Blogia
El Blog de Sergio del Molino

RENUNCIO A SER MODERNO

Columna Del revés, publicada este viernes en el MVT:

Renuncio. Se acabó. Lo he intentado durante varios años y hoy, por fin, en presencia de testigos, anuncio mi dimisión del club de la modernidad, donde creo que ni tan siquiera llegué a ser admitido. Y no será porque no mendigué mil solicitudes de membresía (apostilla: quizá el empleo de la expresión 'membresía' me desacredite de buenas a primeras como aspirante al club de la modernidad. Y puede que 'apostilla' también. Es más, dudo mucho que los modernos, si quieren ser modernos, se agrupen en un club, que suena a cosa antigua).

¿Ven lo difícil que es ser moderno? Hay que pasar todos los días un examen muy duro. No basta con estar al tanto de las tendencias, hay que anticiparse a ellas. Las dudas asaetean el corazón constantemente (sí, sí, sí, tampoco es moderno asaetear, pero a mí ya me da igual todo). Uno se mueve constantemente en el filo. Un paso en falso y caes en el foso de los horteras y los desfasados. Una frase inadecuada basta para arrumbarte al final de la barra, donde se apelotonan los recién divorciados con corbatas de piano que compran reediciones de discos de Enya.

Hay que atinar en el momento y el lugar adecuados. Según los días, proclamar tu admiración por Christina Rosenvinge puede elevarte al Parnaso de la modernidad o hacerte pasar por viejo verde iletrado. En un solo segundo, Paco Martínez Soria puede pasar de entretenimiento de abuelas a icono pop -como, de hecho, casi ha sucedido-, y hay que saber cuándo se produce exactamente el quiebre: si le reivindicas como icono pop un segundo antes de que realmente sea proclamado como tal, caes en el rincón de los divorciados. Y de ese rincón ya no se sale.

Así que renuncio. Han sido muchos años de sufrimiento innecesario, de tomar apuntes al dictado de los 'cool hunters', de concienciarme de que ahora no basta con ser moderno, sino que hay que ser postmoderno. Basta ya. Desde este momento asumo para siempre que no valgo para esto, que no le veo el brillo pop a Paco Martínez Soria por ninguna parte de la boina y que Rosenvinge me parece de una noñez más empalagosa que un kilo de merengue. Seré clásico, antiguo y muermo, pero viviré sin tensiones ni úlceras.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

modesus -

Si vuelves a querer ser moderno te aconsejo que descuides un poco la higiene personal, (lo guarro pone mucho).Si esto te hubiera pasado hace un par de años te habria aconsejado los pantalones sobaqueros al estilo Cahuli, pero ahora eso ya es no se lleva.
Estoy contigo, ser moderno es agotador.
Un saludo

Galerías I, el guay -

¿Has probado a ponerte gafas de pasta? Si fueras músico (que no lo sé, igual también lo eres), bastaría con hacerte amigo de la gente de "Aragón musical" y participar en el "Muévete" y en el "Pop y Rock".
Un@ no es modern@ en su soledad. Un@ es modern@ cuando puede demostrárselo a la plebe y que ésta, atónita y/o exaltada, diga: "oh, mira que modern@".
P.D. Si en vez de gafapasta prefieres ir de raper, rebusca en el cajón de ropa vieja de casa de tu madre y coge una de las 20 gorras de propaganda de esas con rejilla detrás y una pequeña visera de tela oculta en la parte delantera. Descápala, o lo que es lo mismo, pon recta la visera; y encasquétatela mirando para arriba de manera que no te tape el sol en los ojos (que para eso llevas gafas).

Javier López Clemente -

Paco Martinez Soria esta muy bien como ejemplo local, pero si hubieses abundado (vaya palabrita) en lo musical, habrías llegado a El Fary que si, él logro pasar de casposo a icono pop, ahí abajo te dejo un enlace como ejemplo
;-)
(yo le adoré en mitad de los ochenta cantando a pleno sol en la plaza de toros de mi pueblo a las cinco de la tarde jajajajaaj, claro que estuve calladito, la pubertad suele ser el climax de "ser moderno")

http://otrascurvaturas.blogspot.com/2009/02/el-fary.html


Salu2 Córneos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres