Blogia
El Blog de Sergio del Molino

DE LA CUNA A LA SEPULTURA

El hombre más viejo le va a dar la brasa a una recién nacida. Los barandas de Coca-Cola, quizá afectados por los gases que desprende su fórmula química, llevan años y años refinando sus técnicas de gurú nepalí. No se conforman con que bebamos por litros su agua carbonatada dulce de suave regusto a jarabe para la tos, quieren que seamos felices. ¡Felices!

Para conseguir su objetivo, podrían tirar por el camino de en medio y completar su fórmula secreta con un poquito de ácido lisérgico o unos gramitos de la primera parte de su nombre. Así harían felices a niños y abuelas. A los primeros, por el obvio colocón, y a las segundas, porque confirmarían su secular advertencia: "¡Vigila tu refresco o te echarán droga en él!". Y bien sabemos todos que la mayor causa de felicidad es llevar razón. La cara de orgasmo de alguien que suelta un "ya te lo decía yo" es impagable.

Ahora, con su cursilería trascendente habitual, sacan a un señor de 102 años de su casa, le montan en un avión y le llevan a una maternidad de Madrid donde ha nacido una niña para que le dé la brasa a la criatura. Parece una peli de Isabel Coixet, pero es un anuncio de Coca-Cola.

Yo tenía entendido que la Ley del Menor española es de las más severas y restrictivas del mundo. Tanto, que muchos periodistas nos hacemos cacotas cada vez que tenemos que sacar a niños en un reportaje. Pero no lo debe de ser tanto, cuando ese bebé está completamente desprotegido de las campañas de Coca-Cola.

Nacer es algo muy chungo. Hace unos meses fuimos a ver al hospital a unos amigos que acababan de ser padres y nos encontramos con un recién nacido con el ceño fruncido, cabreado, francamente jodido. Le habían sacado del acogedor útero, le habían vestido con ropas que seguro que picaban y estaba en un sitio donde hacía frío y había luces que deslumbraban y señores que hablaban a gritos. Nosotros estamos muy acostumbrados a él, pero para alguien que se estrena, el mundo está lleno de cosas incómodas. Hay que acostumbrarse a ese molesto nuevo mundo.

Pues a esa niña de Madrid, además de todas las mierdas hospitalarias que tiene que aguantar, le llevan a un vejete para que le explique el secreto de la felicidad. Jódete. Éramos pocos y vino el centenario soltando una chapa de viejo.

Pobre niña. Bastante tiene con el proceso de coordinación psicomotriz. Bastante tiene con no descoyuntarse el cuello en brazos de un tío torpe, como para que encima venga ese señor más arrugado que una pasa a soltarle un rollo de autoayuda. Qué mala pata, hija.

En venganza, y como parece que al señor este le queda cuerda para rato (debe de ser la sobrasada de Mallorca, que tiene antioxidantes), le recomendaría una cosa a esta niña -pobre, todo el mundo, incluido yo, se cree con derecho a recomendarle cosas, santa paciencia-: cuando, en tres o cuatro añitos tengas ya capacidad para tocar los cojones al personal, devuélvele la visita a la residencia a este buen hombre y demuéstrale lo feliz y lo vital que eres cargándote dos o tres jarrones, pisándole los juanetes con garbo y recortando en trocitos pequeños los álbumes de sus recuerdos centenarios más preciados. Que vea que has seguido sus consejos. Y que se entere de lo que jode que, estando indefenso y desarmado, vengan a darte la brasa con chorradas publicitarias.

¿Es que Coca-Cola no nos da tregua ni recién nacidos? Coño, sosiéguense, que los bebés no pueden consumir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Ziklia -

Y pensar que esta pobre criatura pudo ser mi sobrino si en vez de sobrino hubiera sido sobrina!. Doy fe de que el niño es recien nacido y yo creia que para estas cosas no se podia sacar a niños tan pequeños y que por eso en las pelis salen recien salidos del utero y listos para entrar en Infantil. Pero esto es Coca cola, claro.

Mario -

Estos de la cola loca, son geniales. Yo debo reconocer que he visto películas más aburridas que sus anuncios, guiones más chusqueros que sus eslóganes y asesinos en serie más piadosos que su técnicas empresariales.

luis -

Amigo (aunque no nos conozcamos), te vas superando. CUMBRE.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres