Blogia
El Blog de Sergio del Molino

INSATISFACTION

Estoy enclaustrado en casa. Anoche me torcí el tobillo de la forma más tonta -Rondabandarra fue testigo, pues venía de tomarme unas pintas con él- y ahora tengo un esguince estupendo. Me ha salido un huevo en lo que antes era mi tobillo izquierdo, y sospecho que a medianoche eclosionará y de él surgirá un adorable mowai. Como no podré resistirme a darle de comer, del mowai emergerán cientos de gremlins que sumirán la ciudad entera en el caos y la destrucción, obligando al Teatro Principal a suspender el concierto de Víctor Manuel que tenían programado para dentro de poco, para alborozo de toda la gente de bien.

Como podéis comprobar, también estoy drogado. Antiinflamatorios y calmantes. Lo único bueno de esta situación. A ver si logro que me receten algo más lisérgico, pero este colocón ya me va bien. No me veo el huevo del tobillo porque llevo la pierna vendada, y Cris me ha conseguido una muleta con la que todavía no me manejo, pero que me ha servido para abandonar por un rato el sofá del salón y venirme a escribir un poco aquí.

Llevo semanas piando por un par de días de reposo para leer, ver pelis y holgazanear. Los tenía, estoy en mi día de fiesta, y lo estoy empleando más o menos en lo que quería emplearlo. Pero ahora que no me queda más remedio que someterme a esta disciplina de prisionero, lo que más deseo es salir a la calle y apuntarme a un curso de perreo reguetonero.

Cosas que me apetecen -y que nunca se me habían pasado por la cabeza- y que no puedo hacer en mi estado:

-Probarme todos los zapatos de tres zapaterías pijas y no comprar ninguno.

-Patinar por las riberas del Ebro.

-Jugar un partido de fútbol sala y hacer una guerra de toallas en los vestuarios con mis compañeros.

-Descender por un barranco de la sierra de Guara.

-Volver a probarme todos los zapatos de las mismas zapaterías de antes, para probar la paciencia de los dependientes.

-Correr en pos de un sueño imposible.

-Bailar un fox trot en Harlem con una niña de papá que se haya fugado de su casa para huir del matrimonio de conveniencia que su padre, un rico terrateniente, le ha apañado con un abogado de Macon, Georgia.

-Conducir un tráiler cargado de desechos radiactivos desde Oslo hasta Tánger, recogiendo autoestopistas por el camino y fumando un montón de porros.

-Embarcarme de grumete en un mercante que vaya a Singapur por las costas de Somalia y dejarme apresar por los piratas.

Hay tantas y tantas cosas que quisiera hacer y no puedo... Me quedaré en mi sofá, con un montón de libros que ayer rabiaba por leer y que hoy, inexplicablemente, prendería fuego en una hoguera.

En fin, cojo la muleta y me vuelvo al salón. No le digáis a Cris que he venido al ordenador a escribir, que me había prohibido pasearme por la casa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Chewi -

Vaya...

Muchos animos!!

Rondabandarra bodasho -

Las próximas pintas que nos tomemos serán de agua tónica, que luego no vemos dónde metemos los pies.
Ponte esa peli de Landis que tú y yo sabemos y se te olvidará todo...
A mejorasen.

briefer -

Tienes dos opciones. Inflarte a antiinflamatorios y joderte el estomago durante las semanas que dure el reposo, o ir a un fisioterapeuta y en una semana saldrás corriendo. Yo te recomiendo la segunda opción, pero pide un palo para morder, que duele de cojones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres