Blogia
El Blog de Sergio del Molino

COMO IBA DICIENDO...

Como decía en el anterior post, esto es lo que Zaragoza ha podido gozar en un lugar maravilloso -las Playas del Ebro, una Ibiza de secano-, pero ha preferido pasar:


Puto niño prodigio. ¡Es dos años más joven que yo! Y tiene el aplomo escénico de un Nick Cave o de un Leonard Cohen. Hay gente a la que el talento le sale por los poros. Qué ascazo dan. Otro botón de muestra:

 


Cuando tenía 19 años le encarcelaron por drogas, sus padres le echaron de casa y se dedicó a vagar por Texas, escribiendo canciones sobre su desgraciada vida y tocándolas por cuatro dólares en garitos texanos. Grabó una maqueta, y tuvo tanta potra que llegó a la BBC, donde un locutor cazatalentos la emitió. Fue en el año 2003. Una discográfica de Glasgow se quedó prendada de su genio y le dijo: "Vente pa Escocia, que te grabamos un disco".

Pero Micah no podía salir de Estados Unidos. Debía 600 dólares en multas y tenía confiscado el pasaporte. La discográfica tuvo que pagar las multas y enviarle un billete de avión. Cuando aterrizó en el Reino Unido, no le querían dejar pasar. Le tuvieron retenido un día en el aeropuerto, interrogándole, hasta que las súplicas de la discográfica hicieron efecto. Le dieron visa sólo por un mes, así que se puso las pilas. Grabó el disco en dos semanas, arreglando viejas canciones autobiográficas de su desdicha. Lo tituló Micah P. Hinson And The Gosspel Of Progress. Después vinieron Micah P. Hinson And The Opera Circuit y Micah P. Hinson And The Red Empire Orchestra.

Tiene fans en los cinco continentes. Somos muchos los que nos hemos quedado con el corazón hecho un trapo después de escuchar sus doloridas y dolorosas canciones. Una de su último disco -y uno de los momentos cumbres de anoche en las playas- dice que no tiene miedo del atardecer o de la lluvia, que sólo tiene miedo de morir solo.

Pero, por lo visto, no es suficientemente bueno para Zaragoza. A esta ciudad todo le parece poco.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

S. del Molino -

Muy interesante.
Pero si lo peor es que no estamos tan en desacuerdo como parece...

Eso sí: por supuesto que la ciudad puede ser paleta unos ratos y otros no. Lo de "inmortal ciudad de paletos", expresado con toda mi mala baba, no es un atributo constante en el tiempo. Como las personas, que tenemos nuestros días sublimes y zafios. Hay días que estamos guapos y chispeantes y otros en los que andamos torpes y desgreñados. Hay días en que Zaragoza parece Nueva York y otros en los que no pasa de islote deshabitado en el Mar del Norte.

Por supuesto que Micah no va llenando estadios, pero considero que si no logra reunir más que a cuatro gatos mal contados, hay un fracaso evidente. Fracaso de todos: de los que organizan el sarao, de los que tienen que darlo a conocer y de un público que demuestra ser vago y zafio. Fracaso colectivo, vaya, algo impropio de una ciudad que se dice culta e inquieta.

Nos vemos en Leonard Cohen, cuyas entradas hemos pagado con gusto pese a lo carísimas que son (lo de acreditarme ya ni lo intento), que después de la putada que le ha hecho su contable, Don Leonardo tiene que pasar una vejez cómoda.

Abrazos.

Zeta -

Hola Sergio.
Tú lo sabrás mejor, pero creo recordar que fue Goya quien escribió en alguna de sus cartas algo así como “en hablar de Zaragoza me enciendo”. Pues, yo también, ja, ja. Así que estiro un poco más el debate.
Me dices que lo del post es sólo una opinión lanzada en un momento de enfado. Si tú lo dices, me lo creo. Ocurre que, en ese tipo de momentos, las opiniones suelen convertirse casi en agresiones y que utilizando las palabras que usas en tu comentario (y perdona que me ande con remilgos estilísticos): “inmortal ciudad de paletos”, más que una idea casual expresada en un momento de furia parece una reflexión rumiada en el tiempo que sale desde lo más hondo y con la que los zaragozanos (incluido tú, por supuesto) estamos demasiado acostumbrados a cargar sin rechistar.
Lo de rectificar lo hará la realidad por ti cuando en septiembre veas lleno el Principe Felipe para escuchar a tu venerado (mío también, ya tengo la entrada) Leonard Cohen. Porque estarás conmigo en que la ciudad no puede ser “paleta” un rato sí y otro no.
En mi caso, Sergio, no se trata de “cultura de la ofensa” como dices, sino más bien de “cultura del hastío”. Estoy cansado de escuchar desde que era un crío (y soy mucho mayor que tu, aunque no lo parezca, ja, ja) esa puta expresión referida a la ciudad en la que vivo. No sé por qué siempre desde determinados sectores de la propia ciudad se tiene la costumbre de atribuirle todos los defectos del resto de las ciudades y ni una sola de las virtudes, pero ya cansa. Volviendo al tema de ayer ¿Es que Micah P. Hinson anda por ahí llenando estadios? ¡Joder! Pero si hasta escuché a un escritor zaragozano en una conferencia (a sala llena, por cierto) comparar el ambiente cultural de Zaragoza con el de León, Nicaragua ¡Qué delirio es este!
Quizás el problema reside en que debemos dejar de sentirnos el ombligo de la humanidad, para dejar de creernos el orto del mundo. Zaragoza es una ciudad claramente mejorable, pero tanto como otra cualquier otra de su tamaño. Y, aunque a todos nos gustaría que dejara de existir o fuera mucho más blando, el “adoquín zaragozano” tan duro y afilado como el de cualquier otra ciudad.
Y poco más. Nos vemos en el concierto de Cohen a quien ya vi el año 85 (ves como soy muy mayor) en el rincón de Goya, lugar estupendo para conciertos del que no sé por qué motivo el actual consistorio, una vez más, nos ha privado sin dar alternativa alguna a la ciudad.

S. del Molino -

¿Rectificar o pedir disculpas? ¿Por una opinión? ¿Por una apreciación? Vamos, hombre, estoy de la cultura de la ofensa hasta las gónadas. Podemos estar en desacuerdo, es lo natural y lo deseable para que haya debate y no monólogo, pero de ahí a que tú sientas que te insulto o que te llamo paleto, hay un trecho muy largo.

Salí cabreado del concierto y me desahogué. Porque yo de lo que estoy harto es de ver a gente talentosa estrellarse contra el duro adoquín zaragozano.

Lo que planteo es que en esta ciudad a todos -y a mí el primero- nos encanta quejarnos del páramo cultural, que no es tal. Hay mil cosas, hay mucha oferta, pero, luego, los que nos quejamos de que no hay nada, cuando hay algo, no vamos. Por tanto, tenemos lo que nos merecemos. ¿Debo disculparme por esta opinión?

En cuanto a lo del escenario y la incomodidad, totalmente de acuerdo. Y los seguratas, un ascazo. Joder, parecíamos delincuentes, todo el rato echándonos el ojo y, a la mínima, el guante. Eso sí que es insultante.

Zeta -

¿Inmortal ciudad de paletos?
Tienes razón en una cosa: no estuve en el concierto del viernes porque no me dio la gana, porque estaba cansado y porque ya había visto a Micah P. Hinson en el FIZ de esta ciudad provinciana, paleta y despreciable que el cantante americano ha tenido la mala suerte de visitar en dos ocasiones.
¿Soy un paleto?
Hace unos días, apenas una semana, Lucinda Williams llenó el Principal, a 40 euros la entrada. Al día siguiente, lo hizo Juan Perro. De acuerdo, músicos más trillados que Hinson, pero de un nivel más que aceptable. Creo recordar haberte visto hace un par de años en uno de los dos conciertos de Wilco con el Oasis llenó. Aunque tal vez me equivoco y fuera en el de New York Dolls, con bastante buena entrada también, por cierto.
Donde no te vi fue en los conciertos de Joe Henry, de Marah o de Sam Roberts. Es verdad, en esos conciertos había poco público. Este sábado, sin embargo, La lata de Bombillas estaba a rebosar. Tocaban los “Peyotes”, grupo argentino de garaje que nos hizo pasar un buen rato. Sé que amas Argentina, pero tampoco te vi allí ¿Formas parte tú también del “paletismo” zaragozano?
Yo también me he quejado de la ausencia de público en conciertos. Pero me parece que tus calificativos son exagerados, injustos y falsos. Zaragoza no es Madrid, ni Barcelona, ni Valencia y, tal vez, ni siquiera Vigo o San Sebastian. Zaragoza tiene importantes carencias en materia cultural. Pero, y ahí quería llegar, es una ciudad viva. Echa un vistazo al número de narradores, de poetas, de artistas plásticos, de bandas de rock, hip-hop, etc, de grupos de teatro, de gente intentando hacer cine o de salas (no sé por qué alguien se ha empeñado en que no es así, las hay a patadas) programando música en directo. El público zaragozano es raro, difícil, arisco y perezoso, pero ¿De quién es responsabilidad hacer cambiar eso, crear una red estable de programación cultural o, al menos, no estorbar para que se cree? Nuestro querido ayuntamiento veja e insulta al público potencial con recintos infectos (como la feria de muestras o las propias playas) ideados para otros fines, no promociona debidamente sus propios actos (pagados con nuestros impuestos), ni los dota de estabilidad (cuántas veces ha desaparecido y reaparecido “En la frontera”) y pone mil obstáculos (cierres, horarios, normativa de ruidos) a quien intenta hacerlo por su cuenta, las salas privadas. Del gobierno de Aragón mejor no hablar: Zaragoza no es Aragón para ellos.
En cuanto al concierto del viernes ¿Por qué llevar a Hinson a un lugar como Las Playas? Estuve en el concierto de Lori Meyers. El escenario a cincuenta metros de la orilla. Con cierzo, te guste o no, a tragar arena. Sombrillas impidiendo la visión. Una hora para que te sirvan un simple bocata. Otra para entrar. Y “gorilas” por todas partes, hasta registrando el baño. Prometí no volver. Imagino que como yo, otros ¿Por qué hay que promocionar aquel lugar y no alguna de las salas que programan música en la ciudad durante todo el año, recintos mucho más adecuados para escuchar a Hinson?
La verdad, creo que tu post no es acertado. Es más, creo que, quizás, deberías plantearte rectificar o pedir disculpas. No sé qué autoridad te legitima para menospreciar e insultar a todos los habitantes de una ciudad por el hecho de que un concierto haya fracasado, suponiendo que haya fracasado ¿Tienes los datos de asistencia a los conciertos de Hinson en otras ciudades?
En lo que está ciudad bate records es en el desprecio que sienten hacia ella sus propios habitantes. Y ese sí es uno de sus mayores problemas. Perdona la extensión del comentario y si me he excedido en algún momento. Yo también necesitaba desahogarme. Estoy harto de la monserga de la “ciudad paleta”.
Saludos.

S. del Molino -

Isa y Jesús:

Dais dolorosamente en clavo (bien lo sabéis).

No me extenderé mucho, quien quiera entender, que entienda: hace un par de años, el concierto de Micah habría tenido una cobertura más que correcta en el periódico. Se habría anunciado con mucha antelación, se habría escrito una previa, es más que probable que incluso hubiéramos hecho una entrevista por teléfono con el artista y, a posteriori, una crónica del concierto y la preceptiva crítica un par de días después. Hoy, como bien habéis visto, eso no se ha hecho. Ni se hará en otros conciertos que no sean de Madonna o del zombie de Michael Jackson.

Jesús -

Algunas cuestiones, estimado MacMill: ¿cómo fue la promo de dicho evento? ¿Generosa o rácana? ¿Se vieron muchos carteles por la calle? ¿Se volcó la prensa con este concierto? Se podría hacer una pequeña comparativa calculando la ratio de centímetros cuadrados publicados en Heraldo sobre el concierto de Madonna (desde que empezó la venta de entradas hace meses claro está) con el espacio dedicado al concierto del amigo Micah. Igual esa ratio no era muy diferente a la que correspondería al público asistente de uno y otro concierto. Hombre, yo soy más bien despistado de natural, pero ha habido conciertos en esta ciudad de los que poco se ha sabido. Saludicos.

isa -

La historia es la misma para otros dos grandes conciertos que pude ver en las playas en junio: el de Experience -que no aparecía en el programa- , y el de Nouvelle Vague y Bigott. Dos públicos muy distintos, e igual resultado: entre cien y doscientas personas como mucho, con entradas a 12 euros. ¿Qué pasa entonces, que ningún estilo cuaja? yo creo que para empezar, hay mucha gente a la que le da pereza rascarse el bolsillo para una entrada. Me cansé de animar a gente a venir a los dos, pero fuimos los de siempre. Los demás, si no es gratis, pasan. Como dice Álvaro, hay salas que programan muchas cosas interesantes, muchas sorpresas musicales, pero la impresión de “siempre estamos los mismos” es frecuente. Y creo que es una consecuencia de que la gente ve la música como algo gratis, sin o pensar en el esfuerzo que hay detrás, o que no tiene demasiada curiosidad.

Poro otro lado, en este caso fallaba el escenario. Este era el primer año que funcionaban las playas como lugar de conciertos, y a la gente le da pereza hasta que lo conoce y ve lo que es aquello. Además, la solución para el escenario no ha sido precisamente la mejor. Seguro que todos los grupos se acuerdan de Zaragoza como "aquel día que no veíamos al público desde el escenario, de lo lejos que estaba". Con el escenario ahí, se parado por el agua, hace bonito pero les falta un poco de calorcito. El problema es que no hay término medio. En Zaragoza, o es a lo grande, o es micro y parece insignificante.

¿Pero quién tiene la culpa de que “algo” no funcione en la música en directo? ¿El público (ausente, en este caso), la organización, los que se ocupan de la difusión...?

kokomoko -

kojonudo tio, mxas grcias x l informacion, ya tngo to ripeao dl jicho este d texas, kuanta snsibilidaz, puta zgz yena d paltos x tods parts. asta pronto

álvaro ortiz -

leyendo tu post de abajo casi haces que me sienta mal por no haberme acercado a las playas el viernes, pero bueno...

lo que comentas de esta ciudad es cierto, aquí la gente sabe protestar y quejarse muy bien de que no hay oferta cultural y cosas así, pero llevo tiempo viendo conciertos en el arrebato y en la lata de bombillas que son las dos salas que en mi opinión tienen una programación realmente interesante (bueno, ahora parece ser que ya solo queda la lata... ), y me canso de ir a ver conciertos muy buenos, donde siempre estamos los mismos...

pero es eso, la gente es perezosa en cuestiones de estas, si es algo trilladísimo irán a verlo, pero molestarse en buscar el myspace del grupo que toca ese viernes, a ver si les puede gustar... ufff, eso es mucho trabajo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres