Blogia
El Blog de Sergio del Molino

EL COÑAZO PATRIO

Me da miedo volver. Desde este lado de la raya sólo me llegan malos rollos de mi país. Me quiero quedar junto al Tajo, en esta ciudad de señores con mostacho (que ya no señoras, hace tiempo que descubrieron la depilación). No he dejado de leer prensa española ni un solo día, y me arrepiento muy mucho. ¿Qué coño pasa por allí? Veo a Chávez en la Gran Vía compadreando con el mandamás de Repsol, a Camps diciendo que España va hacia un régimen de terror, a Dolores de Cospedal casándose en un cigarral, a vueltas y revueltas con el Estatuto catalán (pesaos, más que pesaos, unos y otros), a la niña de Belén Esteban arrimándose a la cálida ala protectora del Defensor del Menor... Qué coñazo, qué pereza más grande me da todo.

Sólo me ha hecho gracia una cosa que he leído hoy en El País: que la Fundación Camilo José Cela se cae a pedazos. No tienen perras, los empleados les demandan, no va a verles ni el Tato y los manuscritos del pedorro Nobel han estado a punto de perderse en varias inundaciones. Mi hipótesis es que Don Camilo, transmutado en un pedo de pochas con chorizo, ha decidido llevar a cabo su frustrado y satánico plan de absorber con el culo un litro de agua. Pero al ser etéreo y fantasmagórico, no le termina de salir, ya que ha perdido el control del esfínter, y hasta el esfínter mismo, y como consecuencia de sus infructuosos ensayos, el bello pazo de Iria Flavia se está viniendo abajo, sin poder resistir las acometidas del espectro del Nobel.

No quiero volver, pero el reclamo de Leonard Cohen es demasiado poderoso. Llegaremos a tiempo para el concierto.

Hoy es domingo en Lisboa, y todo parece adormecido. Todo funciona a cámara lenta, y nosotros nos escurrimos morosos por las cuestas, sin miedo a despeñarnos, con sosiego loboantuniano.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sergio -

Bienvenido a casa, o lo que Dios quiera sea esto... Abrazos y te llamo estos días.

S. del Molinho -

Estimado senhor Apolo:
Obrigadissimo.

Apolónio de Rodas Martins da Costa de Moraes Antúnes Neto -

Excelentíssimo Senhor Doutor Molina: Cumpre-me desejar a V. Ex.a e à sua querida esposa os mais sinceros referimentos na sua jornada de regresso, asim como os melhores desejos de felicidade para à criatura próssimamente natalîcia. Os senhores são a aproveitar o tempo, porque então não poderam fazer certas actividades. (E si a criança é preta?). Muito obrigado pola sua visita a Lisboa e o Porto. O senhores sabem que os espanhóis e tudo o mundo é bem-vindo em Portugal. Agradecendo antecipadamente a atenção de V. Ex.a, apresento os meus melhores cumprimentos. - Apolo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres