Blogia
El Blog de Sergio del Molino

LA CORRUPCIÓN NO PASA FACTURA

Dicen por ahí, en esos análisis de las apasionantes y vibrantosas elecciones que acaban de pasarnos por encima, que la corrupción no pasa factura al PP. Que aunque manguen -y se sepa que mangan-, la gente sigue votándoles, y los tíos, encima, ganan.

Pues anda, pues mira, pues claro.

¿Cómo va a pasar factura el mangoneo en un país de aspirantes a mangantes? Hay un montón de conductas choriceras habituales entre los españoles que no se ven en otros países "desarrollados" (poned más comillas a esto último si queréis).

En el país de la gente que aparca en doble y triple fila, de los tíos que acusan de "afán recaudatorio" al ayuntamiento que les pone multas, de los conductores que canjean y venden puntos del carné de conducir, de los tenderos que aprovecharon un cambio de moneda para doblar los precios, de los autónomos que ingresan más dinero en B que con factura, de los trepas que pían qué hay de lo mío en ministerios y consejerías, de la gente que se empadrona en el pueblo de su primo cuarto para que le den una beca o una subvención, de los padres que mienten para conseguir plaza para su hijo en un colegio, de los funcionarios que fichan a las 9 y a las 9 y 5 ya están apoltronados en el bar con el Marca y el carajillo, del usted no sabe con quién está hablando y de los taxistas que cogen a japoneses en Barajas y les dan vueltas a la M-30 toda la mañana, hasta que el japonés musita en inglés, cuando el taxímetro ya marca 60 euros, que cómo es posible que haya ocho Pirulís en Madrid y que todos parezcan iguales, mientras busca una explicación en las páginas de su Lonely Planet.

Hace poco tuvieron que arreglar todo el tejado de mi casa, en una obra que nos ha costado un riñón. Porque un presidente anterior encargó un retejado a unos chapuzas que cobraban baratito. Lo primero que oí gritar a los obreros cuando empezaron el nuevo arreglo y me despertaron a las 8 de la mañana fue: "¡Joder, pero si están todas las tejas puestas al revés! ¡Hay que cambiarlas todas!".

Parecerán minucias, pero tanto en el trapicheo más cotidiano como en el delito urbanístico más gordo subyace lo mismo: el desprecio supino a los otros, una ausencia escandalosa de espíritu comunitario, un ande yo caliente y un el que venga detrás, que arree. Y, sobre todo, una ignorancia absoluta de lo que significa el espacio público y convivir en él. Cada vez que alguien hace algo de lo enumerado arriba, es como si nos escupiera a todos los demás.

Y en un país de escupidores, el que escupe más lejos tiene que ser admirado por fuerza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

antonio -

Aqui en getafe llevamos más de 20 años de dedo y corrupcion y no son peperos precisamente y la gente tambien les vota muchos se han hecho ricos con el ladrillo y el dedo del jefe y ahí está esperando dejar a su hijo que lleva el mismo camino con los parkines

carolus -

Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf


Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

Saludos

S. del Molino -

La semana pasada me comentaron en la editorial que habían hecho varios pedidos para Madrid, así que en teoría no tendría que haber problemas en la capital. Los de la Fnac mienten, no han devuelto nada aún, pero de Madrid mandaron ejemplares a Zaragoza.
Pero es que, después de muchas quejas y muchos problemas con la distribución, descubrí que el problema estaba en el ISBN: los del ministerio habían inscrito mal el libro en la base de datos, no coincidían título y autor, así que los libreros no podían pedirlo porque no lo encontraban al buscarlo. Pero eso ya está corregido. No hay excusa para que ningún librero consiga los libros (sé que han mandado algunos ejemplares a Buenos Aires y a México, así que no tiene que haber mayores dificultades para encontrarlo en España).

Si el librero, el que sea, te dice que no lo puede conseguir, miente o no le da la gana. Está en distribución nacional con Distrifer.

Si en la editorial no te han contestado probablemente sea porque no sepan en qué librerías lo tienen, ya que ellos se limitan a entregar los paquetes al distribuidor, y es él el que los mueve y el que trata con los libreros.

Por internet se puede conseguir en Agapea, en La Casa del Libro y en algunas librerías más, como Tres Rosas Amarillas o Cálamo. Te lo mandan a cualquier dirección de España.

Un abrazo y ya lo siento.

Antonio Rodriguez -

Perdona, Sergio, pero te voy a contar la odisea de cómo comprar tu libro. En fechas recientes estuve en Zaragoza, tenía intención de quedarme el lunes, ya que llegué el domingo, así tendría ocasión de hacerme con "Malas Influencias", pero tuvimos que salir de allí a escape. Al llegar a Madrid me fuí al FNAC y le pregunto a la chica
-¿Me puede indicar donde puedo consxeguir el libro "Malas Influencias"?
La chica comienza a mirar por el ordenador y me dice:
- Lo siento, pero no aparece.
- Mire otra vez, por favor, el autor es un chiquito periodista que se llama Sergio del Molino- le digo.
- ¡Ah, un chico aragonés!, sí. Tuvimos el libro, pero después de la presentación devolvimos los ejemplares restantes...lo siento.
Naturalmente volví con la idea de pedirlo. Me he puesto en contacto hace más de una semana con la editorial que lo ha publicado y no me han puesto una mala contestación a mi pregunta por mail dónde podía pedirlo.
¿serías tan amable de recordarme cuál es la librería, please?
Un abrazote.

Severiano -

Eso mismo que dices para España, es lo que ocurre en Italia a la máxima potencia. Al leer "Gomorra", de Roberto Saviano, he vislumbrado que con Andreotti mandaba la Mafia y con Berlusconi la Camorra. La Mafia, dice Saviano, pretende crear un antiestado, se mueve en la oscuridad, rechaza el contacto con el Estado. La Camorra, por el contrario, no tiene reparo alguno en mezclarse con el Estado, ayudar al Estado incluso, si hace falta. El guitarrista napolitano que Berlusconi pasea en su avión oficial es la firma de la Camorra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres