí a Iker Jiménez entrevistando a Franco, Millán Astray o Milans del Bosch a través de una ouija...

P.S.: El abogado gay de "Aquí no hay quien viva" era Adrià Collado. Este otro se le parece, pero no.

Javier López Clemente -

A la manera de... quitarse el sombrero.

Salu2 Córneos.

Inde -

...¿y no has visto "Sange de Mayo"? Vete a verla, que es la pera. Igual luego no te parece tan mala esta serie. Y eso que también la ha financiado Telemadrid...

Javivi -

Brutal. He recuperado la fe en la vida y en la palabra.

S. del Molino -

Enrique: of course, no me tienes que pedir permiso, por dios.

A la manera de...: no tengo palabras. Me troceo vivo delante del monitor, esta vez te has superado, en serio. Muy logrado Hermann Tertsch y sencillamente brillante Sánchez Dragó. El de Pérez Reverte está menos logrado, creo que él sería más faltón y soltaría más esputos.

bcari@ analfabet@ funcional por alusiones -

sergio no entiendo q ables tan mal de nosotr@s kuando realmente soms ls + pringa@s d todo ste lio q an montao 4 lists xa sakarns ls 4os, stams aki 1000 oras kurrando xa na, miseria y cia, bno q spas q nosotrs tbn leems tu blog y ns flipa. bsos

A la manera de Pérez Reverte, por alusiones -

El señor Del Molino patina. No se trata de una serie de televisión, sino de épica, con dos cojones: Gerona, Bailén o Zaragoza; incluidos otros lugares donde los franceses, pese a su motivación patriótica indiscutible y a su brillante cultura nacional anterior al siglo XX, se llevaron una enorme mano de hostias. Y en lo que a glorificación se refiere, precisemos que en las historias de Alatriste no se trata de eso, sino de todo lo contrario. A lo mejor es que el artista habla de oídas, pues lo desafío a demostrar que su España es más sórdida o descarnada que la que ven los ojos de Diego Alatriste. La palabra gloria no cuadra a esta nación, no por antigua menos infeliz, ingrata y miserable, ni a tanta bandera manipulada por tenderos sin escrúpulos e historiadores a sueldo. Sólo un imbécil puede confundir glorificación pomposa o patriotería barata con el acto de narrar desde la Historia y la memoria, como si en las bibliotecas españolas sólo figurase la colección del Guerrero del Antifaz. El señor Del Molino no es un imbécil, pero vive en España –él diría en el Estado español– de dar coba a los que sí lo son. Por eso no huele a honrado el pan que come. Decir que España que no sejugó su existencia el 2 de mayo de 1808 (tengo un libro al respecto) y que no existe como nación secular ni como cultura nacional es imitar a Jacques de Thou, quien el mismo año en que se publicaba la segunda parte delQuijote, negaba que en España hubiese cultura, fuera de Nebrija y el Pinciano. Así, negar lo innegable es ignorar, por la cara, la Ispania de Estrabón, la Spania de Artemidoro y la Hispania de Tito Livio; y más allá del simple –o no tanto– concepto geográfico, también es negar la monarquía hispano-visigoda, el concilio de Toledo, el «Yo són I chomte d’Espanya que apela hom lo chomte de Barcelona» de la Crónica de Bernat Desclot, los «Quatre reis que ell nomená d’Espanya, qui son una carn e una sang» de Ramón Muntaner, los privilegios otorgados a «la nación española» en Brujas, la Pragmática de Guadalupe, las referencias a España en los textos hostiles de Guicciardini y Maquiavelo, el Salón de Reinos del Buen Retiro de Madrid, la pugna del tomismo con el luteranismo, el padre Mariana, la Pepa del año 12, los cuernos del toro de Osborne y cuanto colguemos en ellos por delante y por detrás.

Otra cosa es que España sea un putiferio lleno de envidia, incompetencia y mala fe, donde en vez de Estado tenemos un infame bebedero de patos. Pero eso lo sabemos de sobra. No hace falta que nos lo diga un pendolista mil leches, instalado bajo ubérrima sombra mientras sus agradecidos patrocinadores le trastean con entusiasmo la entrepierna. Y viceversa.

A la manera de Sánchez Dragó, por alusiones -

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Nam sit amet leo posuere enim congue aliquet. Cras sed dui quis diam lacinia eleifend.

Donec porttitor congue lorem. In purus. In feugiat gravida ante. Integer vitae orci. Vivamus cursus. Maecenas consequat, est nec sagittis condimentum, pede mauris laoreet nisi, sed consequat dolor lacus non velit. Cras varius. Morbi pretium vehicula tortor. Vestibulum sem elit, pharetra vel, ullamcorper ullamcorper, imperdiet ac, elit. Curabitur laoreet nunc nec magna. Curabitur sodales diam at ipsum. Phasellus vitae urna aliquet risus varius aliquam. Proin feugiat dui rutrum elit.

Quisque sed mauris nec erat sodales pulvinar. Phasellus tempor odio ac nunc. Donec sed dolor. Proin at ante a lorem facilisis suscipit. Pellentesque ultrices nisi vel ante. Sed tortor pede, molestie non, sagittis sed, vulputate vel, lorem. Curabitur sed odio. Pellentesque velit eros, cursus vitae, blandit at, auctor id, lectus. Morbi vestibulum imperdiet nulla. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames ac turpis egestas.

A la manera de Curri Valenzuela, por alusiones -

Apoyo totalmente lo dicho por mi buen amigo y compañero Hermann. Estamos al borde del colapso y sólo la recuperación de nuestra dignidad nacional nos puede permitir hacer brillar el futuro. El hecho de que Manolo Escobar no cante “Qué viva España” porque ya no se lleva, es un indicativo de que cómo está el país.

A la manera de Hermann Tertsch, por alusiones -

No pasa día sin que añadas un poco de fango más a esta inmundicia que escribes, con ese poso propio de la hegemonía sectaria izquierdista. A quienes pretendemos defender con algo que está más allá del deber moral la libertad y la cultura del mundo libre, y tú por supuesto eres incapaz siquiera de imaginar, se nos hiela la sangre al comprobar la vomitiva trivialización con la que pretendes despachar uno de esos momentos que forjan la vida de una nación. Así, con esa lacayuna genuflexión ante los titiriteros progres que odian la libertad, buscando nada más que el aplauso fácil como los patrulleros de las SA golpeaban a los judíos, actúas como todos aquellos que miraban hacia otro lado mientras el nazismo desplegaba sus garras contra las sociedades libres occidentales. Si el lector se pudiera abstraer de la identidad del autor, tus largas peroratas sobre tu juventud simpática y burguesa en Madrid, resultarían patéticas o inofensivamente cursis. Pero la estomagante lectura de tus absurdos comentarios se torna en desprecio, puesto que no eres más que un excéntrico más o menos iluminado y por supuesto carente de toda profesionalidad, seriedad y fiabilidad.

Marc Sabatés i Laporta -

Soc lliure a tots els debats , pero Soc Català //*//.( per Ernesto Saenz de Buruaga).
Catalunya som una Nacio .

Enrique -

La verdad es que, después de tus palabras, dan ganas de verla. La semana que viene no me la pierdo.
Dos cosas que no tienen nada que ver: en primer lugar, enhorabuena por tu reportaje de hoy en Heraldo. Y, en segundo lugar, y tal y como hice hace unos meses, te vuelvo a pedir que cedas tus derechos y me dejes fusilar 61 veces para 61 alumnos tu trabajo sobre "La mano negra" de "Historia de Iberia Vieja". Gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres