Blogia
El Blog de Sergio del Molino

LA MANTIS RELIGIOSA

Hoy ha sido un domingo raro. Cris no ha recibido el esperado sms. Al parecer, la mantis religiosa que le acechaba no ha capturado a ningún macho este sábado por la noche.

Hace tres domingos, Cris recibió en el móvil este mensajito:

Mi número, para lo que quieras, a la hora que quieras, donde quieras, como quieras... Que me quieras!!!... Salva.

Me toqué la frente, y al no hallar en ella indicios de cornamenta, me sentí aliviado. Además, la pobre barrigona embarazada no se había separado de mí (por no hablar de que una barriga prenatalicia es el mayor y más eficaz repelente de moscones conocido). Sólo una bilocación a lo Sor María de Ágreda explicaría la infidelidad.

Concluimos lo obvio: una tía se ha tirado al tal Salva, el tal Salva le ha pedido su teléfono y la chica le ha dado el primer número que se le ha venido a la cabeza para quitárselo de encima. Y ese número era el de Cris.

Caso cerrado.

Pero, hace dos domingos, más o menos a la misma hora, el móvil recibió otro mensajito:

Wenos días!! Soy Álex, el camarero de ayer!! Jaja... Qué tal acabaste? Madre mía que resaca tengo!! A ver si un día de estos te apetece ir a tomar un café o una copita, OK? Que me pareciste una tía genial!! Un besito enorme.

Vuelvo a palparme la testuz, pero encuentro lo de siempre: canas y principios de alopecia. Nada fuera de lo normal. Debe de ser la misma chica, que esta vez se lo ha hecho con el tal Álex en la barra del chiringuito (contra la carta de helados Camy, me imagino, o entre bolsas de calamares congelados) y cuando Álex le ha pedido el móvil para repetir la experiencia -quizá sobre la plancha apagada o agarrados al grifo de cerveza Cruzcampo-, le ha dado otro número falso, que vuelve a ser el de Cris.

¿Cómo puede dar siempre el mismo número falso? Lo normal sería que diese el primero que se le viniera a la cabeza. Abrimos el debate entre amigos y allegados:

-Eso es que su número es como el tuyo, pero variando una cifra.

Bravo, Poirot, es la hipótesis más plausible, asentimos todos mientras Miss Marple sirve el té.

Pasan siete días más, y el domingo pasado... Bip, bip:

Qué tal, surfera? Cómo has acabado el finde?

Bueno, ya está bien. ¿Surfera? ¡Encima, surfera! Con lo trolera que es esta tía seguro que ni surfea, ni va en bici, ni hace pilates, ni nada. A lo mejor no sabe ni nadar. A lo mejor, fíjate bien, ni siquiera es una tía y se llama Nicolás, es transportista internacional y les tiene a todos más engañados que para qué.

Me intriga.

Concluyo, además, que esos tíos se tienen muy merecido que les chuleen y les den gato por liebre. Qué plastas, qué empalagosos, qué cursis y qué poco duchos en las artes de la seducción. Por dios, tranquilizaos un poco, dad cuartelillo a la chica, que parece que queréis casaros con ella o hacerla la mujer más feliz del mundo o alguna patochada de esas.

Que es sólo un polvo, tíos. Parece mentira, qué deshonra, qué poca masculinidad.

¿Dónde quedó el prometer hasta meter y después de metido, nada de lo prometido? ¿Qué ha sido del macho ibérico, navajero y despreciativo, que abandona la alcoba apenas ha eyaculado para no volver jamás -y contarle a los amigotes que se acaba de follar a una tía buena-? Aprended de la chica, hombre.

Este domingo he esperado el mensaje. Tenía curiosidad por saber a quién se había tirado este sábado nuestra insaciable mantis religiosa. Quería conocer el nombre y el estilo ligón del pobre gualtrapa. Gozo imaginándolos penando toda la triste y calurosa tarde del domingo, esperando que ella llame, que les envíe un besito por sms o que aparezca por sorpresa por el chiringuito con un ramo de azaleas y petunias.

Pero no, la chica no ha mojado.

O ha pasado algo peor. Espero que no. Pero, ¿te imaginas que la chica ha dado su móvil de verdad? ¿Te imaginas que le ha molado el maromo más allá de la efusión hormonal y quiere montarse con él en un Citröen hasta el fin del mundo?

Sería terrible. No se lo deseo, la verdad. Prefiero que siga devorando machos y escupiendo sus huesos en la cuneta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Chewi -

Cris, un día tenemos que quedar chicos free y nos cuentas todas esas escapadas nocturnas. Que grande!

Rondabandarra rompecorazones -

A mí me llegó el año pasado también un sms equivocado. No tan apasionado pero sí tan explícito, con su dirección completa y su "cariño" en el texto.
Obvia decir que no acudí a la cita que se me proponía a las 5 de la mañana.

S. del Molino -

Soy mucho más simple que todo eso. Es mucho más fácil atraerme, no hacen falta tramas.

Anro -

Te equivocas de medio a medio, Sergio. Toda esta historia tiene una explicación muy fácil.
¿Me vas a decir que no conoces los entresijos de las neuronas fameninas de nuestras compañeras?
¿Cómo andas últimamente?¿no has estado embolado en escritos, editoriales, presentaciones etc? ¿Tal vez has olvidado otros "deberes"?....Pues eso...los mensajitos en el movil de Cris han conseguido llevarte al huerto..¿o no?. ¿Quien mueve los hilos de la trama?
Respuesta acertada. Esa es.
Un abrazote y que te sea leve el calor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres