Blogia
El Blog de Sergio del Molino

MATERIALISMO HISTÓRICO

Empiezo a subirme por las paredes. Metafóricamente, porque con las muletas no llego ni a la cocina. Pero me he asomado a abismos que nunca pensé que existirían. Tíos, he visto... ¡el horror! El de verdad, no la mierda de El corazón de las tinieblas.

He visto la programación matinal de Aragón Televisión.

He visto partes del Diario de Antena 3.

Y el otro día me tragué diez minutos de Navy: investigación criminal y cinco de Elígeme, con Carlos Baute.

No sé si saldré cuerdo de esta prueba que me ha impuesto el destino.

También leo mucho, y eso me consuela, pero controlo la duración de las sesiones lectoras, porque me empiezo a parecer a un preso político y adopto roles de tal. El otro día, la novela inglesa de Leonard Woolf que estaba leyendo se convirtió de repente en un ensayo político de Antonio Gramsci. Los cínicos jóvenes que holgaban en los pubs de Oxford Street bromeando a lo Oscar Wilde se convirtieron en Carlos Marx y su yerno, Paul Lafargue, de camino a la British Library discutiendo sobre el proceso de acumulación primigenia del capital. Arrojé el libro a una esquina del salón, asustado por su heterodoxa visión del materialismo histórico. Temí que me lo pillaran los compañeros de partido de la celda de al lado y me obligaran a hacer autocrítica. Tengo otros vicios de preso: le suplico a Cris que me traiga periódicos y los cojo ansioso y hambriento. Me leo hasta las esquelas y las cotizaciones de la bolsa, apurando la letra para que no se acabe la lectura.

También he empezado a escribir un cuento, pero me lo tomo con calma.

Por suerte, la caja tonta me regala algún que otro momento esplendoroso con el que limar mi tedio. Este que os pongo aquí, sin ir más lejos. Aguantad, por favor, hasta el minuto 3,30. Merece la pena.

 

Es la serie de Callejeros Viajeros (¿he dicho ya que me encanta Callejeros, que es de lo mejorcito que le ha pasado a la tele española en muchos años?), que esta semana ofrecía un recorrido por Dubai, uno de los lugares más demenciales y decadentes que se pueden visitar en el mundo -estoy deseando verlo-. Allí nos presentan a estas dos pedazo de pijas millonetis, que sospechamos esposas o familiares de constructores locales, que sueltan estas perlas:

Pija mayor: Éste es mi coche (es un Hummer).

Reportera: Pedazo de coche, ¿no?

Pija mayor: Sí, está muy bien, porque no hay nadie que te pueda atacar. Todos estos mosquitos muertos que conducen fatal...

Pija menor (De un jardinero que cobra 200 euros al mes): Son encantadores. Sólo ves sonrisas.

Cuando la reportera les dice, asustada: "¿Cobra menos de 200 euros al mes?", ellas responden, con la mejor de sus sonrisas: "Éste es un tema delicado de hablar".

En una obra que suponemos que es suya o de sus maridos:

Les presentan a los obreros y la reportera empieza a hacerles preguntas, las normales y consecuentes en una reportera. Hasta que llega a esta:

Reportera: ¿Cuánto cobráis al mes?

Pija mayor (cortante): No, no, no, no se puede eso.

Reportera: ¿Por qué es tan tabú el tema del sueldo?

Pija menor: Todo el mundo sabe lo que hay en Dubai. No levantas una ciudad así, en dos días, sin buena mano de obra.

Glorioso, sensacional, fantástico. De lo mejor que he visto en la tele en mucho tiempo. Alucino con que las dos pijas se hayan dejado retratar así. O les sobra cinismo o les falta riego cerebral.

Me arrastro con las muletas hasta el rincón donde he tirado el libro de Gramsci. Después de ver el reportaje de Callejeros pienso que quizá el viejo italiano no iba tan desencaminado. Quizá sea hora de montar otro asalto al Palacio de Invierno. O al palacio del jeque de Dubai. Pero cuando recojo el volumen, se ha vuelto a transformar en la novelita inglesa de Leonard Woolf, y los alegres señoritos vuelven a bromear con sus pintas en los pubs de caballeros de Oxford Street.

Quizá sea mejor así.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Chelita -

Joder im-presionante!

Rondabandarra ajqueao -

¡¡Qué ascazo me han dado!!

S. del Molino -

Pues sí. Diez días me han dado de condena.

Anro -

¡No me digas que todavía andas cojo!.....Eso es la mala vida que llevas.
Tu libro se ha intercambiado entre cuatro personas durante un periplo en guagua por Turquía. Yo aún no lo he leído, pero te pasaré mi crítica muy pronto.
Mejórate. Un abrazote
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres